Todos los suelos de Argentina en un mismo lugar

The Soils of Argentina es el libro realizado por investigadores del CONICET que forma parte de una colección internacional sobre los diferentes suelos del mundo.

Por |
Se trata de una recopilación de los suelos de Argentina, que también está destinado a investigadores y técnicos como material de consulta.

Se trata de una recopilación de los suelos de Argentina, que también está destinado a investigadores y técnicos como material de consulta.

21deSeptiembrede2018a las15:17

La comunidad de investigadores y técnicos que trabaja ciencias en Argentina es más grande de lo que se conoce comúnmente. Bajo la coordinación y edición de dos investigadores del Consejo en el Instituto de Investigaciones en Biociencias Agrícolas y Ambientales (INBA, CONICET-UBA), Gerardo Rubio y Raúl Lavado, y Fernando Pereyra del SEGEMAR se publicó un libro interdisciplinario en el que distintos especialistas ofrecen una caracterización de los diversos suelos de Argentina junto a una caracterización climática, de vegetación,  geomorfología y un diagnóstico respecto de sus problemáticas actuales.

La Asociación Argentina de Ciencias del Suelo cuenta con más de 50 años organizando congresos donde se comparte información sobre el suelo, tal como lo relató uno de sus autores Gerardo Rubio. “La editorial Springer tiene una serie que se llama Suelos del Mundo cuyo editor es Alfred Hartemink quien me ofreció hacerme cargo junto con José Luis Panegatti del capítulo argentino de esta serie. Al principio dudamos un poco porque Argentina es un país muy grande. Lo planificamos durante dos o tres años y es un trabajo multidisciplinario”, contó.

Al ojear las páginas, la lectura es bastante ágil ya que según Rubio “la editorial nos dio amplia libertad, tiene muchas fotos y mapas. La parte central es la descripción de los suelos dividido en regiones que cada una forma un capítulo y consultamos a especialistas regionales. Además contiene otros factores relacionados con los suelos”.

En Argentina se adopta la clasificación de la UDA Americano que incluye doce órdenes de suelo, de tipos de suelo, esta edición lograr reunir a todos: los molisones clásicos de la Región Pampeana de los más fértiles del mundo, los que están permanentemente inundados como los de Tierra del Fuego, los de la Antártida, entre otros.

El investigador declaró: “Tenemos a todos porque somos un país muy grande. A nivel mundial somos un país que tiene una extensión de latitud y longitud muy grande, variedad de climas y materiales originarios que dio origen a esta variedad de suelos”. En cada una de esas regiones, los autores hicieron una recopilación estadística, más descriptiva, con los tipos de suelo y una forma lo más didáctica posible de interpretar los suelos. Se hizo una puesta al día y oferta de información al público nacional e internacional.

Se trata de una recopilación de los suelos de Argentina, que también está destinado a investigadores y técnicos como material de consulta. Se puede consultar en la página web de Springer. El dato: si hay alguien interesado en un capítulo en especial puede contactarse con el autor para que le envíe la versión electrónica del capítulo.

Más allá de la superficie

No todo lo que aborda el libro es lo que se ve, sino que los investigadores remarcaron que “en el último capítulo, quienes estuvimos en varios de los otros capítulos nos reunimos para hacer una evaluación de lo que se muestra”.

El editor prosiguió enumerando en algunos puntos las conclusiones a las que pudieron arribar como:

  • Si bien los suelos están sujetos al deterioro, en muchos casos es reversible, la excepción es el deterioro por erosión. Para evitar este tipo de deterioro, la mayoría de las técnicas se conocen, lo que hace falta que se aplique a través de políticas oficiales.
  • El tipo de explotación de la tierra en alquiler no es bueno porque lo que se prioriza es el corto plazo
  • Argentina es líder mundial en siembra directa pero con eso solo no alcanza sino que tiene que estar complementado con otras prácticas agrícolas con cultivos que aporten más.
  • Hay un déficit generalizado de la reposición de nutrientes aun con el crecimiento de la fertilización.
  • El uso recreacional del suelo es bastante limitado, no es fuerte en generar parques en las grandes urbes ni tampoco se ven proyecciones a futuro de parques públicos.

Asimismo Gerardo Rubio ratificó: “muchos suelos que no son molisoles también son productivos como el NOA, los frutales en los valles de los ríos patagónicos, cítricos en la Mesopotamia, tabacos en el Norte”.

Tomando una posición optimista, el técnico aseguró que Argentina puede llegar a alimentar 10 veces la población de 40 millones, Uno de los grandes activos que tiene el país son los suelos, no se si esa idea es transmitida a los políticos. Fuimos privilegiados con la naturaleza. Aprendamos de Estados Unidos o Francia que valoran lo que tienen.

Temas en esta nota

Seguí leyendo