Negativo: dicen que Argentina no es creíble

Por
19deMayode2000a las08:15

Los inversores externos miran con cautela la economía argentina luego de que unduro ajuste fiscal no diera los frutos esperados por el gobierno, dijo ayer unaanalista de la calificadora Standard and Poor’s. «La economía adolece de unproblema de credibilidad ahora, la deuda es muy grande, existe dificultad parafinanciarse y hay inhabilidad del gobierno para admitir que debe pedir más delo previsto», señaló en una entrevista telefónica desde Nueva York RitaLavin, de Standard and Poor’s Market Analysis Group.

Para ella, «la desconfianza comenzó a surgir tras verse el fracaso delsupuesto ajuste tributario». Fernando de la Rúa, a poco de asumir en diciembrepasado, introdujo una suba de impuestos por unos $ 2.000 millones y un recorteen el gasto público de $ 1.400 millones en un intento de reducir un abultado ycreciente déficit fiscal.

Percepción

La Argentina debe disminuir a 4.700 millones de dólares su déficit fiscalpara este año y así poder acceder a 7.200 millones de dólares en préstamospreventivos del FMI. «La percepción durante enero y febrero fue que elgobierno venía con un ajuste fiscal serio y fue bien tomado en el sentido dedisciplina fiscal», dijo.

Esta semana el director gerente del FMI, el alemán Horst Köhler, dijo quela Argentina emprendió los pasos económicos correctos para salir de larecesión y, aunque persisten dudas sobre el futuro económico de la Nación,éstas deberían desaparecer en el mediano plazo.

El funcionario elogió al gobierno por las medidas adoptadas para controlarel déficit fiscal con alzas de impuestos y recortes de gastos públicos. Laanalista de S&P comentó que la percepción que se tiene entre losinversores es que es preocupante que la economía de la Argentina no se recuperetan rápido como se esperaba al principio.

«La duda es en qué parte del ciclo económico está la Argentina y eso noestá claro», dijo. Varios analistas pronostican un crecimiento del PBIargentino en torno a 2,5% durante el 2000, frente a estimaciones realizadas aprincipio de año que señalaban un ritmo de hasta 5 por ciento.

Interés

Los inversores institucionales compran bonos y esos fondos no sonespeculativos ya que no entran y salen para tomar ganancias. A estos inversoresles interesa saber la capacidad del gobierno para pagar a tiempo y en forma,explicó Lavin. «Si se cae la recaudación tributaria porque la economía nocrece, la perspectiva de pagos a futuro se deteriora y deprime los precios delos bonos y las tasas crecen», comentó.

Los bonos de la Argentina cayeron 6% en mayo, en un contexto sumamentevendedor de todos los títulos latinoamericanos ante temores de nuevas subidasen las tasas de interés estadounidenses.

La Reserva Federal elevó el martes 50 puntos básicos sus tasas, hasta 6,5%,lo que amplió los costos de la deuda de toda la región. «El mismo ajuste enotra coyuntura funcionaría. No fue el momento, no supieron olfatear», dijo laanalista. «Ahora la duda es saber en qué parte del ciclo económico está laArgentina y hasta cuándo puede soportar un esquema restrictivo fiscal severo»,concluyó.

Temas en esta nota

    Cargando...