Proponen trabajar en una agricultura climáticamente inteligente para mitigar los efectos extremos

Especialista del INTA indican cómo avanzar hacia una producción que se adapte a los riesgos del cambio climático

Por
Proponen trabajar en una agricultura climáticamente inteligente para mitigar los efectos extremos
06deJuliode2020a las07:42

La presencia de situaciones como sequía, inundaciones, tormentas cada vez tienen una mayor injerencia en los cultivos. Ante esta situación producto del cambio climático, investigadores del INTA proponen avanzar hacia una agricultura climáticamente inteligente.

Especialistas del INTA y de otros países Iberoamericanos evaluaron actuaciones de vulnerabilidad y adaptación del cultivo al cambio climático. En este sentido, Miguel Taboada, director del Instituto de Suelos del INTA aseguró: “Debemos avanzar hacia una agricultura climáticamente inteligente”.

Ver también: Pronóstico de clima para la campaña gruesa

Además, agregó que es necesario implementar sistemas más resilientes y basados en tecnologías de procesos, reciclado de productos y menos uso de agroquímicos. Los eventos del Niño y Niña en los últimos años muestran una elevada vulnerabilidad, expresaron desde el INTA.

En cuanto al sector agropecuario, Taboada expresó: “Lo que estamos viendo es que estos cambios están vinculados no solo a la variabilidad del clima, sino a los cambios en el uso de la tierra y lo que hacemos con ella”. Y como ejemplo de esta situación nombró la expansión de la frontera agropecuaria hacia el norte y el oeste, debido al incremento de lluvias.

Ver también: Anticipan que el cambio climático tendrá impacto en la producción agropecuaria hacia 2070

“El sistema agroalimentario debe modificar sus formas de producir para mitigar los efectos del cambio climático sobre las producciones agropecuarias, tanto por pérdidas de cultivos como en disminución de rendimientos o calidad”, expresó Andrea Maggio, del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (CIPAF). Además, resaltó el trabajo de las agriculturas familiares y señaló que allí el impacto se hace más notable dado que se encuentran en zonas más afectadas por las inclemencias climáticas.

Próximos años

Pensando en los desafíos que se aproximan, Taboada sostuvo: “Las mejoras tecnológicas van a permitir desarrollar más germoplasmas adaptados y con resistencia a plagas, dependerá de nosotros hacer un uso más eficiente del agua que cae y volver a los sistemas de doble cultivo, cultivos de cobertura e impedir la deforestación”.

Por su parte, Maggio destacó que el aporte del INTA es muy diverso. También, señaló que los estudios de monitoreo ambiental, información meteorológica, prácticas de conservación de suelo, materiales genéticos seleccionados en función de su resiliencia y estudios de biodiversidad, hasta el intercambio de conocimiento; son fundamentales para enfrentar los próximos desafíos. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo