La economía argentina, a la espera de una gran cosecha

La reactivación en la actividad económica podría venir recién a partir del segundo trimestre de 2019 de la mano de una cosecha récord.

Por
Expectativas por una cosecha récord en el nuevo ciclo.

Expectativas por una cosecha récord en el nuevo ciclo.

01deAgostode2018a las08:56

Con el campo como protagonista, la actividad económica se vio fuertemente golpeada en lo que va de 2018 en el marco de lo que fue la peor sequía de los últimos 50 años.

"Si el clima acompaña deberíamos tener una inmensa recuperación es en el segundo trimestre del año próximo, con una cosecha que tiene que ser espectacular para que nos pueda sacar genuinamnete de la dificultad en la que estamos", manifestó en diálogo con Agrofy News el economista Ricardo Lopez Murphy.

En el marco del Foro de Economía y Negocios organizado por Fundación Libertad, el economista se refirió a la situación actual del país: "Hace 20 años que no crece el ingreso per capita en la Argentina, una cuestión crucial hacia el futuro". Al mismo tiempo enfatizó la necesidad de trabajar sobre el "desorden fiscal" y reactivar las exportaciones.

Tipo de cambio y actividad

"El eje debe ser crecer en exportaciones y que la gente quiera vender los dólares, no comprarlos", destacó y agregó: "No deberíamos dejar que el dólar se caiga por debajo de los $30. Lo que es decisivo es preservar más empleo y capacidad de producción, y eso con un tipo de cambio competitivo se preserva".

En palabras de Lopez Murphy el tipo de cambio se tiene que ubicar en un nivel que "haga que la industria y el agro se sienta motivada y que también sea un nivel que haga que venir a invertir al país sea atractivo". "Claramente no puede estar en ningún caso por debajo de los niveles que alcanzó a fines de junio".

Durante la presentación en el Foro de Economía, el economista señaló como señales positivas la fortaleza del sector bancario, el programa del Fondo Monetario Internacional y el hecho de que la región se encuentra en una situación más airosa que nosotros.

Ver también: Acuerdo con el FMI: los puntos más relevantes para el agro

Lo que será difícil de cumplir es la meta de inflación planteada por el FMI, aunque el foco del acuerdo podría pasar por otro lado: "Las metas decisivas son la fiscal, la monetaria y la de reservas. En esas tres creo que no hay ninguna posibilidad de que sea plausive un desvío. Hay que hacer un esfuerzo".

De aquí en adelante, nuestro país debería depender menos del endeudamiento: "Los capitales ingresaron para financiar el déficit fiscal, el meollo fue la estrategia de endeudamiento, el gradualismo. No he visto una cosa que sea una cosa más popular que el gradualismo. A todo el mundo le gusta el déficit y nos hace mucho daño".

Esto se relaciona con las declaraciones que el economista Jorge Ingaramo realizó durante un encuentro en la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca: "Con el apoyo del FMI y el carácter emergente de nuestro país llegó la hora de hacer una política antiinflacionaria seria, con un ajuste fiscal apreciable por los mercados, lo que redundara en una baja tasa de interés y de inflación en nuestro país".

Según Ingaramo "vamos a vivir un segundo semestre con bastantes problemas de actividad económica y que va a afectar la recaudación, afectando los objetivos de reducir el déficit fiscal.

En tanto, para el economista también la señal positiva vendrá de la mano de una buena cosecha en la próxima campaña: "Creo que va a haber una buena campaña con el año Niño, con precios razonablemente buenos". "Hay una perspectiva buena para los precios de exportación y una perspectiva bastante relativa para los precios del mercado interno porque no va a ser posible pasar a precios semejante tasa de devaluación", agregó.

Para lograr esto, Ingaramo considera que el objetivo tiene que ser calmar las incertidumbres para la próxima campaña.

Ver también: Perspectivas para el ciclo 2018/19: señales positivas en un empalme complejo

Temas en esta nota

Seguí leyendo