Coronavirus: malestar en países productores de alimentos por los controles de China

“Todos se preguntan '¿Es cierto? ¿Realmente encontraron algo?", destacó un diplomático con sede en Beijing.

Por
Coronavirus: malestar en países productores de alimentos por los controles de China
17deNoviembrede2020a las10:05

Las supuestas detecciones de coronavirus en importaciones de alimentos por parte de China genera frustración en países productores, que piden que el gigante asiático detenga las "agresivas" pruebas que denuncian como restricciones comerciales.

Al menos 20 países se vieron alcanzados por estas notificaciones. En Argentina, China suspendió a uno de los principales frigoríficos exportadores de carne y se sumaron nuevas notificaciones a productores de carne de cerdo.

Respecto a estas nuevas notificaciones, empresarios de la carne señalan que las comunicaciones les llegaron a los exportadores y que las detecciones fueron hechas por organismos menores en distintos municipios. Es decir, no por el par del Senasa chino.

Reuters agrega que en una reunión de la Organización Mundial del Comercio de noviembre, Canadá calificó las pruebas de China de alimentos importados y el rechazo de productos que tenían pruebas de ácido nucleico positivas como "restricciones comerciales injustificadas" y lo instó a detenerlo.

Con el apoyo de Australia, Brasil, México, Reino Unido y Estados Unidos, Canadá argumentó que China no había proporcionado una justificación científica para las medidas, dijo un funcionario cercano al tema que prefirió no ser identificado.

Lejos de disminuir los controltes, China solo ha intensificado su selección de alimentos importados desde entonces. Esta semana, el Global Times, un diario chino (en formato tipo tabloide) respaldado por el gobernante Partido Comunista, sugirió que la presencia del nuevo coronavirus en alimentos importados planteaba la posibilidad de que el virus, que se cree que se originó en la ciudad central china de Wuhan a fines del año pasado, puede haber venido del extranjero.

En este sentido, China comenzó a analizar las importaciones de alimentos refrigerados y congelados para detectar el virus en junio, luego de una serie de infecciones entre los trabajadores de un mercado mayorista de alimentos en la capital.

La Organización Mundial de la Salud dice que ni los alimentos ni los envases son rutas de transmisión conocidas del virus. Pero China, que prácticamente ha erradicado la transmisión local de la enfermedad, dice que existe el riesgo de que el virus vuelva a ingresar al país en los productos alimenticios.

Ver también: 1 en 1.000.000.000.000: el "insignificante" riesgo y la remota chance de que haya coronavirus en un envío de carne argentina

"¿ES VERDAD?"

Las autoridades aduaneras y de salud han estado examinando cada vez más las importaciones, que los socios comerciales se quejan de que no se adhieren a las normas globales.

"Cada vez que una autoridad sanitaria realiza una prueba y encuentra algo, debe compartir los resultados", dijo a Reuters un diplomático con sede en Beijing que se negó a ser identificado porque no estaba autorizado a hablar con los medios.

"No hemos recibido un solo análisis de laboratorio", añadió. “Todos se preguntan '¿Es cierto? ¿Realmente encontraron algo? 'Todos se sorprenden de que no se haya presentado ninguna prueba ".

El lunes, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, también cuestionó los hallazgos de China, luego de que la ciudad de Jinan dijera que había detectado coronavirus en la carne congelada de Nueva Zelanda. Ardern dijo que confiaba en que no se exportaran productos cárnicos de su país con el coronavirus, pero que China no proporcionó ninguna aclaración.

En agosto, funcionarios brasileños viajaron a la ciudad de Shenzhen después de encontrar rastros del coronavirus en alitas de pollo de su país. Pero las autoridades no pudieron proporcionar información sobre si habían encontrado el virus activo o no, dijo el Ministerio de Agricultura de Brasil.

En su respuesta en la OMC, China dijo que sus acciones eran "provisionales con base científica" y diseñadas para "proteger la vida de las personas al máximo", según un funcionario de comercio chino.

Hablando en una conferencia de seguridad alimentaria este mes, Gudrun Gallhoff, ministra consejera de salud y seguridad alimentaria en la delegación de la Unión Europea en China, dijo que los exportadores necesitaban más información sobre los métodos de prueba y los resultados de China.

"Si tienes socios comerciales, debes tratarlos de manera justa y darles la oportunidad de ser cómplices", dijo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo