Las anécdotas detrás de Luis Federico Bullrich, el "gran martillo" de la raza Angus que murió a los 83 años

Luis Federico Bullrich falleció y los que trabajaron a su lado recuerdan las historias de un especialista en subastas ganaderas

Por
Las anécdotas detrás de Luis Federico Bullrich, el "gran martillo" de la raza Angus que murió a los 83 años
04deAgostode2021a las12:55

La muerte de Luis Federico de Bullrich despertó un gran pesar, pero también un gran reconocimiento en el sector agropecuario por su legado como martillero.

La Nación repasa que quienes lo trataron, lo recuerdan con una agilidad y entusiasmo poco común a la hora de rematar y con una nueva impronta en el manejo del público que pujaba en las tribunas. Previo a comenzar, subido al atril observaba la posición de los compradores y en su mente realizaba un plano perfecto que le servía para manejar con lucidez toda la subasta.

Reconocimiento a Luis Federico de Bullrich

“El gran martillo de la raza Angus”, así lo definen quienes conocieron a Luis Federico, alias "Quico", que de muy joven se inició en los remates de la casa consignataria Adolfo Bullrich y Cia.

La consignataria Adolfo Buillrich y Cia se transformó en 1978 en la firma Sáenz Valiente, Bullrich y Cia., junto a los hermanos Ignacio y Guillermo Sáenz Valiente.

Ver también: Dura advertencia por la carne: "Va a convenir dejar que la vaca muera en el campo"

“Muchas cosas me ha enseñado mi padre, pero me queda la importancia que le daba al esfuerzo, el valor de la palabra empeñada y la satisfacción del deber cumplido”, recuerda su hijo, Patricio, en diálogo con La Nación.

“Otra cosa que recuerdo es que al ser zurdo, manejaba el martillo con esa mano y le quedaba libre su mano derecha. Su dedo indice de esa mano estaba mocho, tras un accidente en un gallinero con su hermano. En cada remate, siempre que alguien le ofertaba, le mostraba ese dedo y le decía no tengo cambio”, agrega.

A Luis Federico Bullrich se lo recuerda como “el martillo de oro de la raza Angus”. “Previo a cada subasta, quería que esté todo a la perfección. Hacía un culto de aquellos animales que iba a rematar, por eso antes recorría las filas una por una, toro por toro”, recordó Ricardo Ruiz González, que trabajó con Bullrich durante décadas en los remates de la raza Angus en bovinos, sobre todo en la Exposición Rural de Palermo, en donde era él quien le preparaba las carpetas para los remates. 

“Me enseñó una regla nemotécnica para saber las características de cada uno de los animales. Siempre me decía que, para que un martillero sea creíble, era necesario decir virtudes verdaderas de cada exponente y, si no las tenía, era mejor no destacar nada. Con el tiempo, sin que me llamara Bullrich, me brindó la posibilidad de rematar en la Exposición Rural de Palermo”, agregó su compañero.

Raúl Etchebehere, presidente de la Asociación de Criadores de Caballos Criollos, agregó: “Para nuestra historia, Quico es una pérdida importante porque además de haber sido un excelente martillero, ayudó mucho al crecimiento comercial de la raza. Nos dio un empuje en el negocio y con él iniciamos los remates show. Era un entusiasta de la raza sin ser criador".

Temas en esta nota

Cargando...