Marcos Guigou, el empresario uruguayo que cultiva 49.000 hectáreas cuenta los planes de ADP

Agronegocios del Plata es un gigante que vivió su propia transformación; ¿Por qué no siembra en la Argentina?

Por |
Marcos Guigou, de ADP, destaca: “Nuestro futuro está en las alianzas”

Marcos Guigou, de ADP, destaca: “Nuestro futuro está en las alianzas”

28deSeptiembrede2021a las13:38

Marcos Guigou Cairús vive en el campo con su familia. Asentado desde siempre cerca de Dolores, en el departamento de Soriano, lidera junto a su esposa, Viviana, un gigante agropecuario que cultiva 49.000 hectáreas, en Uruguay. Agronegocios del Plata, o simplemente ADP, es lo que de este lado del río se conoce como un pool de siembra, pero que la familia Guigou Cairús, en los últimos años, llevó a otro nivel. 

“El repliegue de los capitales extranjeros nos encontró en una reconversión interna hace solo seis años”, comenta el empresario, que por más de una década tuvo a Los Grobo de socio, en diálogo con Agrofy News. “En todo este tiempo, fuimos aprendiendo, como en la vida, a sortear distintos tipos de restricciones, pero logramos adaptarnos, transformando granos en carne sin perder de vista nuestro perfil comercial y siempre a través de alianzas estratégicas”, resume Guigou Cairús, lo que hoy significan 240.000 toneladas de granos, con la soja a la cabeza, la comercialización de semillas y una pata ganadera, que termina 45.000 cabezas cada 12 meses, y explica casi un 50% de los ingresos de la compañía. 

Agronegocios del Plata: impronta piamontesa

ADP comenzó su historia productiva con unas 7000 hectáreas, en 2003. Solo una decima parte sobre suelos propios. Y si bien los antepasados de origen piamontes están presentes en esas tierras desde la segunda mitad del siglo XIX, fue en los últimos 18 años que la dupla de Marcos y Viviana alcanzó otra escala. “Nosotros veniamos haciendo agricultura, aprendí mucho de Aapresid y el INTA, en la Argentina, como la siembra directa e incorporamos toda esa tecnología en nuestros planteos”, recuerda Guigou Cairús y agrega: “Otra cosa que nos pasó fue ver un modelo de sucesión familiar en Los Grobo que nos interesó muchísimo, más allá de lo que es hoy, aprendimos mucho de ese proceso”. 

Hoy en ADP ya son tres de cuatro los hijos de este matrimonio de empresarios agropecuarios que participan de la gestión de la compañía donde, a su vez, colaboran otras 150 personas. En la práctica, la firma se apoya en una inmensa red de alianzas tanto entre los productores a los cuales les alquila los campos, como así también empresas de semillas: Florimond Desprez, Stine, Bioceres,TMG; en granos con Cargill y Ambev; y en carne con BPU y Ontilcor. 

“Nuestro camino está en las alianzas, porque tenemos agricultura, ganadería y comercialización de semillas”, repite el productor y adelanta: “Tenemos que especializarnos y es clave en ese sentido contar con socios estratégicos, incluso en materia de exportación. En 2010 llenamos un barco de soja para exportar a China, pero el riesgo es muy grande”. 

Si bien ADP es un gran actor ganadero, no tiene frigorífico propio y tampcoo tiene planes de sumarlo. “En materia de generación de valor más allá de la planta de clasificación de semilla y el feedlot, no pensamos en expandirnos ni salir del objeto central de la empresa”, señala Guigou Cairús y lo ratifica con un ejemplo: “No veo que por producir trigo tenga que tener un molino harinero”. 

Argentina y Uruguay: dos mundos

La sociedad con la familia Grobocopatel terminó en 2015. Guigou Cairús había conocido a Gustavo en una de sus visitas a Buenos Aires, convocado por el periodista Héctor Huergo y asegura que enseguida tuvieron “buena química”. Entre los motivos de la salida de la familia argentina del negocio en Uruguay se cuentan múltples razones, pero el empresario uruguayo lo resume de la siguiente manera: “Teniamos distintos puntos de vista sobre el futuro del manejo de la compañía y acordamos los terminos por los cuales me quedé con ADP. Sin embargo, sigo teniendo una muy buena relación con Grobocopatel”, aclara. 

A la hora de evaluar las motivos por los cuales la firma uruguaya no puso un pie en la Argentina, el empresario señala que es muy dificil comparar a los paises a cada lado del río. “Uruguay permite planificar y hay créditos a tasas casi de primer mundo, pero es un país muy caro con salarios bajos. En cambio, en la Argentina el panorama es completamente distinto y la gente está preparada para vivir en una verdadera montaña rusa”, compara y avanza: “La zahaoria del negocio está puesto en distintos lugares. Sostengo que el productor se adapta a cada ecosistema, pero es dificil hacerlo en otro país”. 

Y si de retenciones se trata, Guigou Cairús no duda: “Lo sano es no tenerlas, porque ese dinero queda en las zonas de producción. Cuando hace 15 años visitaba Carlos Casares los hoteles eran mejores que en Dolores, pero eso cambió y, hoy, tenemos no uno sino tres hoteles de primer nivel y suelen ser de productores que reinvierten localmente. Lo mismo ocurre a la hora de producir con la maquinaría y tecnología”. 

* Periodista de negocios especializado en empresas de familia (Twitter: @facusonatti)

Temas en esta nota

Cargando...