Herramientas para repensar el rol de la comunicación en el agro

Vocero, mensaje unificado, empatía y cuidado del lenguaje se presentan como los tips a tener en cuenta para mejorar la comunicación del campo argentino.

Por |
El campo, ¿podría comunicar mejor?

El campo, ¿podría comunicar mejor?

14deMayode2018a las09:24

Mucho se habla de la comunicación y en especial de la que tiene el Gobierno. Sin embargo hay otro sector que también está en deuda y es el campo argentino, ya que en el resto de la sociedad hay desinformación, lo que lleva a opinar y decidir a partir del desconocimiento.

Si bien en la actualidad productores, técnicos y entidades del agro, han llegado a Twitter, Facebook y usan Whatsapp, por mencionar algunos medios, cabe preguntarse ¿Qué  dicen? ¿Cómo y a quién?

Protagonistas y testigos de esta situación, el pasado jueves 10, CREA, Aapresid y la Escuela de Posgrados en Comunicación de la Universidad Austral, organizaron un foro titulado: “Reframing, nuevos marcos de comunicación para el agro”.

Cabe destacar que el año pasado, concientes de esta problemática, ya habían realizado un foro en el marco de la 131º Exposición Rural.

En esta oportunidad,el doctor Damián Fernández Pedemonte, Director de la Escuela de Posgrados en Comunicación de la Universidad Austral, en la apertura fue claro y contundente: “Una de las barreras interna es que los diferentes protagonistas no se visualizan asimismo y a todos les gusta que se hable del sector”.

El consejo del experto fue: “Pensar juntos un lenguaje nuevo y  tiene que empezar validando al que tiene percepciones negativas”.

Curiosos por conocer la percepción que los jóvenes tienen del agro, Fernández Pedemonte, anticipó que están realizando una investigación al respecto y que presentarán los resultados el próximo mes en IFAMA (International Food and Agribusiness Management Association.

Recalculando

Hay varios temas que han generado diferentes cuestionamientos relacionados al agro, con solo estar atento a los medios masivos de comunicación y las movilizaciones sociales uno puede dar cuenta de ello. Pero, hay uno que ha tomado gran relevancia y es la relación con el medio ambiente o más precisamente con los famosos agroquímicos.

Al respecto, el magister Arturo Fitz Herbert, se refirió a la discusión ambiental que rodea al agro. En este sentido, preguntó al auditorio: ¿Puede llegar a prohibirse el uso de agroquímicos en la zona núcleo de Argentina?”, Si bien más de uno, y especialmente si es del sector considera que no, advirtió que es una probabilidad y detalló cuatro motivos a tener en cuenta.

Por un lado, señaló que “la producción en el campo pasó de ser un asunto privado a uno público”. Esto significa, que los centros urbanos han comenzado a sospechar que la actividad del agro los puede perjudicar en lugar de ver lo positivo que puede darle al país.

En segundo lugar, advirtió que no está definido a quién le habla el agro, es decir,quién es el público objetivo. Al respecto, el especialista, sugirió analizar cómo se dicen las cosas, qué se dice y a quién se le habla. “Hay que tener en cuenta que quiere escuchar, los prejuicios y valores que tiene esa persona”, resaltó.

Fitz Herbert, continuó con su interrogatorio y preguntó: “¿Quién es hoy el vocero del agro?”, en un momento fue Alfredo de Angeli, pero ¿Ahora? En este sentido, destacó: “Hay un sector fundamental de la economía que no tiene vocero”, y subrayó que “el líder cumple una función principal en la comunicación pública”.

En este sentido, desde el auditorio, el ingeniero Pedro Vigneau, ex presidente de Aapresid, reconoció: Tenemos un problema con la interinstitucionalidad con el agro”. 

Por último, Fitz Herbert señaló que son pocas las figuras públicas que tienen la defensa del agro como bandera principal. En este sentido, graficó: “Hoy, el agro está más cerca del Martín Fierro que de los drones”.

Por su parte,el doctor Roberto Feeney, aclaró algunos conceptos yaseguró que “los agronegocios son mucho más que el campo”. En este sentido, se refirió a que en la actualidad las empresas del agro se combinan con lo tecnológico, tal es el caso de Bio4 y Bioceres, por citar algunos ejemplos. Según Feeney, el campo está mirando cómo aprovechar la agroindustria.

A partir de una encuesta que han realizado y que también presentarán en IFAMA, arroja que gran parte de los productores consultados estiman hacer crecer sus inversiones en los próximos cinco años, no solo expandirse en el agro, sino también horizontalmente hacia otras cadenas.

Al referirse al problema de la comunicación, opinó que desde la óptica del productor, “comunicar” significa hacerlos mediante grandes medios masivos, y discursos. En cuanto al mensaje, señaló que “la noticia siempre está basada en el aspecto malo”. No es que el avión vuela, sino que el avión se cae.

En medio de este debate, uno de los integrantes del auditorio, enfatizó: El productor está ocupado en otros temas por ejemplo sobre como bajar costos, hay un error de intentar generar conciencia en el productor sobre la necesidad de comunicar porque no lo ve, es intangible”.  

La ciencia como agente de cambio

A medida que avanzaba el foro se ponía más interesante, tan es así que el bioquímico, Fernando Manera, autor del libro “Una amenaza invisible”, brindó una serie de datos contundentes sobre la contaminación y la intoxicación química. Tema sobre el cual hay mucha desinformación y conduce a crear opiniones sin base en la ciencia. 

De acuerdo a lo expuesto, en los últimos años se registró un aumento de enfermedades como tumores, leucemias, linfomas, malformaciones congénitas, alergias, autismo, entre otras, vinculadas a contaminación química.

Al respecto, Manera, resaltó y alertó: “En el mundo, los datos epidemiológicos marcan una tendencia a que este tipo de enfermedades se dan más en los habitantes de las grandes ciudades o grandes urbes, y la tendencia es mayor en niños, adolescentes y personas jóvenes”.

En la misma línea, comentó que “estamos en contacto con 135.000 productos químicos diferentes, en las ciudades y principalmente en el hogar”, y advirtió: La contaminación química a la que estamos expuestos es mucho más amplia que a los productos usados en el campo agropecuario”.

La ecuación

La fórmula es simple, aunque no es aplicada por todos. Al respecto, Manera, fue claro y contundente: “El riesgo de que una sustancia peligrosa pueda ocasionar un daño depende de la forma en que la manejo, por lo tanto, su daño puede ser prevenido o reducido; por lo que la educación o formación de la persona que la manipula es vital para evitar que ocasione un problema”.

En este sentido, el experto comentó que hay buenas prácticas agrícolas pero no buenas prácticas en el hogar, por ello está elaborando un documento, y según anticipó a Agrofy, lo estaría publicando en 2019.

Para Manera hay que despegarse del vocabulario científico sin abandonar la ciencia como base. Traduciendo: “A la ciencia hay que ponerle sentimiento, hay que llegar al público y hablarle simple”, resumió. 

La empatía

Para el ingeniero Cristian Feldkamp, director ejecutivo de CREA, el problema de comunicación del agro no es sólo de Argentina y citó como ejemplo el caso de Estados Unidos, país en el cual los cuestionamientos no giran en torno a los agroquímicos sino al trato animal.

En relación al mensaje del campo, resaltó: “No estamos contando las buenas historias, siempre estamos en la trinchera defendiéndonos”.

Si bien manifestó cierta duda sobre la posibilidad de tener un vocero, compartió la idea de que es necesario tener mensajes unificados. Al respecto, reconoció: Debemos ser empáticos, integrarnos a la comunidad, escuchar lo que nos están diciendo, sabiendo que tenemos mucho para mejorar”.

Por último, Vigneau, aseguró: “No podemos permitir como ámbito agropecuario seguir dispersos”, y como desafío señaló que hay que aprender a convivir con el que piensa diferente y entender que la desinformación genera miedo. También se refirió a la importancia de cuidar las palabras que se utilizan al momento de hablar y en este sentido se refirió a los términos “sector”, “explotación”, “agronegocio”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo