Santa Fe: las lluvias permitieron que comience la siembra de maíz temprano a ritmo sostenido

Las precipitaciones permitieron que las primeras máquinas ingresen a los lotes. Para el centro norte de la provincia se espera que la superficie implantada sea de 90 mil hectáreas.

Por
Santa Fe: las lluvias permitieron que comience la siembra de maíz temprano a ritmo sostenido
09deSeptiembrede2020a las16:44

Las lluvias que ocurrieron en la primera semana de septiembre permitieron que en el centro norte de Santa Fe comience el movimiento de la maquinaria. Con las primeras gotas, los productores empezaron la siembra de maíz y girasol. 

Según las estimaciones de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, para el centro norte de la provincia se proyecta una superficie implantada de maíz temprano de 90 mil hectáreas. Este número es un 8,6 % menor a la campaña anterior que logró 98.500 hectáreas.

“La implantación del cultivo del girasol y maíz temprano fue la actividad agrícola que mostró diferentes ritmos, según zonas”, señalaron desde la entidad. 

En cuanto al trigo, continúa un lento y progresivo desarrollo, beneficiándose con las lluvias, frenando o atenuando así, los indicadores que se enunciaron, como consecuencia del déficit hídrico. En lo que respecta al pronóstico, se espera que para los próximos días las condiciones sean de estabilidad climática, baja nubosidad, soleado, un progresivo aumento de temperatura.

Maíz

En cuanto al maíz temprano, la disponibilidad de agua útil en la cama de siembra producto de las lluvias permitió que el productor dé inicio, a ritmo sostenido, al proceso de implantación. Esta situación se dio principalmente en toda el área de influencia de las cuencas lecheras, presentes en el centro norte santafesino. 

“La intención de siembra para dicho destino autoconsumo, se estimó sería similar a la del año anterior, pero variaría cuando el destino fuese, grano comercial”, señalaron desde la BCSF. Además, agregaron que la intención de siembra se estimó en unas 90.000 ha, un 8,6% inferior al área sembrada en la campaña anterior, que fue de 98.500 ha.

Trigo

Las precipitaciones revirtieron las condiciones ambientales y permitió que se concreten tareas de fertilización planificadas y demoradas por la ausencia de humedad. “Los trigales comenzaron su respuesta a dicho cambio y con el transcurso de los días se evaluaría y cuantificaría la eficiencia alcanzada por las lluvias acaecidas”, destacaron. 

  • Un 75 %, con buen desarrollo en los diferentes lotes, así como en el inicio de su ciclo. Buena respuesta a la fertilización y también buen estado sanitario, en el área de estudio. Aquí se concentraron, casi en su totalidad, las variedades de ciclos largos y más del 60 %, los de ciclos intermedios. 
  • Un 15 %, en estado regular que, con el transcurso de los días, ante la decreciente disponibilidad de agua útil, después de una buena germinación y emergencia, evidenciaron síntomas de déficit hídrico, observándose lotes no uniformes, en particular, lo sembrado en la segunda etapa, con trigos de ciclos intermedios y cortos. 
  • El restante 10 %, se halló en estado regular a malo, con ciertos inconvenientes en los nacimientos y en los stands de plantas por unidad de superficie, coloración pálida, con sectores amarillentos en su área foliar, ubicándose geográfica y particularmente en los extremos suroeste y noroeste 

Temas en esta nota

Seguí leyendo