Una segunda lectura de la recalificación de la deuda mexicana.

16deMarzode2000a las14:21

La calificadora de riesgo Moody's aumentó la calificación de los bonos enmoneda extranjera de México de Baa3 a Baa1. Esta categoría es equivalente a"investment grade" y habilita a los fondos de pensión norteamericanosa invertir en títulos de ese país.

También permitirá que los costos financieros disminuyan para las nuevasemisiones de deuda pública y privada, lo que alentará mayores inversiones.

Los argumentos más importantes para la recalificación por parte de laevaluadora de riesgo se basaron en la mejora del sector externo mexicano y elcrecimiento de los últimos años. Esto implicó una caída de los ratios dedeuda externa y de los pagos de intereses externos respecto del PBI y lasexportaciones.

Varios factores explican la mejora de estos indicadores. Por un lado, laexpansión de Estados Unidos y el crecimiento de la industria maquiladoraviabilizada por el NAFTA hicieron que las exportaciones de México pasasen deU$S5.200 millones en 1994 a U$S11.300 millones en 1999 como promedio mensual.

Por otra parte, el aumento de los ingresos del sector petrolero tambiénfavoreció las ventas mexicanas al resto del mundo.
Un factor adicional fue el cambio explícito en la política de endeudamientopúblico seguida por el gobierno durante 1999. La deuda total aumentó 9,9% comoresultado del déficit fiscal de 1,2% del PBI y por los pagos efectuados pararescatar al sistema financiero. El incremento de los pasivos se apoyófuertemente en el mercado interno. La deuda en pesos creció 34%, mientras quela emitida en dólares subió solo 0,3 por ciento.
Este cambio en la estrategia de financiamiento llevó a una baja de 64% al 56%en la participación de la deuda en dólares dentro del total de la deudapública mexicana a fines de 1999.

Estos elementos llevaron a la calificadora a elevar la nota.
Sin embargo, quedaron pendientes varios factores que habría que ponderar a lahora de analizar la opinión de Moody´s:
1. Aunque sea el candidato del partido gobernante el de mayor probabilidad deobtener el triunfo, aparecen riesgos, como su postura respecto de las reformaspendientes en el sistema electoral y judicial, las privatizaciones, y el futuroequipo que lo acompañará.

2. El gobierno disminuyó su déficit fiscal en los últimos años. El rojo enlas cuentas públicas alcanzaría el 1% en el 2000. Pero no existe ningúncompromiso explícito (como una ley) para su eliminación en los próximosaños.

3. Queda pendiente la reforma del sistema financiero, en cuanto a la posibilidadde una mayor extranjerización.

4. También está pendiente el blanqueo del costo del salvataje al sistemafinanciero durante el efecto Tequila, que alcanzaría a 10 puntos del PBI, loque todavía no está computado en la deuda pública.

5. Un punto que habría que evaluar estaría dado por la excesiva dependencia delas exportaciones hacia los EE.UU., ante el riesgo de una reversión en elcrecimiento de este país, pese a que este escenario parece muy poco probable enlos próximos años.

Si bien es palpable la mejora de la economía azteca, la suba de lacalificación por parte de Moody's parecería apresurada, ya que otrasevaluadoras que asientan sus metodologías de revisión de riesgo en aspectosmás integrales del emisor se muestran renuentes a la recalificación.

Por otra parte, existe una fuerte competencia en el mercado de calificadoras,que lleva a una carrera para determinar cuál es la que pone antes la nota.

La visión "pesimista" de Moody's respecto de Argentina se basa en elpeso de las cuentas externas sobre la calificación del riesgo soberano. Hay querecordar la posición de revisión a la baja de esta calificadora, antes de sureciente cambio de postura.

La metodología de esta calificadora se centra en la capacidad de obtención dedólares por parte de la economía analizada, sin diferen

Temas en esta nota

    Cargando...