Más control para pollos brasileños

Por
08deFebrerode2000a las08:01

ó en exclusiva La Nación el 3 de enero último, el Gobiernodispuso más exigencias para la importación de pollos de Brasil, para impedirel ingreso de animales afectados por la enfermedad de Newcastle, de la quenuestro país está libre desde hace cuatro años.

Si bien la norma reglamentada por el Servicio Nacional de Control y SanidadAgroalimentaria (Senasa) no cita a Brasil, tampoco lo excluye, y se sabe que esepaís tiene aún focos de esa enfermedad y es el principal exportador de pollosa nuestro país.

Por medio de la resolución 46, publicada en el boletín oficial el viernesúltimo, se establece que los países interesados en exportar carne aviaria anuestro país y cuyo proceso de elaboración no asegure la inactividad viraldeberán responder a las exigencias de certificados de control A o B. Este últimoes el que le correspondería aplicar a Brasil o a aquellas naciones que aún noestán libres de Newcastle.

La Argentina está libre de esta enfermedad desde 1997 y, pese a ello, no esreconocido por la Unión Europea, que exige la presentación del certificado B.

El Senasa realizará para cada país una evaluación del riesgo que pudierasignificar su importación y elaborará una lista de países autorizados avender sus productos a la Argentina.

Satisfaccióny cautela

Para RobertoGoyeneche, presidente de la Cámara de Empresas Productoras Avícolas (CEPA),este trámite "no significará un menor ingreso de pollos desde Brasil,pero al menos pone orden en una situación: nuestro país está libre deNewcastle y, potencialmente hasta ahora, había posibilidades de que esaenfermedad ingrese en el país. Es como si le dijera que nuestro país comienzaa importar carne de países con aftosa", apuntó el empresario, y sepreguntó "por qué esta medida no se tomó antes, para evitar el riesgo deque la enfermedad vuelva a ingresar al país".

Goyeneche señaló que si bien esta medida no impedirá el ingreso de pollosbrasileños, para los empresarios de ese país cumplir con los nuevos requisitossignificará una diferenciación y hasta un costo adicional, porque deberánrealizar análisis para comprobar que están libres de Newcastle. El empresariotambién recordó el importante aumento en las importaciones de pollo producidoentre octubre y enero últimos desde Brasil y, en el medio, un fallo de lajusticia entrerriana que redujo esos montos a 3742 toneladas como un cupo máximo.

"El promedio habitual de importaciones son unas 3000 toneladas, pero poruna cuestión de precios en octubre llegaron hasta 6000 toneladas. En esemomento hicimos una presentación judicial en Concepción del Uruguay (Entre Ríos)denunciando prácticas de dumping que afectaban seriamente nuestraindustria", señaló Domenech.

Sin embargo, el empresario alertó: "El mes pasado, (el Ministerio de)Economía, desoyendo el fallo judicial, que aún no esta firme, instruyó a laAduana para que no respetara el cupo máximo y en enero volvieron a ingresar6000 toneladas de pollos enteros", explicó, con resignación y preocupación,el dirigente.

Temas en esta nota

    Cargando...