La Argentina registra una desigualdad creciente

22deFebrerode2000a las08:34

Se profundiza la brechasocial

Unafamilia pobre gana $ 540 por mes en la ciudad de Buenos Aires. El mismo grupofamiliar recibe $ 130 en Resistencia, Chaco.

Así lo indica un informe de la consultora Equis, elaborado en base a datosoficiales, que remarca que el 20% de la población argentina -unas 7.406.360personas- sobrevive con $ 2,2 por día, frente a los $ 8,5 necesarios para pagarla canasta básica de bienes.

Cada uno de los integrantes del 20% de la población más pobre de la ciudadde Buenos Aires, unas 200.000 personas, ganó $ 1641 en 1999.

En Resistencia, Chaco, ese mismo sector de la población, formado por 85.708personas, ganó casi $ 389 per cápita. En el Gran Buenos Aires sus ingresosllegaron a unos $ 800, en el Gran Rosario a $ 702 y en el Gran Córdoba a $ 612.

El titular de Equis, Artemio López, explicó a La Nación que laCapital Federal y Resistencia se ubican en ambos extremos del mapa nacional deingresos.

Según la consultora, el 20% de la población más pobre del GBA cubrió en1999 sólo el 26% de un presupuesto familiar básico. Además, el 20% más pobrede la Capital Federal gana un 135% más que sus pares del conurbano bonaerense.

El informe Disponibilidad Actual de Ingresos de la Población Pobre Argentinafue elaborado en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del InstitutoNacional de Estadísticas y Censos (INDEC) desarrollada en agosto de 1999. Eltrabajo expresa que estas cifras demuestran "algunas de las consecuenciasconcretas del notable empeoramiento de la distribución del ingreso acontecidaen el país en las últimas décadas".

Reducción

"En los últimos28 años, el 10% de la población más pobre redujo su participación en elingreso nacional en un 54,8%, mientras el 10% más rico la acrecentó en un58,9%", se afirmó.

Las cifras de la Fundación Mediterránea ratifican esta tendencia: "Elíndice Gini -que mide la desigualdad- creció de 0,36 a 0,49 entre 1974 y1998", explicó uno de los investigadores de la entidad, Roger Alleaga.Cuanto mayor sea el índice, más grande es la desigualdad.

Desde Córdoba, Alleaga dijo a La Nación que después de lahiperinflación de 1989 "se redujo el nivel de pobreza, pero aumentó ladesigualdad". En mayo de 1991, un 28,9% de la población del GBA estababajo la línea de pobreza. Tres años más tarde, el porcentaje había bajado al16,1 y luego comenzó un ascenso que en 1999 se clavó en el 27 por ciento.Desde 1994, el crecimiento de la pobreza fue acompañado por un movimientosimilar de la desigualdad.

El investigador cordobés aclaró que aunque se cumpla la proyección oficialde crecimiento para los próximos 4 años, que indica un incremento del 4% anualdel PBI, "bajará la pobreza, pero la desigualdad no". Para acortar labrecha de ingresos, detalló, "se necesitan reformas en el campo de lasalud, educación, un mejor acceso a los servicios y una reforma laboral quepermita una reducción del desempleo".

Entre 1998 y 1999, la disponibilidad de ingresos en el 20% más pobre aumentóun 1,6% a nivel nacional. Pero en ese promedio se esconden las bajas registradasen 21 de los 27 distritos registrados por la EPH, entre ellos una caída del7,4% en el GBA; del 8,6, en el Gran Rosario; del 11,3, en el Gran Córdoba y, enel peor de los casos, del 22,4%, en la localidad neuquina de Plottier.

Temas en esta nota

    Cargando...