Encuentran en Misiones 40 ejemplares del peligroso caracol gigante africano: cómo identificarlos

Hace aproximadamente 15 días, se encontraron ejemplares del molusco a 3 km de distancia de este nuevo foco.

Por
Encuentran en Misiones 40 ejemplares del peligroso caracol gigante africano: cómo identificarlos
13deEnerode2021a las11:16

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), erradicó más de 40 ejemplares de caracol gigante africano (Lissachatina fúlica) en el barrio El Colono de la ciudad misionera de Eldorado.

El pasado 8 de enero, personal del Centro Regional Corrientes-Misiones del Senasa, capacitó a agentes de la Secretaría de Ambiente del municipio de Eldorado sobre las características del molusco para poder identificarlo.

Luego, agentes del Senasa, 13 agentes y promotores ambientales de la Municipalidad, y la secretaria de Ambiente, Mirta Caballero, efectuaron un monitoreo en la zona, ubicada en el Km 6, en la que se había denunciado la presencia del caracol gigante africano, constatando que se trataba de la especie.

Una vez confirmada la presencia de esta plaga, se realizó la búsqueda y captura de más caracoles, superando los 40 para luego proceder a su erradicación.

Hace aproximadamente 15 días, se encontraron ejemplares del molusco a 3 km de distancia de este nuevo foco.

¿Cómo lo reconocemos?

Es un caracol con un caparazón o conchilla grande, de hasta 20 cm de largo y 10 cm de ancho.

Color: castaño o marrón en general y bandas longitudinales “a lo largo del caparazón” castaños claras y oscuras irregulares.

Forma: Cónica, con un truncamiento o corte en la base de la columna. El borde de la apertura del caparazón es “filoso”, es decir que si lo sentimos con los dedos es factible poder diferenciar este borde cortante.

¿Cómo proceder ante la presencia de la plaga?

Entre los métodos de control más adecuados y que el Senasa recomienda es la recolección manual con guantes, colocarlos en un recipiente como por ejemplo un tacho de pintura, una lata de pintura o un frasco, volcarles sal y taparlos. Luego de 2 días, enterrarlos, sin el recipiente.

Recomendaciones

  • No tocar caracoles.
  • Evitar el contacto con la baba del caracol (Lissachatina fulica), especialmente con ojos, nariz y boca.
  • Lavar con agua potable las verduras.
  • Si tocó el caracol, lavarse inmediatamente las manos. También hacerlo luego de tocar las superficies que puedan haber estado en contacto con la baba de caracol.
  • No comer caracoles.
  • No utilizarlos como carnada, mascota o adorno.
  • No utilizar venenos contra el caracol, ya que pueden afectar a niños, mascotas o fauna nativa.
  • Elimine del jardín restos de madera, materiales de construcción, tejas o cualquier elemento que pueda ser utilizado como refugio por el caracol.
  • En caso de ser necesario, tomar los caracoles con guantes impermeables, colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos. Los guantes también deben ser enterrados o quemados.
  • No permitir que los niños participen de la captura de los caracoles.

El SENASA destaca que es muy importante no trasladar caracoles hacia otras zonas. Tener precaución al trasladar plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

Temas en esta nota

Seguí leyendo