Descontento en el sector futícola por la magra campaña y los altos costos de producción

Los productores de Río Negro, Mendoza y Neuquén atraviesan un momento complejo, por su parte el sector demanda un dólar diferencial.

Por
Río Negro, Neuquén y Mendoza son las provincias más afectadas.

Río Negro, Neuquén y Mendoza son las provincias más afectadas.

29deEnerode2018a las08:42

Los productores frutícolas de Río Negro, Neuquén y Mendoza enfrentan una situación complicada con mermas estimadas para la actual campaña del orden del 30 por ciento, reducción en la superficie de siembra y altos costos.

El sector habla de la necesidad de contar con un “dólar diferencial”, de manera de mejorar los costos.

El presidente de la Federación de Productores de Frutas de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández, dijo a Télam que "la situación es complicada para el sector, los productores no tienen números y hay mucha incertidumbre sobre cómo va a desarrollarse el negocio frutícola".

"Arrancamos una temporada difícil después de un año que terminamos bastante mal, y hoy nos encontramos en esa misma situación", aseguró Hernández.

Dijo que "hace falta un dólar diferencial para la fruta" de alrededor de 25 pesos “para que mejore el ambiente de trabajo y de esa manera poder salir a exportar toda la fruta que necesitamos".

"Hablamos de un 'dólar fruta' que no toca al dólar oficial y que lograría que no suba un mes después todo de nuevo, ya que de esa manera nos generaría otro problema", aseveró Hernández.

Por su parte, el presidente de la cámara de productores frutícolas de las localidades de Villa Regina, Chichinales, General E. Godoy, y Valle Azul, Hugo Galeano, dijo que la cosecha de peras y manzana "viene muy tranquila con una merma del 30%".

Galeano, titular de la cámara que aglutina a la mayor cantidad de productores del Alto Valle rionegrino, agrego que si bien “los rendimientos son buenos, hay buena calidad, no va a ser un rinde como otros años".

"En la actualidad los costos de la fruta no dan. Hoy estamos vendiendo a 2 o 3 pesos el kilo y eso no alcanza", advirtió el dirigente frutícola.

Días atrás productores de la zona del alto valle realizaron reclamos por la crisis que atraviesa el sector, algunos de ellos pidieron un dolar diferenciado de entre 25 y 27 pesos.

"Nos parece factible mientras sea una solución para seguir produciendo, nosotros estamos trabajando bajo un costo que es tenemos todos una misma postura porque estamos trabajando a pérdida", remarcó Galeano a Télam.

Consultado sobre el precio de la fruta, el referente fruticola dijo que "en la calle es cercano a los 29 centavos de dólar el kilo, pero son pocas las empresas que están comprando fruta y lamentablemente este es un precio mucho menor que el costo de produccion".

Sobre la iniciativa del gobierno provincial denominado Libro Blanco, Galeano indicó que "la mayoría de los productores se opone a este plan debido a los altos costos de reconversión de las hectáreas frutícolas".

"Hoy una hectárea de malla antigranizo esta rondando los 17 mil dolares , sumado a las plantas, postes, goteos por aspercion necesitas otros 45 mil dólares, ningún mediano ni pequeño productor puede afrontar estos gastos", detalló.

"Se quiere imponer algo que no sirve para los productores, hay que traer soluciones fáciles y concretas, hoy no nos podemos embarcar en un crédito que sea en dólares si nosotros cobramos la fruta en pesos y en diciembre", completó Galeano.

En tanto, el vicepresidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM) y presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán, Alberto Carleti, advirtió que en la provincia cuyana disminuyó la superficie cultivada con frutas, al tiempo que reclamó por la situación que atraviesa el sector a causa de la suba de costos y la distorsión en la cadena comercial. 

"Las primeras frutas afectadas fueron manzanas y peras, pero a través de los años se han ido afectando otros cultivos, como damascos, ciruelas, cerezas, membrillos y duraznos, por lo que hoy vemos que ha disminuido la superficie cultivada de todas las frutas que se producen en Mendoza", dijo Carleti.

"El continuo incremento de los costos es una de las dificultades de la actividad, porque el productor es la variable de ajuste de la cadena y él no puede trasladar los aumentos al precio de su producto", argumentó el vicepresidente de la FEM.

"La mano de obra en la mayor parte de los cultivos representa hasta un 60 por ciento del costo de producción, de allí la importancia que tienen estas actividades en la generación de empleo. Si bien el salario del trabajador no representa el mayor problema, sí lo son los impuestos al trabajo", analizó.

En lo que respecta a la cadena comercial, dijo que "si consideramos que un consumidor paga 80 pesos por un kilo de fruta en una verdulería o supermercado seguramente el valor de esa fruta en el mercado mayorista fue de 40 pesos, ya que normalmente en esta parte de la cadena el precio se duplica".

"De esos 40 pesos, el productor recibirá solo 8,40 es decir el 21 por ciento, la mano de obra y materiales de empaque representan un 44 por ciento, equivalente a 17,60 pesos; comisiones y flete un 14 por ciento, es decir 5,60 pesos; e IVA un 21 por ciento que significa 8,40 pesos", agregó el dirigente empresario.

"La distorsión que se produce en la cadena comercial es algo que se debe corregir, porque produce una gran diferencia entre lo que recibe el productor y lo que paga un consumidor, que en la mayor de las veces supera las siete veces, castigando así a las dos puntas de la cadena", concluyó Carleti.

Temas en esta nota

Seguí leyendo