Dengue: preguntas y respuestas luego de superar los 41.000 infectados en Argentina

¿Dónde se desarrolla el mosquito?, ¿cómo hacemos para combatirlo? Un especialista responde dudas sobre una epidemia que avanza en Argentina.

Por
Dengue: preguntas y respuestas luego de superar los 41.000 infectados en Argentina
26deMayode2020a las11:37

La curva de casos confirmados de dengue en Argentina continuó en ascenso hasta el momento, a pesar de la llegada de las temperaturas bajas.

Según datos oficiales, en el país más de 41.754 personas se infectaron con dengue hasta la primera semana de mayo. Además, hay 24 muertes confirmadas y otras 13 en investigación.

La cantidad de casos hasta el momento superó a los del 2016 a la misma altura del año (en el cual se registró el mayor número de casos registrados hasta ese momento en Argentina).

Por otro lado, se puede observar que la incidencia acumulada de dengue (casos confirmados y probables) c/100.000 habitantes está principalmente en regiones del norte.

Prevención

"La prevención, nuestro aliado número uno para evitar el desarrollo del Aedes aegypti en nuestras casas", destacan desde la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE).

Para responder una serie de consultas, desde CASAFE entrevistaron al Doctor en Ciencias Biológicas Walter Almirón.

El especialista es también Profesor Titular en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba, e investigador del CONICET en el Centro de Investigaciones Entomológicas de Córdoba (FCEFyN-UNC) e instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas (IIByT-CONICET-UNC).

Ver también: El mapa del dengue: las zonas afectadas, el rol del cambio climático y el impacto en el campo

¿Dónde puede desarrollarse el mosquito?

Por lo general, en los patios o balcones, donde podemos tener plantas en macetas, muchas veces con un plato por debajo para mejorar el riego, equipos de jardín, piletas, baldes o palanganas, canaletas en los techos, entre otros. Todos los recipientes u objetos que puedan juntar agua son posibles criaderos de mosquitos. Pero no solo es importante tener en cuenta el exterior, sino que tenemos que controlar también floreros y plantas de interior, por ejemplo.

¿Todos los Aedes aegypti, transmiten la enfermedad?

No todos los mosquitos Aedes aegypti transmiten virus, primero tienen que infectarse. Una hembra de este mosquito se alimenta sobre una persona infectada con el virus Dengue, en el período en que tiene virus en sangre. El mosquito toma esa sangre y se infecta, pero necesita por los menos unos 7-10 días para que el virus se multiplique dentro de su cuerpo, y esté en condiciones de transmitir dengue a otras personas.

Una particularidad de Aedes aegypti es que son muy sensibles. Por lo tanto, ante el menor movimiento o perturbación dejan de chupar sangre, buscando otra persona “en calma”. Picará cuantas veces le sea necesario hasta que complete su ración de sangre esperada. Para cumplir con su objetivo, quizá tenga que picar a varias personas y, por lo tanto, si está infectado, transmitirá el virus a todas ellas.

Mencionaste al mosquito hembra, ¿es cierto que es sólo la hembra la que se alimenta de sangre?

Sí, solamente la hembra se alimenta de sangre además de sustancias azucaradas, como néctar y exudados de frutos maduros.

La función biológica de los adultos es alimentarse, aparearse y reproducirse. Antes de poner huevos, las hembras tienen que tomar sangre, para tener la energía suficiente para hacerlo. De esta manera, cada vez que las hembras ingieren sangre y completan su ración, pueden poner una tanda de huevos, que en Aedes aegypti puede ser de unos 100 huevos. Esto implica una reproducción a granel por cada hembra.

¿Qué recaudos debemos tener para evitar el desarrollo y el contagio?

Para evitar el desarrollo de los criaderos, es importante mantener desmalezados nuestros espacios verdes. Asimismo, se deben reparar, canaletas, canillas, tapas de tanques de agua, desagües de los sistemas de aire acondicionado y telas mosquiteras. Los floreros y otros recipientes que contengan agua, deben ser vaciados y lavados cada 2 a 3 días, especialmente en las paredes internas, que son las que contienen los huevos del mosquito.

Es recomendable usar ropa que cubra todo el cuerpo y tules mosquiteros para cuidar a aquellas personas sensibles a los productos químicos. En caso de utilizar repelentes corporales, hacerlo siempre bajo asesoramiento médico. Si se aplican insecticidas de uso domiciliario, leer la etiqueta del producto antes de utilizarlo y ventilar los ambientes donde se aplicó, antes del ingreso de personas y/o mascotas.

Nuestras acciones son fundamentales para evitar que el mosquito de Aedes aegypti se reproduzca y críe en nuestras casas. Actuando con prevención y tomando los recaudos necesarios, podemos disminuir el riesgo de transmisión de patógenos. En nuestros hogares, nosotros somos responsables.

Ver también: Dengue: el INTA desarrolló un biolarvicida para controlar el vector

¿Se puede disipar el riesgo en invierno?

Nicolás Schweigmann, investigador independiente de Conicet, director del Grupo de Estudios de Mosquitos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e integrante del Grupo de Investigadores sobre Mosquitos en Argentina (GIMA) respondió esta consulta a Chequeado.

Schweigmann explicó que en invierno o cuando hace mucho frío, por una cuestión de metabolismo, ya que los mosquitos no regulan su temperatura corporal, funcionan más lento. “Hay que tener en cuenta que los mosquitos adultos se alimentan del néctar y, como en el invierno hay menos flores, entonces disminuye su cantidad al no poder alimentarse. En invierno se da una baja de la población de los mosquitos adultos, pero los huevos persisten pegados en las paredes de aquellos recipientes olvidados por las personas y así sobreviven en ese estadio durante varios meses”, señaló.

Los especialistas advierten que la mejor temporada para hacer tareas de prevención y eliminar posibles criaderos de mosquitos es durante los meses de frío.

Temas en esta nota

Seguí leyendo