Marcadores moleculares y Ley de Semillas: la visión de Joaquín Serrano, actual presidente del INASE

El Ing. Agr. Joaquín Serrano comentó que los marcadores moleculares son "la huella digital de las variedades inscriptas en los registros de cultivares".

Por |
Marcadores moleculares y Ley de Semillas: la visión de Joaquín Serrano, actual presidente del INASE
04deNoviembrede2020a las15:12

En el bloque Desafíos presentes y futuros en el marco legal y regulatorio del Congreso Argentino de Semillas, el presidente del Instituto Nacional de Semillas (INASE), Ing. Agr. Joaquín Serrano, se refirió a “la ley de semillas y creaciones fitogenéticas” y explicó que “se sustenta en 3 objetivos: promover una eficiente actividad de producción y comercialización de semillas, asegurar a los productores agropecuarios la identidad y calidad de la semilla que adquieren, y proteger la propiedad de creaciones fitogenéticas”.

Además sostuvo que “garantizar la identidad genética de las variedades producidas y comercializadas en Argentina es una de las prioridades del INASE”, y dio como ejemplo las herramientas con las que cuenta el Instituto para cumplir con ese propósito.

“A través del laboratorio de marcadores moleculares el INASE hace sus primeros pasos en realizar la huella digital de las variedades inscriptas en los registros de cultivares como de propiedad de cultivares. Si bien se comenzó con soja continuaremos con otros cultivos, como así también fortaleceremos el mejoramiento genético en agricultura familiar”.

Cabe señalar que el INASE fue creado por decreto en 1991 como el órgano de aplicación de la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas N°20.247.

En este sentido, Joaquín Serrano destacó que se busca atender "mercados que demandan semillas de alta calidad, para cultivos orgánicos, semillas transgénicas, para agricultura familiar campesina indigena, para la agroecología y para una agricultura regenerativa".

"El INASE debe involucrar en la gestión de la calidad y genética a toda la cadena semillera", agregó y se refirió a "semillas que se adapten a los desafíos presentes y futuros, que sean resilientes, que sean accesibles, que sean diversas y que nos ayuden a tener una mayor producción pero que sean amigables con el ambiente".

El INASE representa los intereses de muchos sectores: "Desde obtentores hasta productores agropecuarios, no queremos dejar a nadie afuera, por eso es interesante en este ámbito trabajar en conjunto con el sector de los laboratorios", comentó en el marco del primer Congreso Argentino de Semillas.

En cuanto a la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas, remarcó: "Se ve reflejado en estos objetivos de la ley las líneas de acción que se trabajan en el marco del Congreso ALAP".

Según Serrano, en esa Ley comienza el principio rector a trazar el camino por el cual se debe andar: "Ya encontramos en los fundamentos de la ley de semillas la calidad e identidad por medio de un comercio legal transparente y eficiente tanto para la industria semillera como para todo el sector agropecuario nacional".

"Cuando decimos semillas de alta calidad es un factor básico para la eficiente agricultura, capaz de satisfacer la creciente demanda de alimentos en el mundo", añadió.

"Ya en 1973 en los fundamentos de la ley la misma se refería a un concepto muy utilizado y priorizado hasta la actualidad que es la soberanía alimentaria, por eso la ley de semillas es una ley amplia y nos permite ir adaptándola para afrontar las demandas crecientes", considera Serrano.

En este sentido, hoy el INASE trabaja con el Ministerio de Agricultura para crear políticas en semillas y aplicarlas de acuerdo a los planes estratégicos de ese Ministerio.

"Como organismo descentralizado y teniendo en cuenta los objetivos que nos han encomendado, somos los encargados de ejecutar las políticas públicas orientadas hacia políticas agropecuarias en las que por supuesto se incluyen las normativas y resoluciones en materia de producción y comercio de semillas en nuestro país y hacia el mundo, dando respuesta a los grandes desafíos que tenemos por delante", agregó.

En cuanto a sanidad y calidad, a partir de 1991 se creó el laboratorio central de análisis de semillas con emisión de certificados de análisis de semillas de validez internacional: "Un laboratorio que es modelo y a su vez acredita a otros laboratorios y red de laboratorios para funcionar".

Argentina adhirió en 1982 al sistema de certificación OSD, teniendo como uno de los objetivos permitir un comercio más fluido con los países que requerían este nivel de calidad de semillas: "Este año hicimos funcionar el laboratorio con todos los protocolos a fin de poder entregar rótulos enmarcados en este sistema internacional para las empresas semilleras que así lo requieran, y tenemos proyectado que esto se realice con mayor agilidad".

Ejes transversales: desafíos presentes y futuros

Serrano destacó que la Ley de semillas 20.247 "es sabia y casi única en el mundo porque regula en el mismo cuerpo legal el comercio y la propiedad intelectual de las variedades vegetales".

"El INASE como ejecutor de la ley y gracias a este enfoque, puede tener una visión integral del derecho de obtentor, podemos conocer cómo se comportan en el mercado los cultivares a los que se otorga la Propiedad Intelectual, cómo se ejerce en el comercio este derecho de obtentor".

El INASE hoy tiene el procedimiento on line Trámites a Distancia (TAD) que facilita todo tipo de trámites y permite optimizar los tiempos: "En menos de 1 año se puede concluir la inscripción de una variedad vegetal. Los registros de  cultivares son más rápidos que los de registros nacionales de propiedades de cultivares". En el caso de ornamentales y frutales pueden demorar más de 1 año.

El titular del Instituto remarcó que "se debe garantizar la variedad genética, esa es la prioridad": "Garantizar la identidad genética de las variedad producidas y comercializadas en el país".

Con el laboratorio de marcadores moleculares, el INASE hace sus primeros pasos en realizar la huella digital de las variedades inscriptas en los registros de cultivares como de propiedad de cultivares. Se utilizan técnicas de PCR entre otras.

En cuanto al proyecto de marcadores moleculares, Serrano señaló: "Venimos trabajando apoyados no sólo en los sistemas tradicionales sino también con desarrollos tecnológicos de marcadores moleculares para la identificación varietal de semillas. Comenzamos con soja y seguiremos con otros cultivos, para lograr reducir colecciones de referencia y ayudar a las técnicas de identificación morfológicas".

"Se está trabajando también en el fortalecimiento de capacidades para el mejoramiento genético en sectores como la Agricultura Familiar campesina e indígena mediante el programa SemillAR", concluyó.

Temas en esta nota

Cargando...