El avance del coronavirus podría derivar en el regreso de los fondos buitre a la Argentina

El impacto llega en un momento muy delicado para Argentina, en pleno proceso de renegociación de la deuda.

Por
El avance del coronavirus podría derivar en el regreso de los fondos buitre a la Argentina
11deMarzode2020a las17:28

La Bolsa de Comercio de Rosario elaboró un informe en el que analizó el impacto del coronavirus en los mercados globales.

"El rápido avance del brote del coronavirus ha puesto en alerta al mundo, erosionando las perspectivas de comercio y crecimiento para el 2020. La crisis encuentra a Argentina en una posición financiera vulnerable, potenciando la volatilidad de los mercados", destacó la entidad rosarina.

Del lado del comercio internacional, entre los países afectados por el brote de coronavirus China es un caso paradigmático para Argentina.

El gigante asiático es el destino de casi el 90% de nuestras exportaciones de poroto de soja (que aportaron cerca de US$ 3.000 millones en el 2019), el 70% de las carnes bovinas (por más de US$ 2.000 millones) y el 22% de la carne porcina (con un valor de US$ 3,5 millones en el 2019).

En Brasil, nuestro principal socio comercial y termómetro de lo que puede esperarse para la actividad económica local, la participación de China en las exportaciones es incluso más alta, estimándose que se deterioren sus perspectivas de crecimiento para este 2020: "Si a ello se le suma la caída de precios que vienen mostrando en el mercado externo los commodities agrícolas, principal complejo exportador argentino, se comprende que el impacto por esta vía puede ser notable", alerta la BCR.

Por otro lado, los especialistas de la entidad rosarina alertan que la caída del precio del petróleo impacta directamente sobre las proyecciones de crecimiento de la actividad de Vaca Muerta al restarle competitividad al shale oil ya que desincentiva la inversión en exploración y extracción.

Este factor perjudica la expectativa que el yacimiento se convierta prontamente en un rubro líder de las exportaciones argentinas.

Si a ello se le suma el amesetamiento proyectado en el crecimiento y el comercio mundial para este 2020, se puede concluir que existe un riesgo concreto de una erosión del comercio exterior y, consecuentemente, del ingreso de divisas por exportaciones para este año.

Ello, por un lado, presiona sobre el tipo de cambio, especialmente en un contexto donde mientras la moneda local perdió un 4% de su valor en relación al dólar desde el 1ro de enero, el real brasileño se depreció un 18% en el mismo lapso, perjudicando la competitividad argentina en relación a nuestro principal socio comercial.

Sin embargo, desde la BCR alertan que "dejar correr el tipo de cambio conlleva el riesgo latente de un traspaso a la inflación en los precios domésticos, que ya se encuentra en niveles excepcionalmente altos desde hace unos años, convirtiéndose en un arma de doble filo".

Por otro lado, este impacto llega en un momento muy delicado para Argentina, en pleno proceso de renegociación de la deuda: "Si bien la caída de tasas en el mundo puede de algún modo limitar el peso de la deuda, lo cierto es que bajo las circunstancias actuales los inversores tienden a preferir desprenderse de sus activos más riesgosos, entre los que lamentablemente se encuentran los bonos argentinos, para ir hacia otras colocaciones consideradas más seguras".

Así, el riesgo latente es que los compradores de nuestros títulos a valores muy bajos sean fondos especulativos de alto riesgo (popularmente conocidos como fondos buitre), que tienden a apostar por cobrar la totalidad de la deuda vía su judicialización.

En este contexto, "se cree que el país haría bien en resolver la negociación que asegure la sustentabilidad de su deuda pública en el lapso más corto posible, para afrontar un año volátil en las mejores condiciones posibles", concluyen desde la BCR.

Temas en esta nota

Seguí leyendo