El enojo de un productor por una obra que se hizo en 2018 y que ahora inunda su casa

Hace tres años, la empresa CEOSA fue la adjudicataria de un emprendimiento que beneficiaría a los tabacaleros del Valle del Lerma, pero ahora los habitantes denuncias grandes inundaciones producto del abandono de las obras

Por |
El enojo de un productor por una obra que se hizo en 2018 y que ahora inunda su casa
07deEnerode2022a las08:37

Sergio Parra vive en Cerrillo, Salta, y desde hace tres años viene denunciando un problema recurrente que aparece entre enero y marzo, en épocas de lluvias. Resulta que sus campos y su casa se ven seriamente afectados por las inundaciones que genera el sistema de riego presurizado que fue instalado por una empresa mendocina en 2018, a través de una iniciativa que impulsó el gobierno provincial con el que buscaban impulsar el sector tabacalero del Valle de Lerma, pero la mala construcción de la obra terminó afectando a muchos productores de la zona.

Lejos de convertirse en una solución a los problemas de las acequias, el flamante proyecto que comenzó a gestarse durante la administración del exgobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se transformó en una pesadilla con la que deben convivir los productores. “La idea era fantástica: un sistema de riego por goteo, ya que por el tema de la acequia iban a pasar un caño. La obra se comenzó a licitar y a hacerse la red troncal que pasa por mi campo”, explicó Parra a Agrofy News. 

El problema vino con las inundaciones que llegan hasta la propiedad de la familia en la Ruta 49. En Twitter, el productor compartió un video para mostrar la gravedad de la situación. “Esa agua, señor ministro Martín de los Ríos, entra a mi represa y a mi casa. Es la que inundó el año pasado y rompió mi represa. La empresa de riego cambió el nivel del camino. Cuatro años planteando el problema y cero soluciones. A partir de hoy y hasta que me cierren la cuenta se lo voy a recordar”, advirtió el productor en un texto en el que arrobó al ministro de Producción y Desarrollo Sustentable de Salta. 

A partir de este problema, contó, interpuso varias denuncias penales que quedaron en la nada. “No es de hoy el problema. Me quejé, vino gente de Buenos Aires, vinieron muchos a ver y no pasó nada”, aseguró. El productor explicó que cuando llueve entra mucha agua que termina metiéndose en la represa y, por ende, inundando sus campos y plantaciones de tabaco. A raíz de este flagelo, desde la secretaría de Recursos Hídricos provincial le mostraron un plan de obras sobre lo que se hacía, pero asegura que el problema es que la obra no sirve.

“Hace cuatro años que la obra se pagó, pero se revientan los caños, algún problema tienen porque la obra está tirada. Solo están los millones gastados”, sostuvo. En ese sentido, contó que el caño lo tiene a 50 metros de su casa. “La provincia tiene un problema gravísimo: las rutas están rotas, todos los caminos están rotos. La RN 68 que es la que conecta Cafayate con Salta está destruída. Cada vez que hay una lluvia la rompe y así sucesivamente todos los años que recuerdo”, ejemplificó.

Parra explicó que por ese motivo decidió arrobar al ministro de los Ríos en Twitter, puesto que el tema de las inundaciones es repetitivo en ese lugar así como lo son los caminos. “Es un problema que conozco desde que soy chico y uno se acostumbra a vivir así. El Ministro sabe quien soy, de hecho, con el sistema de riego, no me van a contestar, sé que lo leyeron y no van a hacer nada o posiblemente, van a hacer una reunión y me van a llamar. Si bien tienen recursos, pero no quieren usarlos”, afirmó.

Una mala inversión

La obra de infraestructura prometía ser de suma importancia para la producción del Valle de Lerma. El proyecto buscaba beneficiar cerca de 9000 hectáreas con la red de agua de riego por goteo o por pivote, ya no por las viejas acequias, sino mediante la presurización del agua que baja de los cerros. La empresa mendocina Construcciones Electromecánicas del Oeste (CEOSA) quedó a cargo de la obra que tiene cerca de 20 kilómetros de extensión y, por ende, de su mantenimiento.

“El Valle de Lerma se regaba por canales con el dique Las Lomitas, en Campo Quijano, hasta que se planteó esta obra porque con este sistema se iba a ahorrar muchísima agua. Estaba buena la idea, con un sistema de riego ibas a hacer el cultivo de tabaco. La idea era fantástica, yo ya iba a comprar el sistema…”, expresó. El proyecto comenzó a hacerse por secciones, por ejemplo, están el S01, S02 y S03. En este caso, dijo, solo funciona el primero, que es de 6 km y el resto no ha recibido el mantenimiento adecuado. “Al Valle de Lerma ni siquiera llega el agua. De hecho, pasó un caño por casa. Pero está mal hecha la obra”, señaló. 

En esa línea, enfatizó que la obra está terminada, pero que se hizo mal y se nota cuando largan el agua, dado que el caño se rompe, al igual que las válvulas. “Para mí, los materiales son malos. Salta tiene 400 metros de desnivel en Campo Quijano, a donde estoy yo; no se hizo bien. Como todas las empresas se rompe algo y nadie hace nada”, arremetió. Según explicó para tener una idea de la magnitud del problema, desde que tiene uso de razón vivió en esa zona, donde está su casa, cuya estructura data de hace 100 años y nunca en la vida se había inundado hasta que apareció este problema.

“Vivo a 8 km del pueblo y tampoco pueden ingresar mis trabajadores. Nadie puede entrar a la finca, yo me muevo, pero hay un solo camino que sirve”, relató. Por último, asegura que si bien no cree que le den “bolilla” con este problema, insistirá hasta que se haga algo. “En algún momento lo van a arreglar, espero. Hay muchísimos pendientes. Acá las inundaciones duran 10 minutos, por una parte está bueno, por la cosecha. Pero el problema grave aparece cuando corre el agua y rompe los caminos”, añadió. 

“Lo que yo necesito es que hagan bien las cosas. Que el Estado llame a la empresa [Ceosa] y se haga cargo de lo que hizo. Que alguien le reclame a la empresa porque lo hizo mal. Rompió un montón de camino, metieron un caño y no anda bien. Era una obra fantástica, si funcionara sería un ejemplo mundial y cambiaría la historia del sector. Podríamos pasar de las carretas a una Ferrari, pero la obra sigue sin funcionar”, cerró.

Temas en esta nota

Cargando...