Aún se negocia la letra chica del acuerdo automotor con Brasil.

04deMayode2000a las09:13

Uruguay y Paraguay se sumaron a lo que ya habían convenido la Argentina yBrasil a fines de marzo. Pero quedan temas sin resolver. Los brasileños quierenexcluir del régimen a tractores, acoplados y carrocerías

LUIS VARELA. Enviado especial en Montevideo.


Luego de dos días de negociaciones que estuvieron al borde del fracaso,Paraguay que no tiene industria automotriz y Uruguay, que cuenta con algunaarmadora, aceptaron finalmente la política automotriz común que regirá en elMercosur a partir del 1 de julio próximo. Ese régimen ya había sido acordadopor los dos socios mayores del Mercosur, Argentina y Brasil, a fines de marzo enBuenos Aires. Pero ayer tuvieron que ceder a algunas de las aspiraciones de lossocios menores. De esta forma habrá un régimen automotor que marcará para loscuatro socios las pautas para el comercio dentro y fuera del bloque regional, laproducción y las inversiones hasta el 31 de diciembre del 2005. Aquí lo seacordó: Importación de autos fabricados fuera del Mercosur. Para la Argentinay Brasil habrá un arancel externo común del 35% a partir del 1 de julio.Uruguay y Paraguay, en tanto, tendrán un impuesto más bajo, del 23%.Importación de autopartes desde fuera del Mercosur: Argentina y Brasil apuntana tres bandas de aranceles del 14, 16 y 18%. Argentina parte, en julio, desde unnivel del 7% promedio. Brasil, del 9%. Uruguay tendrá durante todo el períodoun arancel preferencial del 2%. Y Paraguay no tendrá arancel alguno, porque notiene industria. Comercio entre los países socios: en la Argentina y Brasilhabrá un régimen de intercambio compensado que será monitoreado por unacomisión de seguimiento. Uruguay y Paraguay tendrán cupos de comercio con lossocios mayores. Esos cupos se definirán en los próximos días, pero partiríande una base de unos 4.000 autos al año con Brasil y 6.000 con la Argentina.Origen de las piezas de los autos fabricados en el Mercosur. Será 60% regionaly 40% de fuera del Mercosur. En la Argentina la mitad de ese 60% será local.

Las negociaciones que concluyeron ayer fueron conducidas por la secretaria deIndustria argentina, Débora Giorgi, el máximo negociador brasileño, JoséBotafogo Goncalvez, Sergio Abreu, en representación de Uruguay y JamesSpalding, por Paraguay. Giorgi ofició de vocera del encuentro: "Avanzamosmucho en cuestiones técnicas y diría que estamos con una alta probabilidad defirmar la Política Automotriz del Mercosur". Pero Botafogo aclaróenseguida: "A principios de la pró- xima semana reanudaremos lasconversaciones para afinar la letra chica. Estoy seguro de que llegaremos a unacuerdo formal antes del final de este semestre".-¿Eso quiere decir queBrasil no ratifica el acuerdo firmado con la Argentina a fines de marzo?,preguntó Clarín a Botafogo. -Hay algunos detalles a decidir. Pero,aprovechando la reunión convocada para el 8 y 9 próximos por la Argentina,reanudaremos la discusión de la letra chica. Y esperamos el 10 de mayo tener yaacordados incluso los detalles.

La cuestión que sigue retrasando el texto final del acuerdo es cómo semedirá el intercambio comercial entre la Argentina y Brasil. Tal como se firmóa fines de marzo, la Argentina quiere incluir en el intercambio a todo eluniverso de vehículos. Brasil, en cambio, decidió excluir a las unidadesagrícolas (tractores), los acopla dos de camiones, las carrocerías de ómnibusy las máquinas viales. - Por lo que parece, el anuncio es más político quereal, ya que Brasil no aclaró nada sobre su intención de dar marcha atrásrespecto a lo acordado en marzo.... -No tuvimos tiempo -dijo Botafogo. -Enrealidad estamos igual que la semana pasada -remató Giorgi. -Pero entoncesésta es una reunión sin noticias. -(Risas) Embajador, usted que es tancreativo, póngale un título a esta reunión, dijo Giorgi a Botafogo. -(Másrisas) El Mercosur tendrá una política automotriz comú

Temas en esta nota

    Cargando...