Negocio millonario: los rosarinos que demuestran que “se puede salvar el mundo” con moscas soldado

Un grupo de jóvenes plantean un sistema basado en la utilización de insectos para dar respuesta a las necesidades de la industria y sus residuos

Por |
Negocio millonario: los rosarinos que demuestran que “se puede salvar el mundo” con moscas soldado
14deOctubrede2021a las15:29

“¿Puede la industria de los insectos cambiar el mundo?” Es la pregunta que se hace Juan Ubieta junto a Gianfranco Speciale y su equipo de 8 personas que conforman la startup Mosquita Feed  Co.

Parte del equipo emprendedor son egresados de la Licenciatura en Administración de la Universidad Austral de Rosario, que habiendo sido seleccionado por Xerendip Venture Builder para validar y escalar su modelo innovador, lograron conformar un equipo balanceado entre ciencia y negocios que, entre otros reconocimientos, fue seleccionado por la Startup World Cup como uno de los mejores proyectos de toda la América Latina.

Ver también: Llegó la comida del futuro: el INTI trabaja en la incorporación de polvo de grillo en la dieta de los argentinos

Bioconversión de residuos orgánicos

La idea de Mosquita Feed Co es justamente revalorizar los deshechos orgánicos: “Lo bioconvertimos en productos sostenibles de alto valor e impacto para alimentación animal, principalmente harinas, aceites y fertilizantes”, explica Juan, socio y cofundador de Mosquita Feed Co.

De esta manera, la valorización de los residuos orgánicos termina siendo 100 veces superior que los tratamientos tradicionales, creando una fuente de alimentación animal.

La herramienta para la bioconversión es la mosca soldado negra. Es una especie nativa de América que se expandió por el mundo: “Es biosegura, más eficiente, una solución simple basada en procesos biológicos en donde la diferenciación es el poder de acción y el modelo de negocios”.

Y agrega: “Potenciamos la industria y la llevamos a la economía circular, haciéndola más competitiva y sustentable”.

Harinas, aceites y fertilizantes

El emprendimiento busca biotransformar materiales orgánicos en productos de altísimo valor nutricional que luego venden como insumos a productores de alimentos balanceados para animales.

Mosquita Meal, que es su “caballito de batalla”, es una harina de insectos con alta calidad de proteínas y Mosquita Oil, consiste en un mix de ácidos grasos, igual a aceites de coco y palma con alta palatabilidad.

“Hay un mercado establecido para lo que es harina y aceite de mosca. Un producto comparable en contenido proteico es la harina de pescado. El problema es que es carísima y se está cargando la fauna marítima. Es pesca intensiva, no hay tantos criaderos como se quisiera para seguir manteniendo la fauna y eso produce un gran impacto en el medio ambiente”, cuenta el emprendedor.

Su tercer producto es Mosquita Feed and Frass, que es un fertilizante orgánico que además sirve para la generación de biogás o como complemento para la alimentación de animales mono y multigástricos (peces y vacas).

“Los fertilizantes funcionan un 30 % más que otros de su tipo”, asegura Juan.

Además, explica que su proceso posee el mayor rendimiento de bioconversión en proteínas y aceites por kg de residuo: por cada tonelada de residuo generan 50-75 kilos de Mosquita Meal, 20-23 kilos de Mosquita Oil y 220-400 kilos de Mosquita Feed and Frass.

El mercado de la mosca soldado negra

El mercado de la mosca soldado negra (BSF) está creciendo y las estimaciones son que a 2030 va a llegar a 3.4 billones de dólares, con un crecimiento anual del 34%.

Consultado acerca de cómo se posiciona Mosquita en ese escenario, Juan asegura: “Hay competencia en Europa y Asia, pero la industria se encuentra en un estadio embrionario. Está todo por desarrollar”.

Respecto al proceso que lleva la bioconversión, el emprendedor sostiene que trabajan con especies nativas, seguras y seleccionadas. “Ciclo tras ciclo, se van evaluando las poblaciones de moscas, sus perfiles y cómo producen. Se seleccionan las que resultaron con una mejor performance y se las prolifera para la aplicación en los procesos industriales”.

Biofábrica funcional y escalado

“El objetivo es ser el productor de mosca soldado negro más grande de la región Latam. Creo que vamos muy bien encaminados”, expresa Juan, y cuenta que actualmente están trabajando con Xerendip, una venture builder de ciencia que los ayudó desde el inicio a resolver todos los problemas que surgen en la cadena de valor: desde clientes, proveedores, socios estratégicos, hasta definir hacia adentro la visión de innovación, sustentabilidad y desarrollo de ventajas competitivas frente a competidores.

El proyecto se está llevando a cabo en Rosario y es financiado con inversores privados. “Llevamos levantados 150 mil dólares para invertir en una biofábrica, un módulo funcional que nos permita luego escalar”. Para fin de año ya va a estar en funcionamiento: “En 2022 ya tenemos pensado empezar con el escalado industrial”. 

Ver también: Argentina exportará a Chile más de 16 millones de insectos estériles para el control de plagas

El futuro está en los negocios sustentables

El proceso de producción de Mosquita es sustentable y en eso se basa el modelo de negocio: “Todo lo que hacemos, con quienes trabajamos, tiene que apuntar para el mismo lado”.

El proyecto se basa en industria de carbono negativo, reduciendo hasta un 70 % las emisiones de C02 vs tratamientos tradicionales. Además, buscan generar un 4250% más de eficiencia en la conversión proteínas en comparación a la soja.

“Todo el mundo se está dando cuenta de que la sustentabilidad es la única manera viable para producir cambios importantes sin que nos dejen sin planeta en 50 años. Hay que cambiar lo que hicieron las generaciones pasadas y que el destino de todos los productos y servicios contribuya al medio ambiente. En nuestro caso, por ejemplo, ser más eficientes en conversión de proteínas que la soja es muy valioso, en metros cuadrados lo aprovechás mucho más y es tierra que a la larga no la terminás castigando”.

“Siempre hacemos hincapié en que los insectos puede salvar el mundo, este es recién el comienzo”, concluye.

 

Temas en esta nota

Cargando...