Tucura Sapo: cómo controlar a una plaga que atormenta a los productores

Casafe brindó recomendaciones para controlar a este insecto que se alimenta de forrajeras y produce millonarias pérdidas económicas

Por
Tucura Sapo: cómo controlar a una plaga que atormenta a los productores
29deAgostode2022a las11:05

La Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) elaboró un informe en donde detalló aspectos del insecto Tucura Sapo: una de las principales amenazas para las plantaciones de la Patagonia, capaz de provocar millonarias pérdidas económicas. Además, elaboró un plan para el control temprano de esta plaga. 

El coordinador región Patagonia de Casafe, Daniel López, explicó que existen 204 especies de tucuras, pero solo 19 son capaces de provocar daños económicos. Entre ellas se destaca la Tucura Sapo, un insecto herbívoro y sin alas, que habita desde el sur de Río Negro hasta el sur de Santa Cruz. 

Esta especie consume todo el material verde que encuentra en su camino, causando daños productivos y económicos a los productores patagónicos. Asimismo, este insecto es una amenaza en todas las épocas del año, ya que es capaz de adaptarse a distintos climas: en épocas frías coloca sus huevos bajo tierra, y los nacimientos se dan a fines del invierno y principios de la primavera; en verano, en tanto, aparecen los ejemplares adultos que llegan a tener una longitud de hasta cinco centímetros y se desplazan saltando o caminando. 

¿Cómo controlar esta plaga?

Según López, para manejar la presencia de Tucura Sapo es “fundamental” el Manejo Integrado y el monitoreo. A la hora de combatir esta plaga el proceso debe comenzar en julio y extenderse entre 7 o 15 días, para buscar a los insectos en su estado ninfal (recién salidos del huevo), que es cuando son más sensibles y el control resulta más eficiente. 

“En el monitoreo se usa el método de transectas, un muestreo caracterizado por la toma de datos en determinados recorridos prefijados (se recomienda trazar 100 metros lineales y 1 metro de ancho). Con este método se observa cuántas tucuras hay por metro cuadrado y en qué estadío (ninfas o adultos). Luego, se capturan algunas en botellas para su correcta identificación”, especificó López. 

Además, sugirió que los recorridos por los predios en busca de tucuras sean en “horarios específicos”, e informó que por lo general estos insectos comienzan a tener actividad a media mañana, ya que evitan las temperaturas extremas. “Es recomendable hacer el conteo contra el viento, para no registrar el mismo insecto más de una vez”, completó el especialista. 

En este monitoreo es importante asentar:

  • Fecha y hora de observación.
  • Georeferenciación del lugar de encuentro.
  • Estadíos que se observan.
  • Si se observan insectos aislados o en grupos.
  • Hacia qué dirección se desplazan.
  • De hacer un control con productos fitosanitarios, detallar dónde y con qué producto

Para disminuir la densidad poblacional de la plaga, se pueden considerar complementariamente diversos métodos de control:

  • Control biológico: aves como teros, choiques, bandurrias y aves de corral como pavos y gallinas.
  • Control cultural: realizando un control mecánico en zonas de ovoposición.
  • Uso de cebos: a base de salvado de trigo e insecticida.
  • Control químico: con productos autorizados por Senasa, de acuerdo a la recomendación de un ingeniero agrónomo. Es importante destacar que el umbral estimado para efectuar una aplicación es cuando se encuentran más de 10 tucuras por metro cuadrado.

Temas en esta nota

Cargando...