Así se compone un buen equipo forrajero

Desde la cosecha del forraje hasta la elaboración de fardos o rollos entran en juego diversas herramientas que ofrecen opciones de costo o calidad.

Por
Cortadora rural (foto Oliver Kornblihtt).

Cortadora rural (foto Oliver Kornblihtt).

27deAbrilde2018a las08:41

El resultado del trabajo de un equipo de maquinaria forrajera se mide por la cantidad de materia seca de buena calidad (forraje), lograda por unidad de superficie y por año o por campaña. El silaje en nuestro país está en muy buen nivel de productividad, con equipos de máquinas de gran nivel tecnológico y profesionales del picado de amplia y probada experiencia.

En heno, el panorama es más diverso, con equipos más variados, lo cual impacta en la productividad alcanzada por las pasturas que se enrollan o enfardan. Es decir, la calidad y cantidad de heno producida por una hectárea de la mejor pastura no siempre resulta en su máxima productividad.

En la medida que el productor no lo percibe, pierde dinero. Invierte menos y gana menos. Y la diferencia es a favor de las pérdidas y no de los ahorros. Así lo expresan estudios y ensayos de campo desarrollados por los especialistas de INTA Manfredi que se pueden consultar rápidamente en la web. No obstante, en el campo no se ha hecho notable un cambio hacia equipos de mayor productividad, sino que más bien siguen teniendo amplia difusión las máquinas que no resultan las mejores.

Resulta que los equipos de henificación se componen de diferente manera de acuerdo al mercado al que se dirige su producción, es decir, el heno logrado. Cuando se precisan rollos para la alimentación de rodeos de carne o leche para el consumo, dichos componentes suelen ser: una cortadora, un rastrillo, una rotoenfardadora y los tractores necesarios. La cortadora ideal es toda aquella que ofrece un corte neto sin desgarros en la planta, lo cual acorta los tiempos entre cortes –más kg de materia seca por hectárea y por año-. Además, se prefieren las máquinas que permiten la instalación de un acondicionador detrás de los órganos de corte.

Estas son las máquinas que cortan por disco (un óvalo metálico que lleva dos cuchillas pequeñas en su periferia y que giran a alta velocidad, o bien los equipos de barra de corte). Son los equipos que más cortes permiten realizar por año en una pastura, pero son los que mayor inversión inicial y mayor costo de mantenimiento demandan comparados con las cortadoras de hélice (tipo Moscato), que son todo lo contrario. Es decir, menor inversión inicial y menor gasto de mantenimiento.

Estas últimas ofrecen una elevada capacidad de trabajo (hectáreas cortadas/ hora). Pero la relación costo/kg de materia seca año es mejor en las primeras, es decir, en las “más caras”. En definitiva se trata de invertir más dinero pero la diferencia (respecto de las cortadoras de hélice) es ampliamente compensada por la mayor productividad de las cortadoras de corte neto y acondicionador.

En lo que hace al rastrillo, también hay una opción “de menor costo” vs. una de mayor costo pero de mayor productividad. La de menor costo son las de rastrillos estelares, que hacen un buen trabajo y son ágiles pero tocan el suelo e incorporan tierra al forraje. Los giroscópicos no tocan el suelo, tratan muy suavemente al forraje y en definitiva mantienen la calidad del mismo hasta que la rotoenfardadora lo pone en su cámara de enfardar.

Finalmente, el último tramo lo compone la rotenfardadora, y pensando en alimentar al mixer con el rollo de pastura, está comprobado que sale más barato trozar el rollo en la roto y no en el mixer. Ello implica trabajar con rotos que tengan trozador de fibra larga y envoltura con red.

Y nuevamente se comparan soluciones diferentes: roto de atado con hilo y trozado de la fibra larga en el mixer vs. trozado en la roto y atado en red. La segunda opción resulta más económica, debido a su mayor productividad. Estas comparaciones han sido probadas con sendos ensayos desarrollados por INTA Manfredi y se los puede observar en la página web de la referida institución.

Si se apunta a heno de calidad mayor, y ya hablamos de otro mercado (heno de exportación), las máquinas cortadoras y rastrillos son los mismos que los vistos y la que difiere es la enfardadora de fardos prismáticos gigantes, que mantiene muy bien la calidad del heno. De la misma forma lo hacen las enfardadoras tradicionales de fardos cuadrados, que permiten ocupar de la mejor manera el espacio disponible en un contenedor de comercio transnacional, pero estos los dejamos para otra oportunidad.

Temas en esta nota

Seguí leyendo