La Argentina aún está lejos de jugar en primera

20deMarzode2000a las08:36

ALEJANDRO MATVEJCZUK

Pese a que el Gobierno consiguió -en los últimosdías- una rebaja de dos puntos anuales en la tasa que debe pagar para conseguirdinero, deberán transcurrir al menos otros dos años para que laArgentina reciba de las calificadoras internacionales la nota "grado deinversión", que la distinguiría como un país recomendable para hacerinversiones.

Conocer la demora que puede tener todavía la Argentina para acceder al"grado de inversión" es útil, porque deja entrever que las tasaspara los préstamos pueden abaratarse un poco más en los próximo meses,pero ese descenso sería más moderado que el ocurrido en los tresprimeros meses de la administración de De la Rúa.

Según Moodys, Standard & Poors y Fitch IBCA, las tres calificadoras másimportantes del mundo, las nota de la Argentina debería escalar entre dos ycuatro peldaños para que el país pueda ser considerado "con grado deinversión". Eso le abriría al país una mayor demanda mundial de sus títulosde deuda. Y le abarataría el financiamiento, por dos razones: Hay fondos deinversión que tienen prohibido comprar títulos con calificacionesespeculativas. Son los títulos con notas desde BB++ (según Standard &Poors y Fitch IBCA) o Ba1 (según Moodys) hacia abajo . Los inversores que yatienen títulos argentinos en su poder, estarían dispuestos a comprar más sipudieran mostrar a sus accionistas que estas inversiones están hechas en un país"investment grade".

En general, los títulos especulativos -que es la calificación que tiene laArgentina en este momento- solo se usan para completar carteras. La apariciónde fondos "especulativos" son excepciones que no alcanzan paraconformar una regla usual de opciones de inversión.

La razón por la que Argentina, haciendo bien los deberes, debería esperar almenos dos años para abandonar las filas de los países especulativos surge delo siguiente: Las calificadoras pueden bajar rápido sus calificaciones, pero demoranal menos seis meses en aumentar un peldaño la nota. Aún Standard &Poors y Fitch IBCA, que asignan a la Argentina mejores notas que Moodys,necesitan primero anunciar que revisarán sus calificaciones al alza, y reciéndespués de transcurridos varios meses pueden introducir el cambio. Actualmente,pese a las mejoras que realizó el país en su Presupuesto (vía el"impuestazo") y al anuncio de Economía de bajar la velocidad en elcrecimiento del endeudamiento, igualmente las tres empresas mantienen lacalificación del país en la condición de "estable". Las tresotorgan calificaciones semejantes (ningún país tiene más de dos o tres peldañosde diferencia). Además determinan las notas considerando, no sólo los datosconsiderados fundamentales de cada economía, sino la posición relativa de cadanota en el contexto general del mundo. Dicho de otro modo, en el caso argentino,Standard & Poors o Fitch IBCA difícilmente podría elevar dos peldaños lacalificación sin aguardar primero un cambio en la calificación de Moodys.

Del nivel actual de calificaciones surge, por ejemplo, que Standard & Poorscree que la capacidad de repago de la deuda externa del gobierno argentino es similara la de países como India, Marruecos y Perú. Eso significa que el paísestá mejor que países como Bolivia, Jordania y Líbano, pero peor queColombia, El Salvador, México o Filipinas (por citar algunos). Para Fitch IBCAla capacidad de repago del país es equivalente a México, Perú y Sudáfrica,algo mejor que Kazajstán, pero

Temas en esta nota

    Cargando...