La odisea detrás de la producción de arroz, entre la sequía, la falta de insumos y la desactualización de precios

Si bien en Entre Ríos se registraron alrededor de 20 mm de lluvia, estos valores siguen siendo relativamente bajos para ese cultivo; “En dos días no queda nada de esa humedad y volvemos a estar como estábamos”

Por |
La odisea detrás de la producción de arroz, entre la sequía, la falta de insumos y la desactualización de precios
18deEnerode2022a las13:56

En medio de las fuertes sequías que azotaron al país en las últimas semanas, desde el sector arrocero alertaron que viven una situación crítica ante la falta de lluvias que podría traer acarreado un panorama desalentador para la próxima temporada. Si bien en algunos lugares de la provincia de Entre Ríos se registraron lluvias cercanas a los 20mm y 40mm en las últimas horas, señalaron que el daño ya está hecho y que la lluvia llega tarde, aunque no deja de dar un poco de alivio. Como consecuencia de un sinfín de obstáculos que han tenido que sortear, sostienen que los efectos podrían reflejarse en las góndolas en marzo. Durante la siembra, los productores reportaron algunos problemas por la falta de insumos necesarios para el cultivo, pero también están siendo perjudicados por la desactualización de los precios.

“La campaña pintaba muy bien como para ser un gran año para el sector arrocero, pero hubo algunos lotes al final de la siembra que los tuvimos que regar para que nazcan. Ahí empezaron las primeras complicaciones, en octubre”, relata Enrique García, presidente de la Asociación de Plantadores de Arroz de Entre Ríos. Esta temporada, los productores arroceros creían que estaban ante “un año como pocos”, sin embargo, a esto se le fueron sumando una serie de inconvenientes que iba a desalentarlos con el tiempo. 

El fin de semana pasado y este martes, en distintos puntos del país comenzaron a registrarse los primeros indicios de lluvias que trajeron un poco de alivio a los productores agropecuarios. No obstante, para el arroz, aseguran, esto sigue siendo muy escaso y llega tarde. “En esta zona se registraron 20mm, por el momento. Mañana está anunciado lluvia, pero 20mm no cambian nada porque hay una demanda ambiental de casi 11 o 12 mm por día. Es decir, que en dos días no queda nada de esa humedad y volvemos a estar como estábamos”, explicó García.

Los otros problemas

Los problemas que el sector empezó a sortear iniciaron al principio de la siembra con la falta de provisión de insumos, ya que fue a cuentagotas. “El arroz es un cultivo que no tiene un gran volumen de hectáreas implantadas y la falta de insumos, en algunos lotes fue tarde y se trató, pero en otros no. Tenemos unos lotes en los que faltaron, por ejemplo, herbicidas específicos y, además, hay que tomar en cuenta que dentro de la paleta hay una posibilidad usar 4 o 5 y no mucho más que eso, que son muy específicos”, extendió. De manera paulatina, el sector productor consiguió destrabar los insumos, aunque reportando escasez porque había stock remanente y ahora quedaron en stock cero. 

A esto también se le sumó la falta de combustibles, que se vieron disminuidos desde el 15 de diciembre pasado hasta la fecha y que, en alguna medida, perjudicaron al sector.

Las consecuencias de las sequías comenzaron a sentirse en los primeros días de diciembre y se vienen arrastrando hasta la fecha, aunque rescatan que hasta el día de hoy no se haya parado una gran cantidad de pozos profundos en la zona de San Salvador, donde se utiliza este modelo de riego

Panorama de pérdidas

“El arroz en febrero o marzo va a estar en una situación muy crítica, salvo que llueva toda la semana. Pero hoy, con 65 hectáreas sembradas podría decir que se va a cosechar un 92% y se va a reducir un 8%”, ejemplificó el presidente de la Asociación de Plantadores de Arroz.  Las lluvias que se esperan para esta semana son cruciales para llevar alivio al sector, ya que como el arroz es irrigado, indicó, se piensa que esto no afecta a las plantaciones. Este es el segundo año consecutivo que el sector productor sufre las consecuencias del fenómeno de la Niña, por lo que los arroceros no quedaron exentos de la crisis hídrica. 

“Para lo que es riego por represa están perdiendo un 30% del área sembrada con la sequía. Por eso, la lluvia de la semana es clave; si llueve esa pérdida será del 10% de la superficie sembrada”, amplió el también productor sobre las consecuencias. También aclaró que hasta que no se pase la cosechadora es difícil tener certeza de las pérdidas netas que dejará la sequía en el hipotético caso de que no llueva y que, por ende, las temperaturas no vayan a ser las adecuadas. “Si no llueve, puede que quizás se pierdan más toneladas. Es muy variable todo”, agregó. 

La semana pasada se registraron temperaturas en torno a los 40 grados en Entre Ríos que afectaron el vaneo fisiológico de la planta. “Se cree que la planta puede cargar 50 granos, pero ahora carga 40. Esta es la respuesta fisiológica de las plantas por la falta de agua. El año pasado no sufrimos las consecuencias; fue de una muy buena producción de arroz, pero ahora tenemos el efecto de la segunda Niña. Los perfiles del suelo no se han recargado”, advirtió. 

En cuanto a la parte comercial tienen el precio estancado desde septiembre del 2020, y con perspectivas que pueda llegar a mantenerse. “El precio en septiembre del 2020 se fijó en $25 pesos el kilo, y ahora se vende a $23,5 el kilo”, ejemplificó y agregó que esto está perjudicando a los productores por el incremento de los precios de los insumos que, a su vez, están dolarizados. Por otra parte, advirtió que hoy no se vende nada, ya que en el mercado hay mucho stock de arroz. 

Un problema extensivo

Raúl Boc Ho, protesorero de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), sostuvo que toda la parte del sur de la provincia está mayormente afectada por la segunda sequía consecutiva. “Salvo los maíces que se sembraron temprano, en agosto, el resto está prácticamente perdido. Se hizo silo, lo mismo pasa con el sorgo. Las sojas están en un estado que todavía se puede llegar a recuperar. Con muchos ataques de las arañuelas que están atacando a pleno”, contextualizó. 

Como pudo verse a lo largo de la semana, en esa región del país se reportaron una serie de incendios en campos en donde incluso hubo muertes de animales. “Ese problema me tiene preocupado, hubo plantaciones de eucaliptos completamente afectadas. Los bomberos estuvieron trabajando los 7 días de la semana, las 24 horas, para contener el fuego que se llevó miles de hectáreas de montes”, afirmó y sostuvo que casi todos los incendios se originan en los caminos o rutas y que son imprudencias humanas. El sector padece el problema de aguadas, cuyos pozos están perdiendo capacidad de almacenaje. 

A partir de esta situación que atraviesa el sector, la Mesa de Enlace de Entre Ríos convocó a sus integrantes para transmitirle su preocupación por el tema de las sequías y empezar a plantear soluciones. Además, esperan encontrar una respuesta de la mano de las autoridades nacionales para contrarrestar los efectos de la crisis hídrica. En esa provincia trabajan en el reservorio natural del Acuífero Guaraní y consideran insólito que estén presenciando este problema. “Esos son temas que hay que empezar a ver a futuro, y ver de qué forma se puede estimular el riego artificial. Es escaso el uso del río por cuestiones de costos, plazos e inversiones adecuadas. Esto hay que sentarse a hablarlo”, dijo. 

Temas en esta nota

Cargando...