Miel: la empresa que nació para sortear el cepo cambiario y terminó como la mayor exportadora de Argentina

Comercializa el producto generado por unas 1.000 cooperativas y apicultores de todo el país

Por
Miel: la empresa que nació para sortear el cepo cambiario y terminó como la mayor exportadora de Argentina
24deMayode2022a las09:02

Diez años atrás, la compañía Argenmieles –la primera exportadora de mieles del país- realizó su primer embarque, dando inicio a una década de crecimiento sostenido. Hoy, la firma vende sus productos a más de 20 destinos, y representa un importante ingreso de divisas para el grupo empresarial al que pertenece. 

La historia de Argenmieles

En el 2011 la empresa Grúas San Blas decidió incursionar en el negocio de la miel, ante la necesidad de producir un bien que sea exportable y que permita generar las divisas necesarias para la compra de insumos y equipos. Así nació Argenmieles. 

Según sus productores, la elaboración de miel cuenta con dos ventajas. Por un lado, es una actividad que se desarrolla en todo el país; y por otro, es un producto que tiene una demanda mundial sostenida. 

Al respecto, el gerente comercial de Argenmieles, Lucas Andersen, explicó: “Ingresamos al mercado tomando contacto con algunos clientes que eran apicultores. Al mismo tiempo, los productores chaqueños que en 2012 no habían podido vender su cosecha necesitaban compradores”. Tras hacerse un stock de miel, la empresa envió su primer contenedor a España, actividad que repetiría unas quince veces en ese año. 

Ante el éxito de las exportaciones, Argenmieles invirtió en infraestructura, personal, capacitaciones. En 2013 hizo su primer embarque de miel fraccionada, con mejor precio por ser un producto con valor agregado. Asimismo, en estos dos años la empresa avanzó con la construcción de dos plantas en Chaco y Tigre, con lo que logró independizar sus operaciones de las instalaciones de Grúas San Blas. 

Desde su inicio, Argenmieles trabaja con una red de compradores que recorre el país para sumar proveedores y así poder aumentar el volumen exportable. Para darse a conocer e ir ganando mercados, la compañía participó en diversas ferias alimenticias, que le abrieron las puertas al comercio exterior. 

Sobre la producción de Argenmieles, Andersen detalló: “El proyecto más fuerte es el de Orgánicos, que estamos desarrollando en Chaco, que tiene un monte nativo ideal para este tipo de producción. Es un gran ejemplo de cooperación público-privada, ya que trabajamos junto con el gobierno provincial en el montaje de salas de extracción, galpones y depósitos para orgánicos, con las certificaciones necesarias. Para los productores es un salto cualitativo. Nosotros venimos exportando orgánicos y complejizando la venta, con fraccionamiento, marcas para terceros, etc. El orgánico es un mercado más estable y regular, con crecimiento sostenido. El convencional es un commoditie y puede tener altos y bajos en su demanda”. 

El perfil de los clientes, en tanto, está compuesto en su mayoría por envasadores de miel e industriales que usan este producto como materia prima. El mercado más interesante es el que compra fraccionado, que son importadores que llegan directamente al retail. Este es el nicho que buscan impulsar desde la empresa, ya que es el que genera más valor agregado. 

En el futuro, la empresa busca ampliar su planta de Tigre; montar otra línea de trabajo en las instalaciones de Chaco. Además, buscan aumentar sus exportaciones a países de Latinoamérica, Estados Unidos, China y Medio Oriente. 

Argenmieles compra miel a más de 1.000 cooperativas y productores de todo el país (con origen en más de 15 provincias argentinas), lo cual significa un impacto económico para más de 3.000 familias.

Las dos plantas de la empresa reciben unas 3.000 toneladas de miel por temporada, de las cuales se exporta el 98%. Se estima que las exportaciones para 2022 alcanzarán los U$S 10 millones.

Temas en esta nota

Cargando...