Amenazas y oportunidades para el agro: cómo impacta en Argentina el mayor acuerdo de libre comercio del mundo

El bloque que acordó el RCEP abarca a 2.300 millones de consumidores y un producto interno bruto (PIB) total de alrededor de US$ 38.813 mil millones (30% del PIB mundial).

Por
Amenazas y oportunidades para el agro: cómo impacta en Argentina el mayor acuerdo de libre comercio del mundo
18deNoviembrede2020a las15:48

El pasado 15 de noviembre se llevó a cabo, de manera virtual, la firma del Acuerdo para la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, en sus siglas en inglés).

Este acuerdo está ntegrado por China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda y los diez países miembros de la ASEAN (la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, integrada por Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunéi).

Desde la Fundación INAI destacan que este bloque abarca a 2.300 millones de consumidores y un producto interno bruto (PIB) total de alrededor de US$ 38.813 mil millones (30% del PIB mundial). Además, se proyecta que este acuerdo agregará US$ 186 mil millones a la economía mundial.

El objetivo del RCEP radica principalmente en reducir las barreras arancelarias, sin poner demasiado foco en temas como los derechos laborales o cuestiones medioambientales, que sí representan el eje central de negociaciones de acuerdos para la UE, por ejemplo. Así se ha previsto eliminar aranceles sobre más del 90% de los bienes intercambiados entre los miembros.

Se ha señalado que elimina impuestos en un 61% de las importaciones de productos agrícolas y pesqueros de la ASEAN, Australia y Nueva Zelanda, junto a un 56% de China y un 49% de Corea del Sur. También incluye cuestiones sobre la propiedad intelectual y capítulos sobre inversiones y comercio de bienes y servicios, al  tiempo que establece mecanismos para la resolución de disputas entre los países.

Adicionalmente, el RCEP incorpora capítulos en una serie de áreas que son nuevas para algunos países; entre ellas: Comercio Electrónico, Pequeñas y Medianas Empresas, Competencia, Contratación Pública y Cooperación Económica y Técnica.

Cabe señalar que el texto final del mismo se debe presentar ante los parlamentos de los estados partes para su aprobación. 

Argentina no posee acuerdos comerciales con ninguno de los países miembros del RCEP, lo que puede ser una desventaja ya que ciertos competidores dentro de ese bloque regional son grandes abastecedores de productos agroindustriales -Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, Malasia-.

Y, por otro lado, se encuentran importadores de este tipo de productos, como lo son China, Japón, Corea del Sur y Vietnam.

Implicancias para el agro argentino

Teniendo presente esto, la Fundación INAI elaboró un breve informe analizando su potencial implicancia para el comercio agroindustrial y el relacionamiento de Argentina con la región.

En términos de comercio bilateral, los países del RCEP representan un 20% de las exportaciones totales de Argentina, por un valor de aprox.  11.557 millones de dólares en promedio 2016-18.

Considerando sólo las exportaciones agroindustriales, ese porcentaje resulta aún mayor, representando más de un cuarto (27%) de las ventas argentinas, por un valor de 9.038 millones de dólares.

Incluso, en 2019 ese porcentaje ascendió a 36%, explicado principalmente por China que en tal año representó el 45% de las ventas agrícolas a países RCEP.

El sector agroindustrial representa el 78% del total de exportaciones a RCEP. En particular, se destacan 6 destinos principales que representan el 90% de las exportaciones agrícolas a esa región:

  • China (36%)
  • Vietnam (25%)
  • Indonesia (13%)
  • Malasia (10%)
  • Corea del Sur (4%)
  • Australia (4%)

Entre los principales productos enviados a esos destinos se encuentran: porotos de soja, carne bovina congelada, crustáceos, carne y despojos comestibles de aves de corral, harina y pellets de soja, trigo, maíz, cueros, aceite de soja, azúcar de caña o remolacha, frutas en conserva, aceite de girasol, entre otros.

Entre los países proveedores intra-regionales de RCEP que podrían resultar competidores de Argentina en las exportaciones principales a esos destinos, cabe mencionar:

  • China (para frutos secos, frutas en conserva, miel, cueros, aceite desoja), Indonesia (cueros, glicerol), Malasia (maíz, harina y pellets de soja, aceite de soja y girasol),
  • Nueva Zelanda (frutos secos, miel, quesos, vinos, pescados), Australia (carne bovina, trigo, maíz, crustáceos, vinos, quesos, cebada, etc.)
  • Tailandia (cueros, frutas en conserva, carne aviar, azúcar, miel, hortalizas). 

Desde la Fundación INAI remarcan que la Argentina no posee acuerdos comerciales con ninguno de los países miembros del RCEP, lo que puede ser una desventaja ya que ciertos competidores dentro de ese bloque regional son grandes abastecedores de productos agroindustriales -Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, Malasia-.

Y, por otro lado, se encuentran importadores de este tipo de productos, como lo son China, Japón, Corea del Sur y Vietnam.

"Se ha señalado que acuerdo tiene un alcance limitado, pero si posee un peso simbólico considerable", añaden.

En INAI explican que se lo puede considerar como un paso de China para reafirmar su poder en la región, mientras que Estados Unidos se ha apartado de este tipo de negociaciones -al menos durante la gestión de Trump-.

En un contexto de debilitación del sistema multilateral, los países han seguido negociando acuerdos bilaterales o regionales. A medida que otros países firman nuevos acuerdos, aquellos que no lo hagan pueden perder terreno gradualmente.

En este sentido, de cara al RCEP, Argentina debería centrarse en avanzar en las negociaciones ya en curso a través del Mercosur, como son los casos de la India (profundización del Acuerdo de Preferencias Fijas) y Corea del Sur (TLC), y promover una mayor vinculación con los socios comerciales con los que aún no posee acuerdos, como es el caso de China o Vietnam, entre otros.

"Por solo citar un ejemplo, respecto de China, aún no se ha respondido, ni como Argentina ni como Mercosur a las diversas propuestas concretas de China para afianzar el vínculo, como han sido las establecidas en el Libro Blanco de 2008 (reiteradas en el Libro Blanco de 2016) o la propuesta de un estudio de factibilidad de un acuerdo comercial (2012)", destacan desde INAI.

"Dado que la mayoría de los países que integran el RCEP son países en desarrollo, existe la posibilidad de alcanzar, en una primera instancia, un tratado comercial con acento en el sector agroindustrial, que contemple las sensibilidades argentinas", concluyen.

Acceda al informe completo.

Temas en esta nota

Cargando...