Movimiento Empresarial Antibloqueos: cómo trabaja y su primera intervención en la agroindustria

Nació en Rosario y ya participaron en 47 bloqueos; asesoran a Lácteos Vidal en el conflicto con Atilra

Lácteos Vidal

Lácteos Vidal

26deAgostode2022a las06:58

El conflicto en Lácteos Vidal sigue y los “lecheros” siguen acampando fuera de las dos plantas de la empresa. Verónica Razzini presidente del Movimiento Empresarial Antibloqueos (MEAB) habló con Agrofy News y explicó que este es el primer caso vinculado a la agroindustria. “Desde que el movimiento empezó a funcionar en abril de 2021 hemos intervenido en 47 bloqueos y en todos hemos tenido resultados satisfactorios”, sostuvo.

Hace varios años que resulta cada vez más habitual que ante un reclamo a privados, algunos sindicatos tomen la actitud de bloquear empresas, de impedir el normal desenvolvimiento de actividades, salteando instancias de diálogo, de negociación, e incluso pasos legales para imponer voluntades.

Esta situación es la que lentamente fue nucleando a empresarios que sufren estos cuadros y que decidieron desarrollar un protocolo para evitar situaciones de presión por parte de aproximadamente una treintena de gremios, no de todo el arco de representación de los trabajadores.

Verónica Razzini vive en Rosario, allí tiene un grupo de empresas principalmente del rubro de la construcción, siendo la tercera generación en esta tarea. Fue a comienzos de 2020 que durante tres meses y de manera intermitente por parte del Sindicato de Camioneros tuvieron un bloqueo en la firma que los hizo tomar decisiones para poder retomar el trabajo habitual.

“En ese momento decidimos ir a la Justicia y obtuvimos fallos favorables en lo Penal y Laboral, con lo cual después de un tiempo mucha gente que vive extorsionada se me acercaba para saber cómo y qué habíamos hecho”, comenzó contándole a Agrofy News quien hoy es titular del Movimiento Empresarial Antibloqueos. 

En ese proceso conoció a Florencia Arietto, que es abogada penalista y se especializa en la gestión ante gremios, por lo tanto, comenzaron a analizar la forma de trabajar ante los bloqueos, buscando soluciones para evitar el cierre de las empresas. Así comenzaron a sumar empresarios, que en un comienzo eran 15, se comenzaron a diversificar los rubros, pero también las intervenciones en varios casos, que para muchos el conocido en la Distribuidora Rey en San Pedro fue fundamental para avanzar en la tarea.

En este sentido, si bien Arietto tiene una pertenencia partidaria, el Movimiento no tiene relación con ámbitos políticos, sino que trabaja para que las empresas puedan desenvolverse normalmente, en el marco de las leyes.

“El principal punto en el que coincidíamos todos eran los miedos a la hora de atravesar estas situaciones de bloqueo, toda la mentira que había en estas situaciones que se arman para mostrar hacia afuera situaciones de tensión que están basadas en generar miedo en las empresas”. Para el movimiento, estos casos están denominados como “Método Moyano”, porque bloquean la posibilidad de operar incluso dentro de las empresas.

Movimiento Empresarial Antibloqueos

Verónica explica que “al principio, el año pasado fue como una ola de llamados por la necesidad que tenía la gente de buscar una solución de estas situaciones que suceden en Argentina desde hace tantos años, a lo que parecía que estábamos acostumbrados, porque llegaba la mafia y uno tenía que darle lo que pedían”.

Fue así que comenzaron a organizarse formalmente, se armó una comisión directiva de la que ella es presidenta. Luego, llegó la configuración como asociación civil, que tiene una estructura, equipo de trabajo, de análisis y un protocolo que se amolda a cada situación y que ya dejó demostrado su funcionamiento, con la salida legal de este tipo de casos.

“Tenemos ciento por ciento de eficacia. Desde que el movimiento empezó a funcionar en abril de 2021 hemos intervenido en 47 bloqueos y en todos hemos tenido resultados satisfactorios, porque en todos destrabamos los bloqueos y las empresas volvieron a trabajar y han podido salir del conflicto”, aseguró.

