Vassalli acordó un plan de pago de deuda salarial y aceptó la intervención oficial

La semana pasada, el gobierno de Santa Fe había pagado una gratificación extraordinaria de 5 mil pesos para cada empleado a los fines de destrabar el conflicto que había derivado en un reclamo con cortes intermitentes en la ruta nacional 33.

Por
04deAbrilde2018a las17:05

La fábrica santafesina de cosechadoras Vassalli arribó a un acuerdo con sus trabajadores para cancelar la deuda salarial a la vez que aceptó la participación del gobierno provincial en el managment de la empresa, a los fines de recibir asesoramiento y búsqueda de nuevos mercados, informaron fuentes oficiales.

“La empresa se comprometió y accedió a que realicen un seguimiento y asesoramiento para armar un plan de negocios internacional con el fin de generar aperturas de mercados, como el sudafricano”, dijo tras la reunión el ministro de Trabajo santafesino, Julio Genesini.

Los responsables de la compañía, situada en la localidad de Firmat, se reunieron con la representación gremial de la UOM Rosario en la cartera laboral.

Las partes arribaron a un acuerdo por la deuda salarial que la firma mantiene con sus más de 300 empleados –unos 70 mil pesos en promedio- para cancelarlos en forma progresiva.

Añadió que “el Ministerio de Producción va a brindar un asesoramiento constante y un intercambio de información (con la empresa) sobre el desarrollo, la producción y la comercialización de los productos”.

“Para nosotros –abundó Cerra- es una garantía porque el Estado va a estar en la planta”.

El diputado provincial del Partido Demócrata Progresista (PDP) Gabriel Real, quien también participó de la reunión, sostuvo que “es importante que la empresa funcione a todo su nivel, para Firmat y para toda la región, y con el rol de la provincia esto toma más cuerpo”.

Vassalli está controlada desde 2016 por cuatro ex concesionarios de la empresa de origen santafesino que se hicieron cargo de la planta tras una crisis financiera de sus propietarios originales.

Los nuevos administradores consiguieron una refinanciación del pasivo que la firma mantenía con el Banco de la Nación Argentina, pero la fábrica de cosechadoras comenzó a evidenciar problemas el año pasado.

Tras una serie de jubilaciones del personal y de retiros voluntarios, los nuevos propietarios redujeron la planta de operarios y ahora buscarán obtener nuevos mercados para sus productos con el asesoramiento del gobierno santafesino.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo