Olivicultura: cómo las energías renovables pueden salvar a la producción

Es el tema que se planteó en el marco de la 107º Sesión del Consejo Oleícola Internacional, que se lleva adelante hasta el 24 de junio, con motivo de conmemorarse la Semana de la Olivicultura.

Por |
22deJuniode2018a las08:25

Del 18 al 24 de junio Argentina celebra la Semana de la Olivicultura mediante diferentes encuentros que realiza en el marco de la 107 Sesión del Consejo Oleícola Internacional. En el encuentro se reúnen representantes de los 14 países productores o consumidores de aceite de oliva y aceitunas de mesa con el fin de alcanzar un desarrollo integrado y sostenible del olivar sobre todo para las personas cuyo medio de vida son los productos de este cultivo.

En representación de los productores, el presidente de la Federación Olivícola Argentina, Julián Clusellas está siendo partícipe de los encuentros y nos informó “El Consejo Oleícola Internacional  se reúne todos los años y este año ofreció que Argentina sea sede. Además, sumamos algunas actividades para los productores, como la promoción del aceite de oliva, hubo una ronda de negocios en Chilecito que  se vuelve a hacer en Buenos Aires con compradores internacionales, y va a haber una visita a Chilecito (La Rioja) de los países miembros del COI con sus representados”.

El titular de la FOA remarcó que la provincia de La Rioja es la productora de olivos número uno del país. “Argentina es el país que más produce aceite de oliva en Latinoamérica, porque somos los que tenemos la tradición más antigua, tenemos condiciones agroecológicas óptimas cerca de la Cordillera de los Andes; también hay en Chile y En Perú pero el olivo no es tan rentable como otros cultivos que se dan en esos lugares”, subrayó Clusellas.

Como ingeniero agrónomo y presidente de la empresa olivícola Valle de la Puerta, Clusellas rememoró los inicios de la actividad olivícola: “El olivo es fácil de plantarlo y hacerlo crecer pero es muy difícil que dé grandes producciones. Cuando empecé hace 24 años a realizar esta actividad, sabía de algunas experiencias olivícolas argentinas positivas, pero la verdad es que introducimos un montón de variedades e hicimos un modelo de producción nuevo. En esa época, año ‘94, se plantó en distintos valles, en San Juan, La Rioja y Catamarca, en algunos anduvo bien y en otros mal”.

De esta manera, el agrónomo dio cuenta que: “El olivo tiene zonas óptimas, no óptimas y no aptas. En las zonas que es óptimas el olivo produce muy bien y da unas cantidades importantes. En Argentina es un cultivo que se desarrolla bajo riego, y para ello, los costos no tienen que ser altos”.

Aceitunas de selección

En cuanto a las variedades de oliva que existen hay de mesa y aceiteras:  “Las variedades de aceitunas de mesa que se consiguen en Argentina son la Arauco producidas por medianos o pequeños  productores, muy apetecible en el mercado brasilero. En las nuevas plantaciones que se plantaron desde el año ‘94 en adelante eran de la variedad Manzanilla Fina Sevillana, que anduvo muy bien; también se plantó en San Juan, la variedad Changlot. Con doble propósito se plantó para aceite y más para mesa la Hojiblanca, como también la Picual, variedad más distribuida en España”, enumeró el ingeniero agrónomo.

Las menos conocidas son las variedades Arbequina, Barnea, Coratina, Empeltre, Farga y Frantoio. El presidente de la Federación Olivícola Argentina comentó: “Los argentinos consumimos la arauco y la picual sin darnos cuenta, y estamos empezando a consumir la hojiblanca que se adapta mejor a la cosecha mecanizada y es más adecuada para mesa porque tiene una piel más gruesa”.

Generalmente, se dice que el aceite de oliva extra virgen es el que se debe consumir. Al respecto el entrevistado contestó: “Las características que tiene Argentina por las condiciones agroecológicas pero más por cómo estructuran las empresas, que son medianas o grandes, que casi todas tienen plantas centrífugas para obtener aceite de oliva, hace que podamos moler todo lo que producimos en el mismo día, entonces toda esa estructuración podemos obtener un alto porcentaje de aceite extra virgen. Es lo hace muy atractivo con el mercado internacional para venderlo a granel, más que embotellado que se vende al mercado interno”.

Más energía propia

La mayor preocupación que enfrentan los productores olivícolas es el alto costo de producción que “implica mucha mano de obra fija y especializada para maniobrar las máquinas y el campo, pero también transitoria para podar. El impacto de las tarifas  en la mano de obra ya es mucho y tampoco podemos disminuir mano de obra porque la gente gana poco”, declaró Clausellas.

Sin embargo, el referente aseguró que “lo que más nos impacta en costos es la energía eléctrica, es grave porque ha cambiado la forma de cobrar la energía eléctrica, hoy el gobierno la quiere cobrar libre, sin subsidios, llevó la tarifa eléctrica de orden de 300 dólares por hectárea para las provincias que regamos con pozo profundo, obtenemos el agua a 200 metros, la llevó a 800 dólares por hectárea que hace que la actividad se vuelva inviable. Allí la Federación Olivícola Argentina está trabajando fuerte para tratar de generar un programa para reconvertir en energías renovables porque toda la zona olivícola tiene una muy buena radiación eléctrica que permitiría instalar bombas provistas por energía solar de manera de disminuir el impacto de la tarifa”.

