Es ley la suba de los impuestos que afecta con fuerza al público

30deDiciembrede1999a las09:34

Escribe Rubén Rabanal
¿Qué diablos aplauden?". La frase partió ayer de un diputado delradicalismo en la sesión en la Cámara de Diputados justo en el momento en quealgunos de sus compañeros de bancada festejaban el éxito de la Alianza alconvertir en ley el paquete impositivo. Lo cierto es que hasta ese festejo deloficialismo fue tímido. Cuando Rafael Pascual, aproximadamente a las 16,pronunció la conocida frase «Comuníquese al Poder Ejecutivo», dando porterminada la votación, la mayoría de los presentes hizo silencio.

Sólo luego de algunos segundos varios aliancistas se pusieron de pie yaplaudieron el aumento en casi todos los impuestos del sistema tributarioargentino con que José Luis Machinea inaugura su mandato en el Ministerio deEconomía. Hoy Fernando de la Rúa promulgará el paquete impositivo. Y lo haráa marcha forzada ya que el gobierno no puede darse el lujo de que la entrada envigencia de la ley se postergue y ponga en riesgo la recaudación de los nuevostributos en el primer trimestre del 2000.

Nadie dudó ayer que los cambios en Impuestos Internos que proponían lossenadores del PJ no respondían exactamente a una protección a las economíasregionales sino a cuestiones mucho menos nobles. Por eso fue fácil restableceresos gravámenes. Pero a los diputados les costó bastante volver a bajar elmínimo no imponible en el Impuesto a las Ganancias, que por una chicanapolítica los senadores del PJ habían vuelto a elevar.

 Gracias a la sanción de ayer, muchos empleados en relación dedependencia verán por primera vez en la vida en su recibo de sueldo de enerouna retención para el pago de Ganancias. Para muchos otros que ya lo pagaban elefecto será que esa retención puede multiplicarse hasta 15 veces. No lescostó a los diputados eximir nuevamente del IVA a los intereses de los plazosfijos, algo que hubiera sido desastroso para el sector financiero, pero quemuchos mediáticos aliancistas consideraban más digerible.

Aumentos firmes

Lo cierto es que ayer la Cámara de Diputados eliminó virtualmente todas lasmodificaciones que el Senado, casi irresponsablemente, introdujo al paqueteimpositivo la noche anterior. Así quedaron en firme los aumentos en ImpuestosInternos en bebidas gaseosas cola, con jugos, agua mineral o mineralizada (dondese incluyen los clásicos sifones que se distribuyen en los barrios), champañay la facturación de telefonía celular.

También quedó en firme el nuevo impuesto sobre los autos cero kilómetro,sustituto en las sombras del impuesto docente ayer legalmente eliminado, quecaerá con una alícuota de 4% sobre quienes compren vehículos valuados entre $15 y $ 22 mil a la salida de fábrica y con 8% para los que superen ese monto.

Detrás de eso se confirmó también la sanción original en cuanto a loscambios en IVA (pagarán desde el transporte de media y larga distancia hastalas chequeras bancarias y las operaciones de Bolsa), Ganancias, Ganancia MínimaPresunta, modificaciones en el Código Aduanero y el régimen especial paraempleadas domésticas. (Ver cuadros.)

El radical mendocino Raúl Baglini, quien estuvo ausente de la Cámara por 4años, tuvo la triste tarea de dirigir la aprobación del impuestazo como regalode bienvenida a Diputados. Con convicción defendió ayer cada uno de losartículos de la reforma y rechazó casi todos los cambios que habíaintroducido el Senado. Tuvo que soportar hasta la chanza del justicialista OscarLamberto que desde la bancada contraria le explicó: «Como diría InodoroPereyra, cuando uno nace feo no hay cirujano que lo arregle», en referencia aesas modificaciones.

Resultó curioso que se aceptara del Senado una modificación en el Impuestoa los Combustibles. En el proyecto original los diputados derogaron la exenciónal Impuesto a los Combustibles para los solventes, aguarrás y nafta virgen. Eldiferencial que es

Temas en esta nota

    Cargando...