Impuesto a la riqueza: luego de la media sanción en Diputados, se descuenta su aprobación definitiva en Senadores

El proyecto ahora será girado a la Cámara de Senadores para su aprobación definitiva, donde el oficialismo cuenta con una amplia mayoría.

Por |
Impuesto a la riqueza: luego de la media sanción en Diputados, se descuenta su aprobación definitiva en Senadores
18deNoviembrede2020a las12:02

Con el apoyo del Interbloque Unidad y Equidad Federal y parte del Interbloque Federal, además de dos diputados radicales, el Frente de Todos consiguió los votos necesarios para aprobar el proyecto que grava los bienes productivos por 133 votos afirmativos. Por su parte, la oposición reunió 115 votos en contra. Hubo referencias en defensa del sector agropecuario por crear una doble imposición tributaria y por la confiscatoriedad.

En una sesión maratónica, que comenzó siendo presidida por el Vicepresidente de la Cámara de Diputados, Álvaro González (PRO-CABA) y continuó a cargo de Sergio Massa (FDT-Buenos Aires), luego de su segundo resultado negativo de Covid, el oficialismo logró la media sanción del Aporte Solidario, sin cambios, que ahora será girado a la Cámara de Senadores para su aprobación definitiva, donde el oficialismo cuenta con una amplia mayoría y se descuenta su aprobación definitiva.

Durante el debate, que se extendió por más de 12 horas, y en muestra de apoyo al oficialismo, se hicieron presentes en el recinto diferentes Ministros de gobierno, entre ellos, Martín Guzmán (Ministro de Economía), Matías Kulfas (Ministro de Producción) y Daniel Arroyo (Ministro de Desarrollo Social).

Cómo fue la votación

El oficialismo necesitaba de 129 votos afirmativos -mayoría agravada- para lograr la aprobación de la ley, ya que se trataba de la creación de un impuesto, y así lo logró.

La votación alcanzó 133 votos afirmativos, en su gran mayoría proveniente del Frente de Todos, pero también contó con el apoyo de algunos bloques aliados como Unidad y Equidad Federal (Ex Pro + peronistas) y el grueso del Interbloque Federal (Lavagnismo + Peronismo cordobés + Socialismo). La sorpresa fue que dos radicales de Jujuy, Gabriela Burgos y Jorge Rizzotti, también votaron a favor.

Desde la oposición cosecharon 115 votos en contra, 113 provenientes del Interbloque de Juntos por el Cambio, un voto de Graciela Camaño (del Interbloque Federal que votó dividido) y un voto de Alma Sapag (MPN). Por su parte, la izquierda se abstuvo.

Ver también: "Grandes fortunas": ejemplos de productores que tendrían que afrontar el "aporte solidario" que promueve el kirchnerismo

El debate

El diputado Carlos Heller (FDT-CABA), autor de la iniciativa y miembro informante, señaló que se trata de un aporte “por única vez”, que pretende alcanzar a aquellas personas con grandes fortunas.  Enseguida arremetió contra quienes aseguraban que algunas personas tendrían que vender sus bienes para hacerle frente al aporte y precisó que, según la AFIP, serán alcanzadas menos de diez mil personas. “¿Cómo me pueden decir que las pymes están alcanzadas? Es una falacia decir que esto va a afectar a las pymes y a la producción”, apuntó.

A propósito, dijo que el 42% de los bienes declarados son dolarizados y que el 92% está declarado en el exterior. Sobre los activos rurales, dijo que representan en promedio el 2,4% de sus bienes declarados. “Sus activos monetarios y financieros son en promedio 25 veces lo que tendrían que pagar de aporte si se sanciona esta ley. Tienen liquidez”, aseguró el autor del proyecto.

Desde la oposición, Luciano Laspina (PRO-Santa Fe) dijo que “opera como una doble imposición” y que “es confiscatorio” y agregó que se gravan los depósitos, los campos, los bienes rurales y los activos empresarios. “Es un impuesto a la inversión en la Argentina, independientemente de a quién alcance”, concluyó.

En la misma línea, el diputado Javier Campos (CC ARI-Buenos Aires) se refirió al aporte como una “salvajada tributaria”, que se transforma en un impuesto a la producción.

El ex Ministro de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani (FCYS) dijo que “la baja impositiva de los sectores concentrados no siempre tiene los resultados que pretenden” y propuso una reforma tributaria y un gasto publico eficientes.

Desde el Movimiento Popular Neuquino, Alma Sapag, adelantó su voto en contra y cuestionó la falta de reglas básicas para generar inversiones. Además lamentó que se estuviese solicitando un aporte solidario a un sector que hizo un esfuerzo enorme por mantener los puestos de trabajo y las empresas en marcha. “Este proyecto debería incluir un aporte de los funcionarios, es ético, moral y justo”, sintetizó.

El ex Ministro de Agricultura de la Nación, Ricardo Buryaile (UCR-Formosa), detalló que el proyecto “asimila un piso en Puerto Madero con un campo, una Ferrari con un tractor, un yate con una cosechadora y se gravan bienes de capital”, además de que grava bonos y depósitos,  viviendas, sementeras y cosechadoras.

La diputada Graciela Camaño (Interbloque Federal-Buenos Aires), quien se diferenció de sus pares y voto en contra, argumentó que el proyecto “presenta algunos inconvenientes tanto jurídicos como técnicos y siembran dudas sobre su legalidad en el sentido de su constitucionalidad”.

Por su parte, Atilio Benedetti (UCR-Entre Ríos) objetó que el nuevo impuesto alcanza al capital de trabajo, que no distingue entre una inversión financiera con inversiones en empresas y que se verán afectados más de nueve mil personas. Además señaló que se trata de un impuesto confiscatorio porque, en muchos casos, empresas van a tener que vender activos para hacer frente a esto. “Este impuesto es pan para hoy y hambre para mañana. Esto significa desaliento, menos inversiones y menos confianza para trabajar y producir”.

En la misma línea, Pablo Torello (PRO-Buenos Aires) dijo que el nuevo impuesto significa menos producción y menos empleo; también apunto contra la doble imposición. A modo de ejemplo, el diputado tomó el caso de un contratista rural, con tres cosechadoras que queda alcanzado por el impuesto, y debe vender capital para pagarlo. “Este gobierno parece tener un ensañamiento con el sector productivo y empresario”, fustigó.

Para el cierre, Mario Negri (UCR-Córdoba), jefe de la bancada opositora dijo que «no estamos persiguiendo fortunas ociosas multimillonarias, esas están afuera en los paraísos fiscales y a esas deberíamos ir a buscar juntos a los acuerdos que tenemos con los países de Europa, con Estados Unidos».

Por último, Máximo Kirchner (FDT-Buenos Aires) concluyó: “Los argentinos y argentinas necesitamos encontrar un punto de equilibrio y acuerdo. Necesitamos del sector privado y del sector público invirtiendo juntos. Se trata de encontrar entre todos y todas una salida en común”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo