El salario a destajo del trabajador rural

El salario a destajo es la forma remuneratoria que asumen especialmente las tareas del trabajador temporario y también del permanente discontinuo.

Por |
Trabajo a destajo: la explicación de un especialista.

Trabajo a destajo: la explicación de un especialista.

25deOctubrede2018a las11:16

El salario a destajo se distingue del jornal diario, una de las remuneraciones por tiempo, que funciona como “piso salarial” del salario a destajo como explicará el Dr. Julio Mirasson, especialista laboral de Arizmendi, en las líneas que siguen. 

Con frecuencia -aunque no exclusivamente- el salario a destajo es la forma remuneratoria que asumen especialmente las tareas del trabajador temporario y también, del permanente discontinuo, habida cuenta de su difusión en las explotaciones o actividades de carácter cíclico u ocasional. 

Decimos “no exclusivamente” ya que nada impide su implementación para remunerar a trabajadores permanentes. 

La tarifa de destajo puede ser libremente pactada entre las partes, pero no puede ser inferior, en ningún caso, a la remuneración minina que para una jornada de labor y a ritmo normal de trabajo fije la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) para cada actividad en particular.

En los casos de actividades cuyas remuneraciones no hayan sido fijadas o actualizadas conforme al criterio antes expuesto, se aplicarán las previstas por la CNTA con carácter general. 

Esa remuneración mínima sustituye a la que por aplicación del sistema de rendimiento del trabajo pudiere corresponder cuando el trabajador, estando a disposición del empleador y por razones no imputables al primero, no alcanzare a obtener ese mínimo y aun cuando ello ocurriere a causa de fenómenos meteorológicos que impidieren la realización de las tareas en la forma prevista o habitual. 

Respecto de la periodicidad de pago, el Art. 36 inc. c) de la ley antes citada, dispone que el trabajador remunerado por rendimiento del trabajo debe percibir su salario “cada semana o quincena, respecto de los trabajos concluidos en los referidos períodos”, y una suma proporcional al valor del resto del trabajo realizado, pudiéndose retener como garantía una cantidad que no podrá ser mayor a la tercera parte de aquella.

Temas en esta nota

Seguí leyendo