Economía argentina: los ocho pasos para dar por terminada la crisis

En las últimas semanas el precio del dólar parece haberse estabilizado, al tiempo que la tasa de riesgo país experimentó un saludable descenso.

Por
El cumplimiento de las nuevas metas fiscales es fundamental, a lo largo de los próximos trimestres.

El cumplimiento de las nuevas metas fiscales es fundamental, a lo largo de los próximos trimestres.

14deSeptiembrede2018a las15:44

La gran depreciación que sufrió el peso en los últimos meses y las caídas en los precios de la mayoría de los activos financieros de Argentina (bonos, acciones, etc.) profundizaron el clima de incertidumbre y apuntan a generar un efecto de segunda ronda sobre el actual proceso recesivo e inflacionario.

En este sentido, un Informe elaborado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea enumeró los pasos a seguir para sortear la crisis.

Los 8 pasos para destrabar la crisis

Primer paso

El haber comenzado a despejar las dudas sobre los recursos necesarios para cubrir las necesidades de financiamiento del 2019 ha sido el primer paso para solucionar la crisis cambiaria iniciada a mediados del mes de abril. No obstante, para estabilizar totalmente la economía y que la misma retome su sendero de crecimiento, se requieren otros pasos adicionales que resultan complementarios.

Segundo paso

La segunda condición es comenzar también a despejar las dudas acerca del cumplimiento del nuevo ajuste fiscal prometido para el 2019 ya que, si este último no se alcanza, los recursos del FMI no podrán ser desembolsados. Si bien la concreción de estas metas fiscales se verificará con el paso del tiempo, resulta de vital importancia que el gobierno convierta en Ley rápidamente el proyecto del Presupuesto 2019 a presentarse el próximo 15 de septiembre en el Congreso Nacional, contando con un contundente apoyo de los gobernadores y legisladores.

Tercer paso

La tercera condición es terminar de desarmar el stock de las Lebacs que se encuentra en manos del sector privado no financiero. Si bien este stock ha venido reduciéndose (en junio representaba el 48% del stock total de Base Monetaria y ahora representa el 27%), el mismo aún sigue siendo muy importante y, además de generar altísimos intereses (que se pagan con emisión monetaria), tiene un plazo de vencimiento muy corto (cerca del 50% a 30 días) ejerciendo una fuerte presión sobre el mercado cambiario.

En lo sucesivo, es necesario seguir reduciendo ese stock, pero también es fundamental que su amortización no se traduzca en una mayor emisión monetaria en el corto plazo ni tampoco en una pérdida importante de las reservas internacionales de la autoridad monetaria.

Cuarto y quinto paso

El logro conjunto de todas estas condiciones constituye los requisitos “sine qua non” para poder avanzar sobre la cuarta condición que es estabilizar las variables financieras de nuestra economía. Hasta que no se logre este último objetivo, resultará muy difícil alcanzar con la quinta condición que es que comenzar a desacelerar la tasa inflación de los elevadísimos niveles actuales. 

Sexto paso

Con un horizonte más predecible para el 2019, estabilizadas las variables financieras y con una inflación decreciente, es posible pensar que la sexta condición podría comenzar a gestarse. Esta condición es la recuperación de la confianza (tanto de los inversores como de los consumidores en general).

En la medida que la confianza comience a recuperarse, podría comenzar a caer la prima de riesgo, las expectativas de devaluación y los elevados niveles de atesoramiento de dólares por parte del sector privado (la compra de dólares en los primeros 7 meses del año alcanzó un promedio mensual de u$s 1.800 millones). De esta forma, la mayor confianza, la menor prima de riesgo, las menores expectativas de devaluación y la reducción en el atesoramiento permitirían reducir las tasas de interés y que la economía comience nuevamente a reactivarse.

Séptimo paso

Si bien la secuencia exitosa de las condiciones expresadas anteriormente resulta muy importante, también es fundamental una séptima condición. Esta condición requiere que en el ínterin no se produzcan problemas mayores a los esperados en el contexto externo.

La actual fragilidad de la economía argentina podría resentirse mucho ante un aumento mayor al esperado en las tasas de interés internacionales, en la prima de riesgo de los países emergentes, y/o una caída importante en los precios de las exportaciones o problemas en las economías vecinas.

Octavo paso

Por último, la octava condición está dada por el factor político frente a las elecciones de 2019, que también es muy importante. Esta condición requiere que el candidato presidencial de la oposición, con mayores chances de ganar en las elecciones, se comprometa públicamente a continuar (en caso que resulte electo) con el programa con el FMI durante su posible presidencia.

De esta forma, los mercados podrán descartar una posible discontinuidad tanto del financiamiento como del camino hacia el equilibrio de las cuentas públicas después del proceso eleccionario. 

Resumen

En resumen, desde Ieral consideran que la buena noticia es que el gobierno aún está a tiempo de estabilizar la crisis, pero sin duda debe comenzar urgentemente a reducir la incertidumbre imperante y para eso debe realizar múltiples tareas.

La mala noticia es que, dada la debilidad de la economía de nuestro país, el éxito de estas tareas también depende del contexto externo y político, variables que las autoridades económicas no manejan. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo