Sorpresa en el sector lácteo por una amenaza de paro

El gremio de trabajadores lácteos adelantó, sorpresivamente, que definirá medidas de acción sindical

Por |
Sorpresa en el sector lácteo por una amenaza de paro
29deAbrilde2021a las18:31

Pasado el mediodía de este jueves se hizo público un comunicado de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra), donde se advierte por la posibilidad de organizar una “medida de acción sindical”, en los próximos días, para reclamar por un plan de reestructuración de SanCor que dicen no haberse cumplido. 

El texto firmado por el Consejo Directivo Nacional de Atilra se descuelga con el planteo: "El plan de saneamiento de deudas y recuperación productiva pergeñado por la conducción de SanCor CUL en el año 2018 no cumplió sus objetivos”.

“Pese al formidable apoyo de sus trabajadores y el acompañamiento de la asociación sindical y su obra social OSPIL, las autoridades de Sancor no lograron superar la crisis y encausar la empresa”, agregan desde el gremio de trabajadores lácteos.

En medio de una crisis económica generalizada, que se vio ampliamente agravada por la pandemia, es que la Cooperativa trabaja para mejorar las condiciones de sus socios, pero también de los trabajadores que permanecen en la firma. Aunque cabe señalar que no se pudo avanzar con el financiamiento para volver a expandirse tal como estaba planificado, este hecho es de total dominio en el Sindicato. 

El texto agrega, “la magnitud de dicha fuente de trabajo excede el marco estrictamente laboral, afectando un amplio espectro social que involucra la actividad de una vasta región de su zona de influencia. Por ello, la persistente incertidumbre pone en riesgo el ya frágil equilibrio económico y la subsistencia misma de las miles de familias que se encuentran afectadas”. 

Con un ritmo de pago de salarios que fuera aceptado por el gremio, e incluso mejorado en sus plazos, este mensaje por completo encriptado no sólo habla de la empresa en sí, sino que se extiende hacia, supuestamente, el gobierno de la provincia de Santa Fe, donde la cooperativa tiene su sede central: “Resulta nefasto que un sector político provincial identificado, la considere una fuente de trabajo inviable, exhibiendo una vergonzosa claudicación ética, moral y política, y una ausencia total de compromiso ciudadano. No les interesa el cooperativismo, ni el destino del pueblo a quien deben servir”, agrega el comunicado.

La acusación resulta incomprensible desde la ciudad de Santa Fe, ya que no ha mediado ninguna conversación o manifestación sobre SanCor en las últimas semanas. Puede que este sector al que identifican con una intención en contra de la láctea entienda a que se refiere el gremio, pero por un trascendido supuesto es difícil de comprender que se empuje a un conflicto que afecte a toda la industria lechera nacional. 

“Fracasado el auto denominado plan de recuperación SanCor el tiempo de las explicaciones que no dieron y las excusas que no sirven, expiró”. “En todo este largo periodo, las y los trabajadores y su entidad sindical han soportado estoicamente el peso de la crisis dando un ejemplo social de paciencia, tolerancia y acompañamiento dignos de destacar, actitud que también se encuentra agotada ante la falta de respuestas”, añaden.

El texto finaliza de la siguiente manera y con la amenaza de paralización: “En los próximos días, la conducción nacional del gremio definirá medidas de acción sindical que, por la magnitud del problema, tiendan a abarcar toda la industria láctea, para que los responsables, preservando la fuente de trabajo, resuelvan la cuestión de fondo brindando soluciones definitivas”. 

Reacción del sector lácteo

El comunicado vino a romper horas posteriores de tranquilidad en la industria lechera, luego de haberse cerrado la paritaria para 2021 de forma inusual y sin reclamos activos que llegaran a detener la producción de alimentos. 

Una suba del 30 por ciento, un bono de 12.500 pesos para los trabajadores y otro de 15 mil para el Sindicato fueron los que consiguieron firmar días atrás ante el Ministerio de Trabajo este acuerdo, que conformó a todas las partes. 

Sin haber habido reunión, encuentro, comentario o algo similar entre Atilra y SanCor, pero tampoco ante el Gobierno de Santa Fe, en muchísimas semanas, el conflicto no encuentra origen. 

Las voces que vienen desde la capital provincial están desorientadas y tampoco son atendidas por el propio gremio. 

Sucede lo mismo en las versiones que llegan desde Sunchales. Después de años de apoyo del gremio en pos de la recuperación de la Cooperativa, habiendo incluso propuesto alternativas propias para avanzar en la búsqueda de financiamiento para la recuperación planteada. 

SanCor informó y ejecutó cada una de las etapas del plan de reestructuración, que incluyeron ventas de plantas, de negocios, e incluso el achicamiento de personal aprobado por Atilra, buscando una mejor relación entre producción y costos. 

De lo que fuera un acompañamiento explícito a este planteo de reclamo nacional no existe un hilo conductor. 

Algunas versiones indican que podría ser de 24 horas un paro para la próxima semana, pero nada tiene certeza o versión comprobable. 

Existe en la interna gremial un conflicto que a medida que pasan los años se transforma más, pero también puede haber en esta reacción un mensaje político hacia afuera, no sólo para el Gobierno santafesino, sino también para el Nacional. 

Mientras las vacas siguen produciendo, la materia prima sigue llegando a las empresas, tanto trabajadores, como industriales están desconcertados y esperan que la cúpula gremial detalle el problema planteado y defina las acciones que anticipan. 

Temas en esta nota