Un tuit de Macri generó alarma en el Gobierno por Lácteos Vidal: hubo tregua, pero volvió el bloqueo

La empresa recibió un camión con leche cruda, pero la medida de fuerza continúa; todavía no hay fecha para una mesa de negociación

Un tuit de Macri generó alarma en el Gobierno por Lácteos Vidal: hubo tregua, pero volvió el bloqueo
17deAgostode2022a las07:58

Tregua en el conflicto de Lácteos Vidal, pero duró poco. La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA) levantó el bloqueo por 24 horas en la planta industrial de Moctezuma e ingresaron los primeros litros de leche cruda después de más de cinco días de completa paralización. También, aflojó el reclamo que duró unas horas en el centro de distribución de la empresa en Villa Devoto.

El jueves se inició un conflicto que fue difícil de comprender incluso para la propia empresa Lácteos Vidal. El gremio bloqueó la planta para reclamar por seis trabajadores que solicitaron no ser representados por la ATILRA y por un caso de mal encuadramiento de categoría.

El conflicto escaló y el expresidente Mauricio Macri tuiteó. Uno de los puntos claves en el bloqueo fue la opinión de la política. No precisamente del Gobierno, nacional o provincial que no pareció actuar como correspondía ante la situación, sino por parte de algunas figuras de la oposición. 

La primera fue Patricia Bullrich donde el viernes manifestó que “la empresa familiar Lácteos Vidal, en Carlos Casares, sufre un bloqueo sindical interminable. Alejandra, una de las principales afectadas, lo cuenta en primera persona. Trabajaremos para dejar atrás la Argentina de los sindicalismos mafiosos y extorsivos que no nos dejan avanzar”.

Sin embargo, el movimiento entre funcionarios nacionales y de la provincia de Buenos Aires se generó cuando el expresidente, Mauricio Macri, tuiteó al respecto. Hasta el sábado a media mañana para muchos involucrados en las áreas correspondientes parecían no darle importancia al hecho. 

Con el link a una nota que hablaba del video inicial del conflicto, Macri escribió en Twitter “Estos hechos mafiosos se van a terminar, falta poco. Falta poco”. El revuelo se hizo notar y a partir de allí algún llamado para manifestarse a disposición del diálogo llegó a la empresa. 

 

 

También se realizó un encuentro entre la titular de la empresa Alejandra Bada Blanco y Heber Ríos de ATILRA, pero no hubo acuerdos. La decisión es no negociar en medio de piquetes que impiden el procesamiento de más de cien mil litros de materia prima por día, lo cual molesta escuchar no sólo a la sociedad en general, sino al propio gremio. Es por esto que hace casi seis días que 20 tambos tienen que generar estrategias propias para poder derivar la leche cruda a otras plantas, para no tener que tirarla.

El bloqueo por parte de ATILRA revivió un reclamo que comenzó el 18 de julio, pero ahora con más intensidad, deja asomar intereses directos del gremio y no así genuinamente de los trabajadores. El gremio apuntó respecto a la voluntad de seis trabajadores de los 46 que tiene la empresa, de dejar de ser representados. A esto agregaron que 14 personas estaban mal encuadradas en su categoría y de ellos sólo quedaba pendiente de resolución un sólo caso. Esto es lo que motivó el bloqueo en la localidad bonaerense de Moctezuma.

El juego del gremio

El bloqueo tuvo diferentes condiciones a lo largo de casi seis días. Este martes hubo tregua, pero se reanudó. Es llamativo el caso de Lácteos Vidal, que es el segundo en un año de similares características, luego de lo que sucediera con Lácteos Mayol, también en la provincia de Buenos Aires. 

Ahí entran en juego secretarios general por seccional de Atilra, como Gastón Moreno de Trenque Lauquen y Heber Ríos de General Rodríguez, que parecían no tener apoyo nacional, hasta este lunes, cuando en Capital Federal, Gustavo Campos decidió avanzar instalándose frente al centro de distribución de la firma en el barrio de Villa Devoto.

En este centro se impidió el normal funcionamiento del lugar. Logró salir un camión, aunque no se pudieron hacer ventas por el bloqueo planteado. Todo esto transcurrió con dos puntos salientes ocurridos el día sábado, pero que tampoco pudieron destrabar la crisis como la opinión de la política y el encuentro entre la empresa y el gremio.

Martes con cambios

Los domingos habitualmente la láctea no procesa, pero al perder muchas jornadas de producción, ventas, distribución, e incluso de una generación constante de alimentos a partir de una materia prima perecedera, trabajó. En Moctezuma, el malestar del pueblo fue mucho en estos días, se generalizaron las presiones y las críticas.

Por eso, el gremio y quienes estaban sosteniendo el bloqueo día y noche definieron permitir el ingreso de un camión cisterna, para que la empresa pueda darle tareas a 12 trabajadores que se  presentaron a cumplir con su horario habitual. Fue así que la señal de ATILRA tendió a flexibilizar posturas, sin embargo, desde la empresa no existe confianza suficiente para negociar en concreto.

El abogado de la firma, Juan Beluardo, definió al gesto como simplemente eso. “Hoy (por el pasado martes) se permitió abrir la puerta y trabajar, pero al 30 por ciento de lo que corresponde a un día normal. Por lo tanto, para citar la realidad, bloqueo ya no hay, hay huelga y el problema residual sigue estando”. La tregua no se extendió para realmente habilitar un diálogo en el que el Ministerio de Trabajo de la Nación se ponga al frente del problema como corresponde y al momento no se demostró reacción correspondiente.

Al existir conflictos en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, es la Nación la que se debe hacer cargo de la mediación, aunque tímidamente se habían escuchado algunas voces de funcionarios bonaerenses al respecto, para atenuar las opiniones opositoras. En este contexto, podría ser en las próximas horas en el que pueda presentarse un encuentro que no se confirmará hasta último momento, por la falta de garantías en cuanto al sostenimiento de la bandera blanca, luego de tantos días de tensión.

Temas en esta nota

Cargando...