El trigo argentino logró una huella de carbono por debajo de los valores internacionales

Un estudio arrojó que la emisión de gases de efecto invernadero generados en la cadena está por debajo de los parámetros

Por
El trigo argentino logró una huella de carbono por debajo de los valores internacionales
06deMayode2021a las08:27

La huella de carbono es un punto que tomó relevancia en la agricultura y ganadería. Teniendo en cuenta este valor, un informe arrojó que la cadena argentina de trigo está por debajo de valores internacionales.

El informe fue realizado por el INTA, el INTI y ArgenTrigo. Del estudio realizado se destacó que la huella de carbono de la producción de trigo resultó en 146,5 kg CO2 eq/t de trigo en la tranquera del campo. De esta manera, los niveles de emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero se encuentran por debajo de los valores internacionales.

Ver también: Trigo: expectativa de siembra hay para la campaña 2021/22

El trabajo publicado señaló que existe una preocupación generalizada por el cuidado del ambiente, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el calentamiento global. Según el tercer informe bienal de actualización presentado por el Ministerio de Ambiente a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el agro contribuye con el 37 por ciento del total de las emisiones de GEI.

El ingeniero Rodolfo Bongiovanni, coordinador de la plataforma Análisis del Ciclo de Vida de Huellas Ambientales del INTA señala que, de ese valor, el 21, 6 por ciento responde a actividades de ganadería, el 6,2 por ciento corresponde a agricultura y el 9,4 por ciento se genera por actividades de cambio de uso de suelo, conocido habitualmente como desmonte. 

“Para el estudio contabilizamos las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en toda la cadena de valor del trigo, desde la producción y uso de los insumos y energía de las etapas agrícola e industrial, hasta el traslado a puerto del grano de trigo o al cliente mayorista en el caso de la harina pan y la pasta seca”, afirmó la ingeniera Leticia Tuninetti, integrante del Departamento de Química Analítica y Residuos Urbanos de INTI con sede en Córdoba.

El informe se basó en diversas aristas al concluir que la huella de carbono de la producción agrícola de trigo resultó en 146,5 kg CO2 eq/t en la tranquera del campo. Desde el INTA y el INTI señalaron que, si se suman las emisiones de GEI del transporte carretero para llegar al puerto de exportación, el valor de huella de carbono de una tonelada de trigo puesta en dicha locación asciende a un total de 184,4 kg CO2 eq/t de trigo. Cabe destacar que se debe tener en cuenta las distancias de recibo de los distintos puertos de Argentina desde donde se exporta el cereal. 

Mercado local

En caso de que el trigo tenga como destino el mercado interno, la industria para producir alimentos agregan diferentes insumos y se usa energía de distintas fuentes. Esto genera que la huella de carbono para la harina pan alcanza un valor de 343 g CO2 eq/kg de harina, puesta en el cliente del molino harinero.  

“En el caso de la pasta seca de sémola, para producir fideos largos tipo tallarín o spaghetti la huella de carbono alcanza un valor de 541 g CO2 eq/kg de pasta, también puesta en el cliente del molino”, destacaron desde el informe.

Huella de carbono

El trabajo señaló que la fertilización nitrogenada es el punto más importante sobre el cual se debe actuar para disminuir la huella de carbono en el campo. “Una de las maneras de lograr este objetivo, es la introducción de leguminosas en la rotación de cultivos”, mencionan los analistas.

Por otra parte, influye el consumo de gasoil en los procesos de producción agrícola. “Para ello, es clave la elección del sistema de laboreo, así como del tractor adecuado y su mantenimiento. Una alternativa productiva potencial serían los cultivos perennes de trigo, ya que no sería necesario sembrar cada año, como así también los motores de bajo consumo y bajas emisiones”, aclara el informe presentado.

“Los resultados muestran que los niveles de emisión de dióxido de carbono en la cadena de trigo argentino se encuentran por debajo de los valores internacionales; el dato es muy útil ya que permitiría explorar el mercado internacional para ofrecer productos elaborados con bajo impacto ambiental”, señalaron el INTI y el INTA.

Temas en esta nota