Establecen beneficios impositivos para inversiones en proyectos productivos

El Gobierno reglamentó dos artículos de la Ley de Financamiento Productivo ligados a Ganancias y Ganancia Mínima Presunta en Fondos Comunes de INversión y fideicomisos.

Por |
30deMayode2019a las10:20

El Gobierno reglamentó dos artículos de la Ley de Financiamiento Productivo para dar beneficios impositivos -en el impuesto a las Ganancias y en Ganancia Mínima Presunta- a las inversiones que se realicen a través de fideicomisos y Fondos Comunes de Inversion (FCI) en la economía real, incluídos los proyectos agropecuarios.

El miércoles se publicó en el Boletín Oficial el Decreto el presidencial N° 382/2019, que reglamenta los artículos 205 y 206 de la Ley de Financiamiento Productivo.

La Secretaría de Finanzas del Ministerio de Hacienda informó que el objetivo de la medida es canalizar y proteger, otorgando beneficios impositivos, el ahorro hacia inversiones de largo plazo a través del mercado de capitales, con herramientas eficientes como los Fondos Comunes de Inversión Cerrados y los Fideicomisos Financieros que inviertan en economía real.

Se reglamentan aspectos relacionados con la forma de tributar el impuesto a las ganancias y a la ganancia mínima presunta, por parte de los Fideicomisos y Fondos Comunes de Inversión, y los sujetos perceptores de las ganancias que los mismos distribuyan.

Asimismo, también se establecen las condiciones y requisitos para las inversiones en desarrollos inmobiliarios para viviendas sociales y sectores de ingresos medios o bajos, créditos hipotecarios y/o valores hipotecarios que se encuentran alcanzados por la alícuota del 15% en el impuesto a las ganancias. 

La modificación al Artículo 205 de la Ley de Financiamiento Productivo establece que tanto los Fondos Comunes de Inversión Cerrados como los Fideicomisos Financieros serán fiscalmente transparentes, es decir que no tributarán Impuesto a las Ganancias por las rentas obtenidas en Argentina.

El pago del impuesto quedará a cargo del inversor, quien deberá tributar sólo en la medida que se distribuyan las ganancias de su inversión, creando un fuerte incentivo a la inversión de largo plazo.

El objeto de estos instrumentos debe ser el desarrollo y/o inversión directa en cualquier tipo de actividad económica dentro del país, como ser, proyectos inmobiliarios, agropecuarios, forestales y/o de infraestructura; y/o el financiamiento o la inversión en cualquier tipo de proyecto, empresa o activos a través de valores negociables o cualquier otro tipo de instrumento.

Por otro lado, la reglamentación el Artículo 206 otorga beneficios impositivos a los inversores de Fondos Comunes Cerrados o Fideicomisos Financieros que tengan como objeto de inversión específico desarrollos inmobiliarios, créditos hipotecarios y/o valores hipotecarios destinados a viviendas sociales.

Para ello, se establece la aplicación de una alícuota del 15% de Impuesto a las Ganancias cuando las distribuciones del fondo se realicen luego de 5 años de permanencia en la inversión o una exención total a partir de los 10 años, fomentando la expansión de la oferta de préstamos hipotecarios y la inversión en el desarrollo de viviendas para poblaciones de ingresos medios y bajos.

Anteriormente, con el objeto de promover inversiones, se aprobó una exención en el impuesto sobre los créditos y débitos en cuentas bancarias para:

  • Fondos comunes de inversión cerrados cuyo objeto de inversión sea el financiamiento de micro, pequeñas y medianas empresas.
  • Fideicomisos financieros con oferta pública.

Las presentes disposiciones resultan de aplicación para los ejercicios fiscales iniciados a partir del 1/1/2018.

Temas en esta nota