Insiste el FMI: "La Argentina debe tener estadísticas confiables y creíbles"

La directora, Christine Lagarde, dijo que "ésa es la regla para todos los países"; expresó que mantiene el diálogo para evitar una sanción.

Por
Insiste el FMI: "La Argentina debe tener estadísticas confiables y creíbles"
02deAgostode2013a las10:23

Cuando faltan pocas semanas para que culmine el plazo para corregir las estadísticas oficiales de inflación y de crecimiento, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, hizo un firme llamado para que la Argentina adopte "estadísticas confiables y creíbles", porque "ésa es la regla para todos" los países que integran el organismo.

Al contestar preguntas de LA NACION, la funcionaria reveló que en estos momentos "existe un proceso de diálogo con la Argentina" en ese sentido, pero que aún no ha llegado a buen puerto. "Tenemos que seguir trabajando, tenemos que completarlo", afirmó. "La meta es tener estadísticas confiables y creíbles porque ésa es la regla que debe cumplirse y a la que se ajusta el Fondo . Mi deber es asegurar que aplica para todos los países", advirtió.

Lagarde dejó abierta la puerta a la posibilidad de nuevas sanciones si el país no cumple con ese requerimiento. "No quiero conjeturar sobre lo que puede o no ocurrir. La obligación de tener estadísticas creíbles rige para todos", subrayó.

En otro punto, subrayó que en la actualidad "no hay modo" de que el Fondo pueda participar en el proceso judicial que "fondos buitre" siguen contra la Argentina en Nueva York, como era su intención, y que eso se mantendrá "mientras Estados Unidos no modifique su criterio", contrario a una acción de ese tipo.

Sí insistió, sin embargo, en que la cuestión "le preocupa", pero "no por la Argentina", sino por la obligación que tiene el FMI de velar por la estabilidad del sistema financiero internacional, que podría ver afectados los planes de reestructuración de deudas soberanas. "Estamos preocupados por la posibilidad de que se pueda reestructurar deuda de una forma predecible", afirmó.

Con todo, admitió que el organismo "sigue con mucha atención" el tema y que está pendiente de lo que resuelva la Cámara de Apelaciones de Nueva York. La Cámara tiene en suspenso el fallo por el que el juez Thomas Griesa ordenó a la Argentina el pago de US$ 1330 millones a los llamados holdouts, que reclaman judicialmente el pago total de sus papeles de deuda.

Si los tres jueces que entienden en el caso ratifican la decisión de Griesa, podría generarse una cascada de reclamos judiciales contra el país por parte de los miles de ahorristas que sí aceptaron recortes para canjear sus bonos.

Si eso se produce, la Argentina apelará ante la Corte Suprema de Estados Unidos, instancia en la que el Fondo había decidido sumar su apoyo, pero luego, en un giro sorpresivo, lo retiró sobre la hora al enterarse de que no contaba para ello con el apoyo del gobierno de Barack Obama. "Mi deber es la neutralidad", insistió ayer Lagarde. La funcionaria intentó despersonalizar la cuestión en el peso que Estados Unidos tiene en el organismo.

"Lo que importa es que es el país donde se encuentra el tribunal" de Apelaciones contra el que pretendía actuar, en este caso, en contra del criterio de sus autoridades. "Era una situación que no podía permitir", dijo. Ayer fue la primera vez que Lagarde se expuso públicamente luego de esa sorpresiva marcha atrás que pareció dejarla en posición incómoda. La charla transcurrió en una sala de juntas al lado de su espaciosa oficina, en la sede central que el Fondo tiene en esta ciudad.

Fue, también, la última ocasión de comprobar la situación de la amenaza de más sanciones que pende sobre la Argentina por la dudosa calidad de sus estadísticas, antes de que los miembros del directorio inicien, esta semana, su receso de verano. "Quedan todavía algunas semanas de trabajo", antes de alcanzar la fecha límite del 29 de septiembre, fijada para la obligación de "contar con números y estadísticas confiables y creíbles", recordó. En el caso de la Argentina, eso requerirá la "clarificación, corrección o modificación" de los datos que suministra el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que controla el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

"Tenemos un diálogo con las autoridades argentinas por el que estoy satisfecha. Pero debemos seguir trabajando hasta completarlo y concluirlo", afirmó.

El llamado de Lagarde coincidió, en los hechos, con una nueva reafirmación de las mediciones de precios oficiales, según se desprende de la posibilidad de "comer con tres pesos" que defendió la Casa Rosada en un acto liderado por la presidenta Cristina Kirchner.

El Ministerio de Economía aseguró que prepara un nuevo índice de precios para el año próximo. En abril pasado, el FMI previno que la sola existencia de ese indicador no basta para esquivar eventuales sanciones. "Se trata de ver la calidad y rigor de las cifras", fue la advertencia.

Palabra de directora

 

Principales dichos de Christine Lagarde

 

  • "Tenemos un diálogo con las autoridades argentinas por el que estoy satisfecha. Pero debemos seguir trabajando hasta completarlo"
  • "Estamos preocupados por la posibilidad de que se pueda reestructurar deuda de una forma predecible"

Por Silvia Pisani.

Temas en esta nota