El agua no alcanzó en la región núcleo: las zonas más perjudicadas por la falta de lluvias

En la zona afectada hay cuadros de soja de segunda en condiciones malas. "Con este panorama se esperan pérdidas totales de lotes", advierten.

Por
En la zona núcleo el agua no alcanzó y hay 85 mil hectáreas de soja de segunda en malas condiciones.

En la zona núcleo el agua no alcanzó y hay 85 mil hectáreas de soja de segunda en malas condiciones.

21deFebrerode2020a las07:08

La falta de agua y el calor de una semana bastaron para que el daño aumente en forma exponencial: "Pasaron de muy buenas a secarse los lotes", advierte el informe semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Los técnicos consultados por la Guia Estratégica para el Agro de la BCR explican que al principio eran zonas con plantas secas pero pasaron a ocupar entre un 10 a un 50 % del lote.

"Pujato, Bigand y Santa Teresa es el área más perjudicada por la falta de lluvias. Pero las lluvias fueron muy erráticas en los alrededores de Rosario, Cañada de Gómez y también en una franja del este bonaerense que llega a Rojas o Colón con el agravante de que no recibieron agua en la tormenta anterior", comentan desde la BCR.

En esta gran zona está la mayor parte de los 85 mil hectáreas de soja de segunda en condiciones malas y las 340 mil ha regulares: "Con este panorama se esperan pérdidas totales de lotes".

En los Alrededores de Rosario llovió pero para muchos lotes fue tarde. El desecamiento y el golpe de calor encontraron a los cuadros con pocas reservas desencadenando en poco tiempo un daño grave.

Las sojas de segunda están entre plena floración a formación de vainas. La condición de lotes es muy buena a excelente en el 35% y buena en el 40%.

Bajo este escenario, se estima para el área un rinde promedio que va de 30 a 35 qq/ha para la soja de segunda.

¿Cuál es el panorama para la soja de primera?

La BCR agrega que el golpe tambien ha caído en las sojas de primera en esa área dejada de lado por las lluvias y en muchos lotes estiman ahora un rinde promedio de 35 qq/ha. Las lluvias resultaron oportunas, pero llegaron tarde donde no llovió la semana pasada.

Aparte las lluvias han sido muy erráticas en las áreas donde más hacían falta y dejan una campaña muy irregular. La condición depende mucho de cuanto agua recibió en febrero y de la calidad del lote y el manejo.

Pero al alejarse del este la situación mejora. Las sojas de primera afirman rindes de 40 qq/ha o más, incluso se estiman rindes de 45 a 50 qq/ha. 

A pesar de las lluvias de esta semana, hay un 10% de la soja de primera que no logra despegarse de la condición regular. El resto se reparte entre las condiciones excelentes a buenas. Las más atrasadas están fructificando (R4) y siguen necesitando nuevos aportes de agua.

El clima en los próximos días

El Dr. en Cs. Atmosféricas José Luis Aiello anticipa que en los próximos siete días los pronósticos indican ausencia de precipitaciones en la región GEA, que abarca al oeste de Córdoba, norte de Santa Fe, Santiago del Estero. y Chaco.

Un sistema frontal frío mantendrá temperaturas frescas y estabilidad en el clima. Pero lunes o martes habrá un periodo de inestabilidad con pocas chances generar lluvias.

"En otros momentos encendería las luces de alarma pero, con las actuales condiciones de reservas hídricas y temperaturas —producto de una fuerte circulación de viento del sector sur— que se están manteniendo incluso por debajo de las medias estacionales, solo causa inquietud donde las últimas precipitaciones han sido más esquivas", explica.

También comenta que en los últimos siete días, y con mayor cobertura y caudal durante el fin de semana pasado, las lluvias continuaron abasteciendo la mayoría de los sectores productivos del país. Las precipitaciones, en el arranque de la segunda quincena de febrero, fueron muy generosas en el centro de la región núcleo.

También alcanzaron las zonas más postergadas del centro sur de Buenos Aires, donde los acumulados variaron entre los 30 y los 70 mm. Si bien estos valores pueden parecer muy moderados respecto del déficit arrastrado, llegan en un excelente momento para mejorar las expectativas de los cultivos implantados.

El caso del norte de nuestra área de interés es un capítulo aparte. Aunque habíamos proyectado que durante la segunda quincena se mantendría el patrón pluvial favorable para el centro norte argentino, la evolución de las precipitaciones en esa región capitalizó de manera muy eficiente la circulación cálida y húmeda proveniente del sur del Brasil.

Estas es la razón que permitió el desarrollo de tormentas de singular intensidad que dejaron como saldo importantes acumulados. A tal punto la intensidad de las lluvias recibidas durante este periodo que, en regiones como el sur del Chaco, los registros superaron ampliamente los 200 mm.

Lamentablemente, esto excedió la recarga máxima de los perfiles del suelo, dejando consecuencias no deseadas como el anegamiento de caminos, e inundaciones en las áreas más bajas. Como resultado las reservas de humedad del suelo no solo han alcanzado niveles de abundancia en el norte de Santa Fe, este de Santiago del Estero y sur de Chaco, sino que presentan excesos en aquellos lugares donde las lluvias han sido más abundantes. 

Temas en esta nota