Asimismo, el presidente relevó el pedido al Gobierno Nacional: “Necesitamos un programa parecido al Renovar que se adecue a las necesidades de los regantes eléctricamente dependientes porque los productores no queremos generar energía para venderle al sistema nacional. Queremos ser productores de aceitunas. Con el programa Renovar podés venderle a Cammesa y hacer en sí mismo dinero pero no tenemos la posibilidad de hacerlo. Queremos producir aceitunas con un costo  adecuado y lo único que podemos bajar de nuestra matriz de costos es la energía”.

Por ello, el referente de los productores olivícolas propone: “La mejor forma es reconvertirnos a energías renovables, probablemente la energía solar es el mejor camino, el más barato y más probado. Son granjas para autoconsumo y vender el excedente que tengamos, para lo cual tenemos que tener créditos, tasas, condiciones. Que las distribuidoras provinciales nos cambien el kilowatt que nos sobra por uno que consumamos en otro momento y para eso nos queremos quedar dentro de la ley 27424 de energía distribuida que se promulgó en noviembre 2017, porque siempre hemos sidos productores regantes eléctricamente dependientes y nuestra lucha fue por mantener los costos de producción”.

Por otra parte, justificó: “Cada finca consume más que un pueblo. Primero fuimos por el lado de la biomasa pero no funcionó, luego en el Ministerio de Agroindustria armamos una Mesa de Regante, donde están todos los productores que usan energía para regar; estamos buscando las soluciones a través de los bancos nacionales para financiar los proyectos, y que los gobiernos provinciales colaboren con las tarifas para que canjeen un kilowatt por un kilowatt”.

El fundamento de los productores en la voz de Clausellas es: “Regamos unas cantidad de meses y otros no, no utilizamos toda la cantidad de energía y si me las pagan menos que lo que me la cobran, no llego a una tarifa adecuada, es una manera de sostener la mano de obra y hacer viable las  actividades. Si no, con 800 dólares por hectárea, la única actividad viable puede ser la marihuana”, bromeó.

Desde el punto de vista de los productores expresó: “Como ya vendimos la cosecha este año a un dólar de 20 pesos, no tenemos mucha opción pero esperamos el año que viene tener un mejor ingreso. El productor que está integrado, es industrial y elabora aceite de oliva puede ir vendiendo pero siempre la cosecha es manual y por lo general siempre debes plata. Los exportadores de aceite de oliva a granel vendemos dentro de los 6 meses, muchas veces esperamos el precio, pero si sos productor primario vendes cuando cosechas”.

La única ventaja que el entrevistado destaca es que “se vende en dólares entonces si sos industrial cerrás el negocio en pesos. Somos los que más producimos y los que más exportamos, tenemos que ajustar los costos de producción y defender nuestros mercados”.

Respecto a ello prosiguió relatando: “Tenemos un problema con Brasil porque el gobierno anterior firmó un acuerdo con Egipto de libre comercio en el Mercosur, trajo aparejado que empezó a ingresar aceituna de Egipto sin arancel al Mercosur. Brasil es el mercado número 1 de consumo de Latinoamérica y el tercero en el mundo. Está entrando con un precio más barato que el que podía haber tenido en Argentina y aparte Egipto tiene una producción muy grande con mano de obra más barata. Lo mismo puede pasar con el acuerdo Mercosur unión Europea en el caso de la aceituna de mesa”.

Actualmente, los productores plantean que los paquetes comunitarios van a afectar en el embotellado del aceite de oliva. El aceite de oliva de España que llega a Brasil con costo y flete es de menor valor que el de Argentina. Por último el referente concluyó “desde el gobierno se nos escucha muchísimo y hay muy buen diálogo”.

Consejo Oleícola Internacional

Es el único organismo internacional en el mundo dedicado al aceite de oliva y las aceitunas de mesa, creado en Madrid (España) en 1959 bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Argentina es país miembro del Consejo, y en el año 2017 ha asumido la Presidencia representada por el Ministerio de Relaciones de Exteriores y Culto, conjuntamente con el Ministerio de Agroindustria, a través de las Secretarías de Alimentos y Bioeconomía, Agricultura, Ganadería y Pesca y la de Mercados Agroindustriales.

Del 18 al 21 de junio de 2018, con sede en el Palacio San Martín se lleva a cabo la 107° Sesión del Consejo Oleícola Internacional, un foro de excepción para debatir todos los asuntos de interés para el sector oleícola. dichas reuniones poseen temáticas por Comisiones y con invitación especial de la Secretaría Ejecutiva del Consejo.

El día viernes 22 de junio, se realizará el Seminario Internacional, en el cual se abordarán los siguientes temas: situación y perspectivas del sector del aceite de oliva y la aceituna de mesa en el continente americano; aceite de Oliva y Salud; marketing y tendencias de comercialización de productos olivícolas y; análisis sensorial del aceite de oliva virgen.

Temas en esta nota

Seguí leyendo