Open Lab: co-crear la nueva agricultura

El Club AgTech lanzó el Open Lab, un espacio colaborativo, abierto y multidisciplinario. El objetivo: generar una comunidad de conocimiento del campo a través de nuevas tecnologías.

Federico Mayer,  cofundador del Club AgTech.

Federico Mayer, cofundador del Club AgTech.

18deJuliode2018a las08:00

“Tenemos que armar un enorme ecosistema de conocimiento”, declara el cofundador del Club AgTech Federico Mayer tras reiterados viajes a la Silicon Valley. “El cambio es exponencial y la única manera de acompañarlo, es aprendiendo exponencialmente”, afirmó Mayer en el lanzamiento de Open Lab, el último proyecto del Club. “De acá a 2050, vamos a tener que dar de comer a 10.000 millones de personas, hay que buscar nuevas maneras”, analiza el CEO del Club AgTech y co-creador del Open Lab.

“Fuimos a ver cómo funciona la economía de mañana”. En 2015, Meyer y su socio Sebastian Salvaro empezaron a organizar viajes para sus clientes y conocidos a la Silicon Valley, la meca de las nuevas tecnologías, para observar su impacto sobre la manera de trabajar. “No nos interesaba puntualmente nuestro sector,  si no que queríamos ver de modo más amplio las transformaciones en curso”, recuerda Mayer, ingeniero de producción agropecuaria y consultante.

“Notamos que la gente trabajaba junta y entonces decidimos que teníamos que generar un espacio para que la gente pueda interactuar”, señala el cofundador. “Hay mucha gente haciendo muchas cosas interesantes en el campo en Argentina y no tenemos manera de saber quienes son ni donde están. El Open Lab apunta a visibilizar para unir la comunidad”, sintetiza Mayer.

Seguí leyendo

Los participantes de estos viajes a Estados Unidos son hoy los integrantes del Club Agtech: provienen de los ámbitos de la producción, de las tecnologías, del emprendedurismo, de la ciencia y de la academia, “nos interesa la diversidad”, comenta el CEO. “Una vez conformado el Club, quisimos generar un ecosistema integrado de conocimiento y esto es el Open Lab”, explica el ingeniero acerca del proyecto que tuvo su lanzamiento en la Universidad Austral de Buenos Aires el pasado jueves.

El aprendizaje como experiencia colectiva

Concretamente, el Open Lab cuenta con 4 Mesas de Aprendizaje Colectivo (MAC), un espacio digital y un campo real, donde llevar a cabo los experimentos surgidos em los espacios virtuales.

Las MAC consisten en un panel de 6 especialistas de distintos ámbitos que comparten su conocimiento sobre cuestiones ligadas a la producción, la comercialización, la organización y a la gestión de datos, mientras usuarios provenientes de cualquier lado de la red pueden acercarse con sus dudas. “En una conversación en la mesa de producción, unos agricultores preguntaron cómo se tenían que adaptar a los tiempos actuales. Los especialistas aconsejaron que sembraran paneles solares para acopiar y vender energía”, recalca Mayer.

Este es el tipo de pensamiento lateral que Open Lab quiere insuflar en la industria agropecuaria. “Una empresa como Uber cambió las reglas de juego y no tiene un solo auto, es un algoritmo. De la misma manera, la agricultura está también en el plástico, la electricidad y la cosmética”, amplia Mayer.

El proyecto también cuenta con un espacio digital que funciona como un foro o “una plataforma de conocimiento en la nube”, según su creador, el ingeniero informático Christian Zechner. “En el espacio digital se ve realmente el trabajo colaborativo y la creación de conocimiento con la ayuda de todos, no solo los expertos de las mesas. Es donde se hace realmente democrático el conocimiento en conjunto”. Pero a contrario de un foro, son los expertos los que moderan y que llevan el hilo de las discusiones para llegar a conclusiones. “Por eso llamamos esto una co-creación de conocimiento”, aclara Zechner.

La tecnología del campo, más allá del campo

El ingeniero informático y emprendedor Christian Zechner se encargó de desarrollar la plataforma del Open Lab, a punto de estreno. Es el lugar donde los usuarios podrán registrarse y participar e integrar esta comunidad del conocimiento.

La evolución tecnológica afecta el agro no solo por los avances en las técnicas o maquinarias. Hay un recambio generacional y la releva no concibe un mundo que no sea digital y virtual, la comunicación por Whatsapp o las facturas electrónicas”, enfatiza el ingeniero de 37 años, también creador del software agropecuario Sismagro. “Digitalizar el conocimiento permite compartirlo más fácilmente y conectar a más gente para que finalmente se generen más ideas”, aprecia Zechner.

Temas en esta nota