Del tomate: la tragedia que llevó al “éxito” el principal problema del país

"Uno de los grandes legados de Perón fue decir que el peronismo estuvo proscripto por hacer que el pueblo argentino coma carne de vaca, eso es algo que no se puede abandonar”, resalta Roberto Feletti

Por |
17deDiciembrede2021a las12:11

Gracias al tomate, que me ha dado tanto. Así estará el Gobierno (guitarra mediante) parafraseando a Mercedes Sosa. El jueves se conoció el dato de inflación del mes de noviembre: 2,5%, que fue un éxito según el secretario de comercio interior, Roberto Feletti. “Un éxito en el número de inflación sería que no superara el 3%“. Y agregó que “este índice va a estar fuertemente incidido por la suba de carnes. Estamos hablando entre 11% y 12% de aumento, de acuerdo a nuestro relevamiento. Habría que descarnar el índice, quitar el efecto carne, y ahí vas a tener la medida justa de si la canasta fue un ancla antiinflacionaria o no” en referencia al programa de precios congelados. 

¿Qué hubiera pasado si “destomatáramos” (perdón, intento usar el mismo lenguaje que el secretario) el precio del tomate de la canasta de alimentos que releva el Gobierno? El tomate bajó un 33% en el mes de noviembre. Esto bajó notablemente el promedio de los precios de alimentos. Una de las obvias razones tiene que ver con la estacionalidad. Es el mes del año con mayor oferta. Llega desde Buenos Aires, Salta y Corrientes al Mercado Central. Este año, tiene una particularidad. Hay más oferta de tomate fresco que la habitual. ¿Por qué? Porque se incendió una de las principales fábricas de botellas de vidrio del país (de un total de tres fábricas). ¿El resultado? menos tomate volcado a la industria para salsas y mas oferta de tomate fresco en las verdulerías. Es decir que una fatalidad es el resultado de una mejor cifra de inflación en alimentos. Mejor no “destomatemos“ nada. 

Por otra parte, Roberto Feletti atribuyó la derrota en las elecciones a la caída del consumo de carne. Sí, otra vez Feletti, fue todo en la misma semana. “No sé si específicamente el precio del asado, pero sí creo que la baja del consumo per cápita de carne tiene un impacto electoral”, reflexionó. El reemplazante de Paula Español dijo que “la batalla por la carne siempre fue una batalla por la conquista social” y que se trata del “derecho del pueblo a comer carne”. Pero no termina acá. Agregó que “uno de los grandes legados de Perón fue decir que el peronismo estuvo proscripto por hacer que el pueblo argentino coma carne de vaca, eso es algo que no se puede abandonar”. Hasta ahí podemos considerarlo (usando ahora el lenguaje de nuestro Ministro de economía) una sarasa más. Pero, se metió con el pollo.  

La culpa es del pollo

No culpes a la vaca, no culpas al pollo, no culpes a la carne, ¿será que no hay moneda? Perdón, Luis Miguel, de esta me hago cargo yo. "El consumo de pollo se está acercando a niveles vacunos: 43 kilos per cápita contra 47 kilos. Ese cambio de proteínas animales, de carne vacuna por pollo, no es la historia de la Argentina", arremetió Feletti. Sería interesante que profundice en los hábitos de consumo de los argentinos en general antes de hacer declaraciones. 

Esto me hizo acordar al ex presidente de Bolivia Evo Morales y su ataque a los pollos de granja. 

Allá por 2010, ante miles de personas, en la inauguración de la conferencia mundial del clima, dijo: "El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres". Y en una afirmación casi apocaliptica, el ex mandatario agregó: "De aquí a 50 años todo el mundo será calvo, tendremos una sociedad de calvos, por lo tanto no habrá peluqueros, tendremos desempleo". Eso ocurrirá si la gente sigue consumiendo transgénicos, según Morales. "La calvicie, que parece normal, es una enfermedad en Europa, casi todos son calvos. Y es por las cosas que comen", aseguró.

Morales puso como ejemplo su pelo para decir que él es la prueba de que, comiendo alimentos saludables, se puede conservar el cabello. Por eso, según él, no hay calvos entre los indígenas. Y mejor no recordar más que ya estamos cerrando el año y no quiero que les caiga mal el Vitel Tone. 

Pero, ¿Qué comemos los argentinos?

Según Adrian Bifaretti, jefe de promoción interna del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina, quien realizó varios estudios de mercado desde el IPCVA con paneles de monitoreo online de 1000 muestras efectivas cada dos meses, “con respecto a los cambios en los patrones alimentarios, estos se manifiestan también en Argentina a pesar de ser un país carnívoro. En nuestro país tenemos 66% de población que come de todo y piensa seguir comiendo de todo, pero hay casi un 30% de flexitarianos, es decir comen de todo (son Omnívoros) pero tienen intención manifiesta de ir reduciendo su nivel de consumo de carnes.  Hay después un 5%  de población entre los segmentos vegetarianos y veganos. La causas por las cuales la gente piensa que va a caer el consumo de carne en los próximos 5 años están relacionadas con la pérdida del poder adquisitivo de la gente en primer lugar. Después aparecen como motivos los precios relativos de la carne vacuna frente a carnes sustitutas y el cambio en las conductas alimentarias”.

Con carne, con pollo, con pescado o vegetales. Les deseo que en estas fiestas tengan presente que a pesar de todo lo que digan, el campo siempre está en la mesa de los argentinos. Lo mejor para ustedes y todas sus familias. Que tengan un año con salud, en paz y rodeados de los que más quieren. Porque de eso se trata la vida. 

Temas en esta nota

Cargando...