Pesa la firmeza del dólar en las commodities en el mercado externo

La moneda extranjera alcanzó el máximo y genera mayor competitividad en las exportaciones norteamericanas. Por su parte avanza la siembra de maíz y trigo, aunque este último lo hace a ritmo lento.

Por
24deAbrilde2018a las09:33

El índice del dólar, alcanzó el máximo de los últimos tres meses y esto presiona a las commodities en el mercado externo. La fortaleza del dólar genera una menor competitividad de las exportaciones norteamericanas, aunque los datos de los volúmenes embarcados publicados el día lunes se encontraron dentro de la expectativa. Por otro lado la tasa de rendimiento de los bonos a 10 años del tesoro de EE.UU se acercó al 3%, su nivel más alto en los últimos cuatro años. Este factor condiciona a los fondos de inversión así como también a la evolución de las cotizaciones de las monedas del mundo.

En lo que respecta a los factores fundamentales se destaca el retraso en el avance de la siembra del maíz y del trigo de primavera en Estados Unidos. Según lo informado por el USDA se ha implantado solo el 5% del área nacional del maíz, un 2% por debajo de lo esperado e implicando un retraso contra el promedio del 9%. Este factor que genera sustento en los precios se ve contrarrestado por el hecho de que el pronóstico climático favorecería la siembra en las próximas dos semanas y es por el ello que el mercado se encuentra cauteloso. En el maíz igualmente hay que destacar que otro factor de sostén a nivel externo es el régimen de lluvias en Brasil, en particular preocupa el estado de los cultivos de la región de Goias que representa el 10% de la zafrinha.

Para la soja, la siembra recién comienza y cubre el 2% de la superficie nacional, en línea con lo esperado y el promedio a esta fecha. En el caso del poroto la atención está puesta en la demanda y la evolución de la relación comercial entre China y Estados Unidos.

En el caso del trigo el lento avance de la siembra se observa en el cereal de primavera donde no se registró avance en la semana y se mantuvo en un 3%, cuando se esperaba un 7%. En este caso el retraso es todavía más marcado, y alcanza un 22% contra el promedio de los últimos 5 años. Este dato resulta llamativo dado que se esperaba una suba en las temperaturas, la cual habría permitido avanzar con las labores de siembra, demoradas por las bajas temperaturas y los suelos congelados. Sin embargo los elevados inventarios del cereal y la fortaleza del dólar genera una tendencia negativa en los valores de Chicago.

A nivel local la atención está en las precipitaciones, que superaron los 80 mm en Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos, generando cambios significativos en los almacenajes. Por otro lado se preveen acumulados mayores a los 100 mm en Entre Ríos y Santa Fe. Estas lluvias son necesarias para poder dar comienzo a la siembra del trigo 2018/19.

Temas en esta nota

Seguí leyendo