Créditos para empresas con problemas

02deMayode2000a las08:38

El Banco Central acordó un mecanismo con los bancos para bajar el costo delos préstamos.

Las empresas, comercios y particulares que tienen dificultades para accederal crédito, pero que cuentan en su haber con documentos ejecutivos confiablespor cobrar podrán desde hoy tomar créditos bancarios a partir de la puesta enpráctica de un nuevo mecanismo que permite a las entidades liberar lospréstamos tomando como garantía los cheques presentados.

La operatoria, según la cual se permite a los bancos el descuento de loscheques emitidos hasta 180 días de plazo transfiriendo la responsabilidad deldesembolso al cedente del documento, alumbró luego de una serie de reunionesque el Banco Central (BCRA), dirigido por Pedro Pou, realizó con banqueros paradar forma a una normativa que contemple la situación de pequeñas y medianasempresas (Pyme) que no están en condiciones de cumplir con los requerimientostécnicos necesarios para conformar una carpeta de crédito. Se estima que lanueva norma, adelantada por La Nación en su edición del 6 de abril último,beneficia a más de 13.000 empresas Pyme y una importante cantidad de personasfísicas que actualmente registran problemas de morosidad (figuran en el Veraz)y que, por lo tanto, tienen restricciones para lograr asistencia financiera,pese a que, por sus operaciones habituales, son poseedores de cheques diferidosconfiables que percibieron como pago por su producción o servicios.

En la actualidad muchas empresas que no pueden recibir más crédito bancariovenden los cheques de sus clientes a entidades no institucionales (conocidascomo "cuevas financieras"). Este tipo de entidades, para transformaresos cheques en dinero, les cobran tasas que por lo regular se ubican por encimadel 45% anual.

Sistema de preferencia

Ahora los bancos quedaron habilitados para hacer lo mismo, pero cobrandointereses mucho más bajos (se calcula que irán del 12% al 25% anual), porqueevaluarán la calidad del documento que las empresas presenten a partir de lacalificación del emisor y deberán proveerles los fondos a un precio acorde conesa condición.

Este sistema, comúnmente denominado de preferencia, existía pero sólo parauso de los proveedores de grandes empresas. Lo que ahora hizo el BCRA esuniversalizar su uso a partir de considerar la calidad del emisor (y losendosantes) del documento y no ceñirlo todo a su tamaño, nombre o poder defacturación.

Los analistas creen que su instrumentación sólo traerá beneficios. Porejemplo, puntualizan que permitirá levantar la prohibición que pesa en muchasempresas de todo tamaño (incluso las que están concursadas) para obtenercrédito bancario y "abaratar el costo de financiamiento de muchascompañías que, por la rigidez del sistema actual, sólo veían incrementar suspasivos producto de la carga financiera adicional que se les creaba",explicó a La Nación el gerente general del Banco Credicoop, Carlos Heller.Además, significará un fuerte impulso para el uso y la negociación de loscheques diferidos (los que se pagan después de un cierto tiempo) y constituiráun duro golpe para la floreciente actividad de muchas cuevas financieras.

Un menor costo

La posibilidad de que cada deudor reciba créditos garantizados con loscheques diferidos en su poder implica que si el deudor no paga, al vencimientolos bancos podrán depositar los cheques para cobrarse, de modo que no enfrentanmayor riesgo que el que implica la posibilidad de no pago que puede tener unacompañía solvente. Por esa razón, las operaciones se harán sin abrir unacarpeta calificada por el banco del deudor, lo que a su vez apunta a hacer másrápida, barata y eficiente la operatoria.

Los que desde hoy pretendan acceder a esta posibilidad deben tener en cuentaque:

La norma exige que para concretar una operación deberán presentar al menos 5cheques o documentos (letras de cambio, pagar

Temas en esta nota

    Cargando...