Conflicto en la vitivinicultura: bodegas se niegan a pagar el aporte a la COVIAR y solicitan intervención del Gobierno

Además, solicitaron la apertura de vinotecas en la cuarentena.

Por |
Conflicto en la vitivinicultura: bodegas se niegan a pagar el aporte a la COVIAR y solicitan intervención del Gobierno
16deAbrilde2020a las15:05

La Cámara Empresaria de Bodegas de Argentina le solicitó al Gobierno suspender el pago obligatorio del aporte a la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR).

La COVIAR fue creada para ejecutar el Plan Estratégico Vitivinícola Argentina, que diseña y piensa cómo debe ser el sector en el futuro. Además, es la encargada de llevar las acciones de promoción de la marca “Vino argentino” en el exterior.

El comunicado de Bodegas de Argentina indica: “Dado la crítica situación económica que afecta al país y al mundo entero, solicitamos que el Gobierno Nacional decrete la suspensión de la obligatoriedad de la contribución que pagan las bodegas a la Corporación Vitivinícola Argentina”.

Desde COVIAR salieron a responderle y sostienen que si se desfinancia esta corporación se caerían diferentes programas que ayudan a la promoción del vino

Carlos Fiochetta, gerente de COVIAR, manifestó a Agrofy News: “Bodegas de Argentina no está participando, no está viniendo a las reuniones. Desde COVIAR seguimos trabajando en esta situación, hemos adecuado nuestras acciones en relación a un protocolo para que los establecimientos sigan trabajando durante la cosecha”.

Actualmente, el sector vitivinícola está terminando el periodo de vendimia donde se cosechan las uvas para el vino nuevo en medio de un contexto complejo por el coronavirus que puso en jaque a muchos sectores productivos.

Las bodegas denuncian que la COVIAR se había alejado de su propósito original al intentar ser una cámara de la industria: “Creemos que hoy es mejor habilitar a las bodegas a suspender voluntariamente la contribución para destinar dichos recursos a necesidades más urgentes como preservar las fuentes de empleo y disponer de recursos para capital de trabajo”.

En cuanto a lo que significa el aporte para COVIAR, Fiochetta expresó: “El aporte es importante para gestionar la problemática donde hay municipios que no permiten la venta de bebidas, gestión de apertura de vinotecas, apertura de oficinas virtuales y la gestión de un protocolo, estamos trabajando con los gobiernos y todo eso requiere recursos”. 

La COVIAR informó que el aporte sufrió un aumento del 30 % a comienzo de 2020. El importe va de 4 a 26 centavos por litro y solo se abona si hay producción y venta de bebidas.

El Gobierno de Mendoza no quedó exento de la disputa entre los dos sectores. La voz autorizada fue el vicegobernador Mario Abed que le pidió al Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca que se adopten medidas para frenar la contribución obligatoria a COVIAR.

Cabe aclarar el aporte es de carácter obligatorio y si una bodega no lo realiza, el Instituto Nacional de Vitivinicultura la sanciona. Esta situación significa el bloqueo de vino y complicaciones en la producción.

“Si el financiamiento se pierde, se van a caer las acciones de promociones en Argentina, se van a dejar de hacer acciones en el exterior, no podrían continuar los centros de desarrollo vitivinícolas que están en todo el país”, aclaró el gerente de COVIAR, quien sostiene que este trabajo es importante especialmente para los pequeños productores.

El vicegobernador también sostuvo: “Es inadmisible que en este contexto tan complejo se tome la decisión de aumentar el aporte, que atenta en forma directa al bolsillo de los agricultores y que demuestra que están completamente alejados de la realidad que vivimos”.

Ante este planteo que hizo Bodegas de Argentina, la corporación explicó que cada establecimiento aporta en base a la producción propia del establecimiento, lo que elabora y vende. “Si la venta se retrae, COVIAR no recauda”, aclaró Fiochetta. 

Más medidas para el sector vitivinícola

Bodegas de Argentina pidió que las vinotecas sean consideradas dentro de las actividades exceptuadas. Aseguran que son más de 5 mil en todo el país y son un canal importante de venta para aquellas bodegas que no distribuyen en supermercados.

Además, reclamaron que se revea el congelamiento de precios: “Solicitamos que se de libertad a las bodegas para fijar precios libremente a los vinos embotellados”

Desde Coviar señalan que están haciendo gestiones para la apertura de vinotecas. “En el caso de la circulación de productos, estamos trabajando con los municipios para que habiliten la venta ya que el vino está establecido como un alimento y forma parte de la dieta de los argentinos”, sostuvo Fiochetta.

Por su parte, la corporación presentó una carta para que sector vitivinícola quede incorporado a las ayudas económicas del gobierno. “Pedimos formalmente a Santiago Cafiero que contemple la situación de la vitivinicultura, hay eslabones como el enoturismo que están en complicados”, aseguró Fiochetta.

Las bodegas se comprometieron que en caso de tomarse la medida del descongelamiento proponen que queden fijos los precios de los vinos de mesa, que hacen al 45% del total de las ventas. “El precio del vino como insumo de producción se disparó recientemente por una menor cosecha de uva, y lamentablemente las bodegas no tuvieron tiempo suficiente para trasladar estos nuevos costos a precios”, argumentaron desde la cámara empresaria.

Temas en esta nota