Fastidio en la banca por el impuesto

12deMayode2000a las08:44

En un encuentro con el secretario de Hacienda, Mario Vicens, la dirigencia dela Asociación de Bancos Argentinos calificó de "improvisada" lainiciativa; Machinea dijo que es "un disparate" pensar que puedaprovocar una corrida.

El proyecto de ley que gravará con el impuesto a las ganancias a los plazosfijos en poder de las empresas será enviado al Congreso la semana próxima,anunció ayer el ministro de Economía, José Luis Machinea. El titular delPalacio de Hacienda dedicó buena parte del día a defender la iniciativa, y enuna conferencia de prensa afirmó que es un "disparate" pensar quepueda haber una corrida de depósitos por la iniciativa que se enviará alParlamento.

Machinea, que no precisó el monto que esperan recaudar con el cambio,explicó que en el mismo momento en que entre en vigencia este gravamen secomenzará a reducir la alícuota del tributo sobre los intereses de loscréditos.

"Al mismo tiempo que lo aprueben le pediremos al Congreso libertad parair bajando la alícuota", detalló, sin mayores precisiones. "Antestenemos que tener certezas sobre los ingresos que generará el nuevoimpuesto", se justificó.

El jefe de la cartera económica insistió en todo momento en que la baja deun gravamen y la suba de otro "dará un efecto fiscal cero, porque no sebusca un efecto recaudatorio, sino eliminar un impuesto distorsivo sin perderrecursos". Y reiteró que los plazos fijos de las personas físicas"no estarán alcanzados por el impuesto".

La preocupación de los funcionarios por asegurar la comunicación de esteúltimo punto quedó de manifiesto unas horas más tarde, cuando el viceministrode Economía, Mario Vicens, pasó por la sede que la Asociación de Bancos de laArgentina (ABA) tiene en plena City porteña para transmitirles un mensaje quebuscó ser tranquilizador: 1.100.000 colocaciones cuyos titulares sonparticulares no serán alcanzadas por el nuevo tributo. Esta definición, quecomplació a los banqueros, no logró, sin embargo, disipar el clima de malhumorque el manejo de la iniciativa oficial les generó. Especialmente cuandocomprobaron que Vicens (quien concurrió a la reunión acompañado por susegundo, Juan Carlos Gómez Sabaini), no logró aportar mayores detalles sobreel proyecto.

"No pudieron responder cuando se lo consultó sobre el monto queesperaban recaudar. Ni tampoco al preguntárseles si los bancos deberemos actuaro no como agentes de retención del tributo, deduciendo ganancias a las empresasal pagarles los intereses que haya generado su depósito", dijo ante LaNación uno de los banqueros asistentes.

La falta de precisiones al respecto pareció colmar la paciencia de algunosbanqueros, que se retiraron intercambiando comentarios de queja sobre "laimprovisación" que parece guiar los pasos de las autoridades económicas.

"Nadie critica que estudien cambios, reformas. Pero deberían tener elcuidado de comunicarlas cuando están lo suficientemente chequeadas", seenojó un conocido financista, que describió la reunión con los funcionarioscomo "fría".

Aunque se cuiden de decirlo en público, los banqueros se mostraron ayerpreocupados por algunas desprolijidades que reitera el Gobierno. "Parecenno tener en cuenta el grado de incertidumbre que generan", se fastidió unode ellos. Y, en este caso en particular, lo que más los incordia es que unainiciativa de este tipo, que hace a lo más central de su negocio, no haya sidopreviamente sondeada con ellos. Aunque también temen que el gravamen termineobrando como un incentivo para que las empresas trasladen al exterior susdepósitos.

En otro orden, el titular de la AFIP, Carlos Silvani, estimó ayer que larecaudación aumentará entre "200 y 300 millones de pesos" por elaumento de los anticipos que tendrán que pagar en junio las empresas.

Temas en esta nota

    Cargando...