Rindes simulados: qué dicen las proyecciones para la soja y el maíz en distintas zonas del país

La campaña se presenta con un gran riesgo por la evolución y el impacto del clima, registrando una gran variabilidad en los rindes relativos respecto de la media histórica.

Por
22deEnerode2021a las07:37

El Informe Microeconómico de CREA repasa el contexto climático para la campaña 2020/21 y las proyecciones de rendimiento para el maíz y la soja para distintos escenarios de tipo de suelo y manejo agronómico, en base a la herramienta ProRindes.

Los resultados obtenidos a mediados de ene-21, indican que la campaña se presenta con un gran riesgo por la evolución y el impacto del clima, registrando una gran variabilidad en los rindes relativos respecto de la media histórica simulada en importantes zonas productoras del país: "Dicha heterogeneidad se asocia a la disponibilidad de agua al momento de la siembra, como así también durante la etapa del crecimiento de los cultivos".

Al mismo tiempo, destacan que hoy el nivel de precios del mercado brinda una oportunidad para compensar parte de las mencionadas pérdidas por clima, no obstante, habrá que continuar monitoreando la situación climática de la campaña para dimensionar sus implicancias en los resultados productivos, financieros y económicos

Proyección de rindes

Considerando que en el transcurso de la campaña gruesa 2020/21 las reservas de agua en el suelo arrancaron debajo de lo óptimo, las precipitaciones fueron insuficientes para recargar perfiles y las probabilidades que continúe la situación de déficit es elevada, resulta clave conocer cuál podría ser el impacto de dicha situación en los rindes de los cultivos.

Para conocer estos resultados, el Movimiento CREA junto al Servicio Meteorológico Nacional de Argentina (SMN), la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), y la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami, EE.UU. (RSMAS, por sus siglas en inglés) desarrollaron la herramienta ProRindes (Pronóstico de Rindes Simulados).

El sitio se actualiza semanalmente recopilando los datos sobre los suelos más representativos, los manejos agronómicos típicos, y las condiciones climáticas de cada zona, y mediante modelos computacionales emite un pronóstico de rinde.

Al 17 de ene-21, considerando todas las situaciones iniciales de agua en los perfiles (baja-media-ata), la mediana de los rendimiento relativos de maíz a la media histórica simulada se presentarían heterogéneos.

En el caso del maíz temprano, el 21% de las localidades de referencia presentarían rindes con valores similares a la media histórica simulada, es decir, se ubican en torno a 1,0. Las localidades de Pilar (COR) y Nueve de Julio (OES) son las más afectadas con pérdidas de -35 a -50%, seguidas de Junín (NBA) y Gualeguaychú (LIS), con reducciones entre -20% a -30%.

Contrariamente, las localidades más favorecidas son Coronel Suárez (SUO) y Benito Juárez (MYS) con rindes estimados en torno a 30-45% por encima de la media histórica. Para el caso del maíz tardío, la situación es más favorable, ya que ninguna localidad registraría variaciones negativas de rendimiento en comparación con la media histórica simulada. En casi el 60% de las localidades, el rinde esperado sería similar a lo normal, y en las restantes, habría una mejora de hasta 20%.

En el caso de la oleaginosa, ya sea en fecha temprana (Soja 1ra) como tardía (Soja 2da), el conjunto de rendimientos relativos respecto a la media histórica simulada es variado. Sin embargo, en el cultivo de segunda, las variabilidades de los rindes relativos se mantienen en un rango más acotado que en los cultivos de primera.

Particularmente, para la soja de 1ra, sólo en dos localidades (Tandil - MYS- y Nueve de Julio -OES-) presentarían una variabilidad cercana a 1.

Por su parte, las localidades de Junín (NBA), Río Cuarto (CEN), y Gualeguaychú (LIS), registrarían pérdidas superiores a -30% y que alcanzan hasta -40%, seguidas de Pehuajó (OES) y Marcos Juárez (SSF) con variaciones en torno a -30%.

Asimismo, se registrarían localidades con rendimientos relativos por encima de la media histórica, siendo Coronel Suárez (SUO) la mejor ubicada con ganancias casi del 50%, luego se posiciona Laboulaye (CEN), Paraná (LIS), y Reconquista (NSF), con mejoras en torno a 35- 40%. Para el caso de la soja de 2da, las variabilidades respecto de la media histórica son menores, con pérdidas de -10 a -25% (Gualeguaychú -LIS-, Junín -NBA-, y Marcos Juárez -SSF-), y ganancias entre 10% a 35%.

Contexto climático

El inicio de la campaña gruesa 2020/21 se desarrolló en un contexto de insuficiente humedad para los cultivos. Durante el trimestres ago–oct, las precipitaciones en la mayor parte del país fueron entre -40% a -60% respecto de lo normal, mientras que, en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, la situación fue levemente mejor, con anomalías de precipitación entre 0 a -20% (en algunas localidades puntuales hasta +40%).

La falta de agua en los perfiles al momento de la siembra del maíz temprano implicó retrasos en las labores y algunos cambios en los planes de siembra al asignar una mayor proporción de superficie a maíz tardío.

En el Movimiento CREA, de la planificación inicial en jul20 al relevamiento de nov-20, la proporción con maíz temprano pasó de 12,5% a 11,0%. Si bien las lluvias ocurridas en nov y dic recargaron los perfiles y acompañaron a los cultivos, la situación actual continúa siendo de déficit, no sólo en Argentina sino también en Brasil, presentando así los principales oferentes de contra estación del hemisferio sur una situación preocupante.

CREA cita la información del Centro Regional del Clima del Sur de América del Sur (CRC-SAS), en el último mes (al 15 de ene-21), en el centro-norte de Argentina y en Brasil se registraron déficits de lluvias entre -10 a -50 mm en comparación al histórico. Las regiones en mejores condiciones son el sur y este de la provincia de Buenos Aires con anomalías en el orden de -10 a +50 mm.

Además, persisten elevadas (89%) las probabilidades de ocurrencia de la fase La Niña del fenómeno ENSO en el trimestre ene-feb-mar 2021, con la consecuente menor probabilidad de ocurrencia de precipitaciones en dicho período. Si bien la condición de los cultivos al 14 de ene-215 es mayoritariamente normal (entre 62% a 66% de la superficie total), en muchas zonas productoras su situación es sumamente sensible a la evolución climática de las próximas semanas dadas las insuficientes reservas hídricas que presenta el ciclo.

Además, se denota un fuerte contraste entre los cultivos sembrados de forma temprana y en forma tardía. Donde el maíz temprano (Maíz TE) posee cerca del 30% de su superficie en condiciones regulares a malas, seguido de la soja de primera (Soja 1ra) con casi 25% de su área en dicha condición. En tanto el maíz tardío (Maíz TA) y la soja de segunda (Soja 2da) poseen entre 6% y 9% de su superficie en condiciones regulares a malas.

Respecto al año pasado, en todas las fechas y cultivos, el estado de los mismos se presenta más perjudicado en el ciclo actual que en el 2019/20.

Temas en esta nota

Seguí leyendo