CSI versión rural: la genética forense como herramienta para luchar contra el abigeato

Un equipo de investigadores de La Plata ya intervino en más de 500 causas judiciales. Cómo funciona y cuánto cuestan las pericias que, aseguran, “tienen un gran efecto disuasorio”

Por |
CSI versión rural: la genética forense como herramienta para luchar contra el abigeato
19deNoviembrede2020a las20:18

Aunque está mayormente asociado a cuestiones ligadas a la vida humana, el ADN también puede aplicarse a combatir el abigeato, un delito que no sabe de pandemias o cuarentenas. Desde 1989, un instituto científico con sede en La Plata desarrolla investigaciones que ayudaron a esclarecer más de 500 casos en los últimos años, gracias a la aplicación de técnicas de genética forense.

La tarea es realizada desde el Instituto de Genética Veterinaria Ingeniero Fernando Noel Dulot (IgeVet) y tiene como referente a Guillermo Giovambattista, quien este jueves participó de una charla organizada por el gobierno de Santa Fe y la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (CARSFE), en el marco de una Mesa de Trabajo que llevan adelante desde 2018.

"Más allá de los casos que se resuelven, es interesante el efecto disuasorio que tiene, porque no resulta inocuo que se difunda que existe una forma de poder identificar el ganado sobre el que se efectúa el delito", indicó Giovambattista, que realizó una detallada explicación sobre el proceso que ejecuta junto a su equipo, principalmente en la provincia de Buenos Aires.

Por ahora Santa Fe no tiene un uso exhaustivo de técnicas de genética forense para la resolución de casos de abigeato, pero las autoridades tomaron esta charla como un primer mojón con la intención de poder replicar la experiencia bonaerense, que tiene lugar fundamentalmente en los partidos con fuerte tradición rural.

Ver también: El drama del abigeato para una pequeña productora: "Me faenaron el equivalente a un camión jaula"

Paso a paso

El especialista aseveró que la genética forense es un auxiliar de la Justicia y solo actúa a pedido de ella. Por ello -remarcó- resulta fundamental que el productor realice la denuncia lo antes posible, de manera que los fiscales puedan ordenar una rápida toma de muestras.

"El ADN se encuentra en todas las células, por lo que uno puede utilizar prácticamente cualquier tipo de muestras, desde la carne del animal que ha sido faenado in situ, hasta pelos, cuero, sangre o tejidos", dijo, aunque luego aclaró que "no todas las muestras rinden lo mismo", destacando los huesos o dientes, menos expuestos al ambiente.

El especialista subrayó la importancia de la conservación adecuada de las muestras, por lo que destacó la necesidad de capacitar al mayor número de personas posibles, tanto funcionarios judiciales, como productores ganaderos o fuerzas de seguridad. A modo de ejemplo, explicó que tejidos o sangre (con anticoagulante) se conservan a -20 grados, mientras que un hisopdo bucal o pelos con bulbo lo hacen a temperatura ambiente.

Tomar la evidencia es solo una parte del trabajo. La otra pasa por encontrar rastros de un posible sospechoso: "Siempre suele haber una sospecha. Por eso, de nuevo, es importante que se haga la denuncia, para que se inicie una investigación y se llegue lo antes posible a recoger posibles muestras, que pueden estar en la ropa, en un vehículo o en elementos cortantes", indicó Giovambattista.

El proceso, una vez con ambos ADN identificados, puede llevar cerca de un mes y tiene un costo de entre 40 y 50 dólares por muestra. En general forma parte de los gastos del expediente policial, pero hubo casos que el propio productor rural los abonó de su bolsillo “para no esperar los tiempos de la Justicia”.

Ver también: Las alternativas que ofrece la tecnología para enfrentar el delito rural

Compromiso político

Previo a las palabras del referente del IgeVet, el secretario de Agroalimentos de Santa Fe Jorge Torelli reconoció que el delito rural en la provincia viene creciendo "muy fuertemente", por lo que se comprometió a que durante su gestión se realice "un antes y un después" en la materia.

Acto seguido tomó la palabra Priscila Villalobos, representante del Ministerio de Seguridad en la mesa de trabajo con Carsfe, que estuvo representada por su presidente Carlos Castagnani. "Vemos como positivo que a pesar de haber un cambio de gobierno en el medio, el tema de la seguridad rural se mantuvo como política de Estado", destacó el dirigente.

Temas en esta nota

Seguí leyendo