La advertencia sobre el costo oculto de la agricultura: "Podría ser más caro producir en el futuro"

Un estudio comparativo de suelos alerta sobre un importante descenso en la recuperación de nutrientes

Por
La advertencia sobre el costo oculto de la agricultura: "Podría ser más caro producir en el futuro"
14deJuliode2021a las12:28

“En estos momentos estamos haciendo una extracción sin reposición con muchos nutrientes, No está mal cuando los contenidos de los mismos son elevados, porque es un servicio que nos da el suelo, pero esta situación no puede sostenerse indefinidamente. Este costo oculto de la agricultura, en algún momento lo vamos a tener que pagar. Podría ser más caro producir en el futuro, particularmente en algunas zonas del país”, manifestó Hernán Sainz Rosas de INTA Balcarce.

Una menor reposición de nutrientes, además de tener un impacto negativo en el funcionamiento del sistema suelo, también genera pérdidas en los rindes. El grupo de Ecofisiología de Cultivos del área de Investigación en Agronomía del INTA Balcarce, ha estimado que existe una brecha entre el rendimiento alcanzable en secano y el realmente obtenido, que varía del 16% al 30% según la especie sembrada. 

Ver también: ¿Fertilizamos como deberíamos? Repasan el estado actual de nutrientes en el suelo argentino

Un 50% de esta diferencia se explicaría por una inadecuada nutrición de los cultivos. Sainz Rozas dijo que este factor, también significa una menor entrada de carbono al suelo, lo que puede acelerar el empeoramiento de sus propiedades físicas en planteos bajo agricultura continua. De modo que, la inadecuada nutrición no solo tiene efectos en el corto plazo al bajar los rindes, sino también a mediano y largo plazo por su impacto en la caída de materia orgánica, principal indicador de salud edáfica.

Fertilización en Argentina

El profesional describió que se la combinación de factores estructurales, como el régimen de tenencia de la tierra; la aversión al riesgo y la variabilidad climática; y coyunturales como los precios de los mercados entre otros, generan reticencia en quienes producen para incorporar la práctica de análisis de suelos.

Sin embargo, alertó que la situación actual indica que es necesario modificar estas reservas. “El adecuado diagnóstico de la disponibilidad de nutrientes es la tecnología de proceso más económica y que tiene el mayor impacto sobre el uso racional de los nutrientes, aspecto clave tanto desde el punto de vista económico como ambiental”, expresó. 

Los profesionales de este grupo de Fertilidad de Suelos de INTA Balcarce, propician un uso racional de los fertilizantes y para ello consideran clave un adecuado muestre y análisis de suelo. La Estación Experimental cuenta con un laboratorio que brinda este servicio productores y productoras. Pueden realizar las mediciones más comúnmente requeridas como las de nitrógeno, nitratos, potencial de mediación de nitrógeno, micronutrientes, bases y azufre, entre otros. También se hacen análisis de plantas con el fin de monitorear el estado nutricional de los cultivos.

Además, este núcleo de investigadores desarrolla nuevas metodologías de diagnóstico. Cabe destacar que muchos de los métodos de calibración que hoy se usan en los laboratorios de suelo de la región pampeana fueron generados en este ámbito científico. Esta actividad continúa con el fin de tener respuestas concretas para zonas o cultivos donde existen baches de información.

El estudio desarrollado por el INTA Balcarce analizó 600 lotes bajo agricultura continua en el año 2011 y se repitió en 2018. Este seguimiento demostró un acrecentamiento de la escasez en nutrientes que ya eran deficientes durante el primer muestreo, como también la de aquellos que no lo eran. Tal es el caso del potasio cuya deficiencia se consideraba poco probable, ya que en general, los suelos relevados tenían niveles por arriba de los rangos críticos. “Sin embargo, en 2018, fundamentalmente en el noreste de la región pampeana, ya empezaron a aparecer algunos valores que deberían preocuparnos”, sostuvo Sainz Rosas.

En 2011 se detectó que “un 46% de los lotes analizados tenían valores menores a 15 partes por millón de fósforo, niveles limitantes para muchos cultivos, especialmente para las gramíneas como trigo o maíz”, expresó el ingeniero. La nueva medición reflejó que se elevó al 66% el número de lotes con falta de este nutriente, lo que da cuenta del impacto de 7 años de agricultura continua sin un manejo adecuado de nutrición del suelo.

La deficiencia de zinc también se agravó con respecto a 2011, debido a que prácticamente no es utilizado por quienes producen. El azufre es otro de los nutrientes con problemas en muchos suelos de la región pampeana argentina.

Sainz Rosas consideró que, desde el ámbito de la producción agrícola, no se dimensiona el efecto negativo de no hacer un adecuado muestreo y análisis del suelo, que permitiría una adecuada fertilización. “Solamente el 40% de la superficie cultivada es analizada. O sea que más del 50% de las dosis de fertilizantes son aplicadas sin tener en cuenta la oferta de nutrientes del suelo y, generalmente, se aplica menos de lo que los cultivos necesitan”.

Temas en esta nota