Pochoclo: de las cuevas y tumbas pre coloniales hasta el cine

Como sabemos, este alimento no es otra cosa que lisa y llanamente maíz. Mejor dicho, una variedad de maíz diferenciado: el pisingallo, calificado por sus productores como una “especialidad”

Por |
13deJuliode2021a las10:13

Que grandes crisis hayan dado lugar a soluciones desesperadas pero únicas y hasta extraordinarias ha sido, básicamente, el motor de desarrollo de la sociedad humana. Como siempre cuando conversamos, las personas solemos subestimar nuestras capacidades. Pero, los hechos cuentan otra historia ampliamente diferente. El “pochoclo”, con sus mil y un nombres, da cuenta de ello.

Los efectos de la Gran Depresión de 1929 en Estados Unidos alcanzaron no solo a la mayor parte de la población de ese país, también se resintieron en el resto del mundo. En un contexto tan complicado, el “pochoclo”, cuyo precio era bastante barato y cuyo proceso era muy sencillo, ganó un gran auge y se volvió una alternativa muy popular. En ese entonces, una bolsa de “popcorn” llegaba a costar de cinco a diez centavos por lo que se volvió una golosina accesible a las grandes masas.

Como sabemos, este alimento no es otra cosa que lisa y llanamente maíz. Mejor dicho, una variedad de maíz diferenciado: el pisingallo, calificado por sus productores como una “especialidad”. Se trata, además, no obstante su aparente simpleza, de un producto que destaca por sus bondades y porque se elabora en forma casera, incluso es posible prepararlo en el microondas en pocos minutos. Entre las mismas podemos mencionar que es un alimento rico en fibra y de bajas calorías, que, asimismo, contribuye a controlar la obesidad y es recomendado, incluso, para mejorar el control de la glucemia en personas con diabetes. También, reduce el colesterol y previene el cáncer de colon. Por otra parte, su elevada cantidad de vitamina E lo hace un alimento muy beneficioso para el sistema circulatorio, ayuda en la prevención de la enfermedad de Parkinson y, como si fuera poco, es bueno para la vista por poseer propiedades antioxidantes. No importa cual dieta, estilo o ideología de vida uno elija, el maíz pisingallo es para todos, pues es una de las pocas comidas que consiste cien por ciento de granos no procesados. Además, una porción recomendada de “pochoclo” proporciona más del 70% del consumo diario de granos integrales. Y, en tanto no contiene gluten, es apto para celíacos.

Leé la nota completa en este enlace.

Suscribite y recibí mensualmente Horizonte A en tu casilla de correo. 

Temas en esta nota

Cargando...