Con 133 votos a favor, se convirtió en ley el proyecto de Economía del Conocimiento

La Cámara de Diputados aprobó esta iniciativa que busca fomentar el desarrollo de la industria del software y servicios.

Por
Con 133 votos a favor, se convirtió en ley el proyecto de Economía del Conocimiento
08deOctubrede2020a las07:30

Este jueves a la madrugada, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de Ley de Economía del Conocimiento. De esta forma, se establecieron incentivos fiscales para que la industria del software y los servicios se desarrollen.

Alrededor de las 3 de este jueves, los legisladores votaron el proyecto luego de que cada uno hiciera uso de la palabra. Con 133 votos a favor, 88 abstenciones y 5 votos en contra, el proyecto se convirtió en ley. 

Ver también: Ley de Economía del Conocimiento: se introdujeron modificaciones 

El proyecto original fue aprobado en junio en Diputados. Esta semana Senadores analizó el proyecto e introdujo modificaciones por lo que la iniciativa volvió a la Cámara Baja. 

En este sentido, el diputado del Frente de Todos, Carlos Heller, sostuvo: “Estamos absolutamente de acuerdo para que crezcan este tipo de empresas y, al mismo tiempo, entendemos que es necesario tener políticas cuidadosas respecto de la utilización de los recursos fiscales".

Por su parte, Héctor Flores diputado de Juntos por el Cambio argumentó su voto en contra, y fundamentó: “Me abstuve de votar el proyecto que vino en revisión del Senado sobre Economía del Conocimiento porque las modificaciones propuestas no atienden las necesidades del sector y pueden representar una gran oportunidad perdida”.

Las modificaciones que introdujo el Senado fueron: 

  • Se podrá usar el 70% de las contribuciones patronales como un bono de crédito fiscal transferible para pagar impuestos nacionales, e incluso se podría extender a 80% cuando se trata de grupos vulnerables. Con esto, se podrían pagar algunos impuestos nacionales.
  • Los beneficiarios del régimen que acrediten exportaciones, de actividades promovidas por el régimen, podrán usar el bono para pagar el impuesto a las ganancias, siempre y cuando no sea en un porcentaje mayor al de las exportaciones informadas.
  • Se elimina el carácter transferible que tenían los bonos fiscales “para evitar las maniobras poco claras”.
  • Reducción del impuesto a las ganancias: se incorporan escalas teniendo en cuenta el tamaño de las empresas. Se aplicaría un 60% para las micro y pequeñas empresas, un 40% para las empresas medianas; y un 20% para las grandes empresas.
  • Se incorpora un Fondo Fiduciario para la Promoción de la Economía del Conocimiento destinado exclusivamente a las micro, pequeñas y medianas empresas y a nuevos emprendimientos.
  • Se plantea un esquema mucho más estricto de controles por lo que se elimina el Consejo Consultivo y se solicita a las universidades nacionales y organismos nacionales, para que den cuenta, cada dos años.

Temas en esta nota

Seguí leyendo