Los casos más comunes son los de encuadre sindical en los que un gremio quiere arrebatarle los trabajadores a otro, en tanto la presión recae sobre los empresarios para que ante el Ministerio de Trabajo se firme ese pase, que en realidad se deben resolver estos temas en la Comisión Arbitral de la Confederación General del Trabajo. “Este es un sistema engañoso que se viene desarrollando hace años y nosotros estamos intentando desenmarañar”, explicó Razzini, además de detallar casos de pedidos de coima, de denuncias de deuda de difícil demostración ante la Justicia, por parte de los sindicatos.

 

Verónica Razzini

Primer caso en la agroindustria

El MEAB comenzó a intervenir la semana anterior en el bloqueo y paralización que sigue padeciendo la empresa Lácteos Vidal, tanto en la localidad bonaerense de Moctezuma como en su centro de distribución del barrio porteño de Villa Devoto. Este es el caso número 48 que está en marcha.

Esta es la primera vez que trabajan con una empresa vinculada a la agroindustria y la primera vez que enfrentan un caso que tiene a la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina como eje, a pesar de que con anterioridad habían recibido múltiples consultas sobre un sistema de bloqueo que es parte de la forma de operar del sindicato.

“El método que tiene Atilra es el mismo que el de otros sindicatos, bloquean para que la empresa no pueda estar operativa, independientemente del reclamo que se haga. Nosotros no somos antisindicales, pero claramente cada gremio debe bregar por los beneficios para cada trabajador, pero este tipo de mafia sindical no defiende a los trabajadores, sino que, por el contrario, los convierte en delincuentes, los deja sin trabajo porque se funden las empresas. Esto funciona así y lo tenemos comprobado con los casos, con los seguimientos que venimos desarrollando”, entiende la titular del MEAB.

En estas dos semanas de conflicto puntual en Vidal, se han dado varias situaciones. Desde el comienzo, uno de los miembros del movimiento se puso en contacto con la titular de la empresa, Alejandra Bada Blanco, quien pidió ayuda para destrabar el tema y sostener los 82 puestos de trabajo que dependen de la firma. 

Lo que se hizo fue analizar la manera de proceder antes de este conflicto y lo que ya se había hecho, por lo tanto, con la disponibilidad del protocolo fue la propia empresa la que definió como ponerlo en marcha. “Los que toman las decisiones y quienes llevan adelante la batalla son los dueños de cada empresa, así con asesoramiento y apoyo emocional se comenzaron a hacer todas las denuncias como correspondía y creemos que esto en poco tiempo va a estar resuelto”, siempre apostando al camino de la normativa vigente.

Según pudo saber Agrofy News, en Moctezuma la situación es compleja porque el acampe continúa y no se puede recuperar el ritmo de producción que habitualmente tenía la empresa, ya que allí no hay fuerzas de seguridad que colaboren con el ingreso y egreso del personal que quiere asistir a su puesto de trabajo. En Villa Devoto, como hay mayor control policial, se puede tener un mínimo movimiento, a pesar de que sigan los acosos sindicales frente al depósito e incluso batucada que molesta no sólo a la empresa, sino al entorno.

Según Razzini, mínimamente Vidal está pudiendo trabajar. “Se están reconstruyendo y teniendo en cuenta los tiempos procesales, se están encaminando en volver a trabajar con normalidad”, agregó.

La postura de Atilra

La semana anterior, en el intento de acercamiento que hizo el Ministerio de Trabajo de la Nación, Eduardo Darriba como apoderado de Lácteos Vidal, manifestó que “se ve imposibilitada de llevar a cabo toda negociación, en tanto y en cuanto el conflicto continúe en los términos que se dan al día de hoy”. Son momentos de alta tensión frente a las plantas.

Del mismo modo, Atilra, representada por las seccionales Trenque Lauquen y Capital Federal se mostraron molestas con que la empresa láctea respondiera a las “directivas y acciones del Movimiento Empresarial Antibloqueos''. Aseguran que implica un posicionamiento estrictamente político dentro de un grupo de presión impulsado y conducido por dirigentes políticos de una determinada línea partidaria.

Este martes, Atilra emitió un comunicado desde su Consejo Directivo Nacional: “Denuncia y repudia enérgicamente la violenta intromisión de un sector de la extrema derecha en los conflictos laborales de la industria lechera. Se trata de una práctica inmoral y degradante de oportunismo político perturbador y desestabilizante que utiliza la puja normal de intereses entre trabajadores y empleadores para hacer campaña electoral”. Por último, el gremio aduce que este sector político propone la supresión de los derechos laborales, que califica como “excusas”.

Temas en esta nota

Cargando...